El vuelo del triangulo de las bermudas

¿De qué trata?: Un vuelo perdido en el triángulo de las Bermudas. Un misterio entre muchos sin resolver, la torre de control está desconcertada tras un hecho que le pone los pelos de punta a quien lo viva.

Personajes: Torre de control, Tripulantes, Militares.

El triangulo de las bermudas es una zona de la tierra que tiene casos extraños de desapariciones. Cientos de científicos aseguran que esto se debe a las condiciones climáticas que hay en la zona, pero lo cierto es que la historia a continuación nos describe un hecho que descarta cualquier teoría que la misma ciencia pueda argumentar al respecto.

Hace unos años atrás un hombre el cual se encargaba de la torre de control en el aeropuerto internacional de Palm Beach Florida recibió un llamado de emergencia que lo dejaría totalmente helado. El se encontraba laborando instrucciones en algunos vuelos, cuando de repente escuchó un ruido muy extraño en la línea de su radio.

-Me copia, llamando a Palm Beach, necesitamos ayuda estamos perdiendo el control, solicitamos un equipo de rescate para las coordenadas  356 con 7 ¡Interferencia!

El hombre encargado del control de dicha torre no podía oír nada por el ruido de fondo. Parece que había problemas de comunicación, pero era extraño porque las condiciones climáticas que se daban en ese mismo instante en el triangulo de las Bermudas era algo normal. Por ello procedió a pedirle al objeto que se identificara.

  • Se solicita identificación inmediata, se solicita identificación inmediata ¿Me copia?

Pero al parecer el receptor no podía captar el mensaje, porque nuevamente replicó sin respuesta a lo que anteriormente el jefe de la torre de control de Palm Beach había solicitado.

  • Si pueden oírme por favor envíen ayuda a las coordenadas de… ¡Interferencia!
  • ¿Me escucha?

Una vez perdida la señal el comandante del puesto de control avisa a las unidades militares cercanas que sobrevuelen la zona para ir en búsqueda de esta tripulación. Al parecer no había ningún vuelo planeado para esa noche, se estimaba que este llamado sospechoso era un ataque ruso o quizás hasta de los mismos iraníes.

Sin embargo, la misma interferencia se escuchó segundos después de que la tripulación de la aviación confirmara que no encontraron absolutamente nada en la zona donde se encontraba la tormenta. Lo extraño era que ya no se escuchaba nada a través de la radio, sino un zumbido fuerte, como si hubiera colisionado.

Tras días de búsqueda no se pudo encontrar nada. Otra vez la interferencia se volvió a escuchar. La torre de control estuvo atenta a algún llamado por radio. En ese momento se pudo contactar con un hombre que se oía bastante agitado.

  • Torre de control ¿Me escucha? Si nos escucha estamos en las coordenadas 339.889 al Noreste de la torre de control ¡Podemos verla!

No pasaron 5 minutos cuando ya se encontraban unidades en camino, pero la mujer se le erizó los pelos cuando el capitán de la armada dio un informe a la torre de control.

  • Aquí torre de control, estamos en las coordenados indicadas sobrevolando la zona y no hay nadie.

Enseguida de haber escuchado este mensaje se escuchó la interferencia de la tripulación perdida en el triangulo de las bermudas.

  • Torre de control, estamos en las coordenadas 339.889, fecha de 4 de diciembre de 2011, por favor envíen refuerzos, repito estamos ¡Interferencia!

El problema de todo era que la fecha actual era el 14 de octubre de 2016.

avion photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 0 Average: 0]

Lo que tu matas te lo comes

¿De qué trata?: un padre al que le encantaba que su hijo cumpliera las normas. Pero quizá en una de ellas se le ha pasado la mano, haciendo que su hijo pierda el control de sus actos y se convierta en lo que el nunca quiso que fuera.

Personajes: Hachi, Harold, Richard

Erase una vez un niño llamado Richard. Su padre Harold le había inculcado valores que lo estaban haciendo un hombrecillo de bien. Sin embargo, había una frase que el padre materializaba en su pequeño. El tenía la costumbre de jugar con insectos, pero vio muy mal que el chiquillo los juntara para que se pelearan entre sí y el luego terminaba de matarlos pisoteándolos.

Juegos de niños diría cualquiera ¿No es así? Pero el padre no lo tomaba de esta manera, el se hacía mentes de que realmente no podía dejar que si hijo hiciera estos actos o se convertiría en un asesino ruin. Por eso tuvo la idea de decirle una frase que marcaría para siempre su vida “Lo que matas, te lo comes”.

Mientras el niño pisoteaba los insectos el padre le miraba sonriente. Richard se detuvo a mirar como su padre estaba burlándose simuladamente de él. Extrañado le preguntó

  • ¿Qué pasa papi?
  • Lo que matas, te lo comes… Ahora debes comerte esos pequeños insectos ¡Cómetelos!

Pero el niño aún no comprendía esto que le decía el padre, apenas tenía 6 años, pero sabía muy bien que no tenía que comer ese tipo de cosas. Como el chiquillo no quería comerse estos insectos el padre le obligó hacerlos colocándoselos en un plato y acariciando un látigo que utilizaba su abuelo cuando era niño para darle castigos fuertes cuando se portaba mal con sus padres.

Con los ojos llorosos el niño se comió los insectos, estaba asqueado y no podía creer lo que su padre le había obligado hacer. Pero ya sabía que un incidente como estos no podía repetirse, era sencillo, no mataba y podía vivir feliz con su padre. El no era malo, su personalidad simplemente era realmente fuerte, el carácter tosco no podía llevarlo cualquiera, tan sólo su pequeño hijo al cual le encanta pasar tiempo con él.

2 años después mientras almorzaba sólo en el comedor notó la presencia de muchas moscas, por ello decidió ir en busca de una bota para matarle a un par y ahuyentar el resto. Que fortuna, pudo matar un montón, al menos 10 de estos parásitos cayeron al suelo. Que sorpresa que el último cayó justo enfrente de su padre.

El mismo le estaba mirando con los ojos fijos totalmente a él. Sonriendo macabramente recogió las moscas y las puso justo encima de su carne:

-¡Cómetelas!

– Papa, pero debe ser una broma, estas moscas saben feoooo

– Lo que tu matas te lo comes.

El hombre buscó el látigo y le pegó fuertemente a su hijo, obligando así que se comiera ese manjar de moscas junto a la carne y el brócoli que le había servido. El legado era claro y no podía traicionar a su padre con ningún tipo de animal en su presencia.

Pasaron los años, ya el chico tenía 14 y estaba contento con un nuevo perro que le había regalado su padre. Ambos pudieron tener un fuerte lazo de amistad, Richard fue al refugio con su padre Harold a adoptar a Hachi, un perro muy tierno que estaba en busca de dueños que pudieran alimentarlo y consentirlo por siempre. El padre de Richard es muy complaciente. Se ha encariñado mucho con el perro al igual que su hijo.

Transcurrieron tres años y Richard le pidió a su padre prestado el auto, era hora de salir con una chica. Su padre se sentía realmente orgulloso, El pequeño estaba creciendo, ya hubiera deseado que la madre estuviera viva para verlo crecer y convertirse en todo un hombre al igual que su padre. Como buen padre complació a su hijo, confiaba en el.

Pero el muy tonto llegó ebrio en la madrugada, metiendo el auto de retroceso a la cochera no se fijo que estaba hachi detrás y le ha pisado una pata, quebrándosela totalmente haciendo que el perro pegue un alarido que ha despertado a media cuadra. A pesar de que sólo le dio en una pata, el perro termino desangrado en la cochera. Hachi murió en cuestión de un par de minutos.

Richard estaba destrozado, ahora sólo se escuchaban sus llantos en la cochera. Miró el cuerpo de hachi y sabía que algo terrible iba a pasar si su padre se enteraba. Pero era demasiado tarde, no había pensado en eso cuando escuchó que su padre tosía frente a el con un bate en mano.

  • Sabes cuales son las leyes de la casa ¿Verdad?
  • Oh no padre, no me vas a obligar hacer esto ¡No con mi antiguo perro!
  • Lo que tú matas, te lo comes.

Se llevó a su hijo adentro en casa para servirle un plato a media madrugada. Encendió el horno y puso a cocinar al perro. Increíblemente el joven estaba atónito, no podía creer la escena .Sabía que debía comerse a su mascota o si no su padre se molestaría con él. El pobre perro rostizado fue servido en mesa para que el chico se lo comiera.

Ante tan ruin escena el chico empezó a llorar, pero su padre agarró un pedazo del canino y se lo embutió en la boca. El se vio forzado a comer obligado para no dañar a su padre. Sabía que la única manera de acabar con esto era teniendo una fuerte pelea con el, pero en vez de ello prefirió satisfacer la petición.

Tras haberse comido el rabo y parte de su panza, el joven se había llenado. Su padre Harold estaba satisfecho con ello y guardó el resto por la mañana. Sin embargo, el joven tenía planeado escapar esa misma madrugada, por lo que al amanecer apenas su padre se fue a dormir intentó escapar. Pero vaya sorpresa se llevó cuando vio a su padre con el bate en la puerta de casa.

-¡Tu no vas a ningún lado!

-Déjame ir ¡Estás loco y demente!

El chico empezó a forcejear con el padre y terminó tumbándolo al piso, haciendo que se golpeara con una esquina de una mesa de vidrio en la cabeza, provocándole la muerte instantánea. Este hecho marcaría su vida por siempre El chico había cometido un suicidio, pero dentro de su corazón y en segundos después de haber hecho este acto inconsciente, una voz le carcomía diciéndole

“Lo que tu matas, te lo comes”

El chico prendió el honor, fue por un hacha y empezó a desmembrar a su padre mientras sonreía.

hacha photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 9 Average: 3.8]

Construyamos nuestro cementerio

¿De qué trata?: Un hombre y una mujer que se preparan para hacer su vida en una casa que ellos luchan constantemente por reponer. Pero han cometido el error más grande de su vida y sufrirán las consecuencias.

Personajes: Alexander, Antonio, Forense, Asesino.

Erase una vez una joven pareja que quería hacer su vida sola, realmente fue una decisión difícil para ambos emprender una vida juntos, pues ambos no contaban con los suficientes recursos para obtener lo que deseaban al instante. El hombre se llamaba Antonio, la mujer Yessica. Ambos estaban decididos a comprar una vieja casa que a los 2 les había gustado, pero no por el estado en el que estaba, sino por su diseño.

Al verla pensaron que sería fácil reconstruirla, gozar de una casa buena y expandir su familia de generación en generación tomando su nuevo hogar como el núcleo. Antonio empezó a trabajar fuertemente para conseguir los utensilios del hogar. Cocina, nevera, camas, otros accesorios y ya estaba empezando a reunir para un auto.

Pero aún no conseguía lo que quería, iba por más. Afortunadamente para él le ha salido una oportunidad de trabajo donde en total, pasaría fuera 18 horas de su casa. Esto le obligó a residenciarse a las afueras de la ciudad en donde estaba trabajando. Antonio era ingeniero agroindustria y debía estar pendiente de los cultivos y su mantenimiento durante estas horas al día, al menos en el período de la cosecha.

Los ganaderos le estaban pagando bien, así que no había queja al respecto, pero en el lugar donde estaba no tenía señal, así que su mujer estaba completamente incomunicada con él. Pero una noche, mientras ella dormía, sonó el teléfono local de la vivienda. Ella desesperada corrió a contestar con ansias de que fuera su marido.

¡Qué sorpresa! Si es él, la esposa se muestra emocionada al oír la voz de su marido en el teléfono después de varias semanas sin mantener comunicación con él.

Alexandra: ¡Mi amor! ¿Cómo estás? Te has olvidado de mi ¿Verdad?

Antonio: Hola mi amor, hace mucho calor aquí… Necesito que me hagas un favor.

Alexandra: Te escucho extraño, pero debe ser que estás cansado ¡Claro amor! ¿Dime que necesitas?

Antonio: Hace mucho frío aquí. Necesito que todas las paredes de la casa las lijes. Hay que renovar la casa, las cosas van a cambiar.

Alexandra: Mi amor ¿Seguro que puedo yo con eso? Parece una tarea para hombres.

Antonio: Hazlo, por favor. Seguiré llamándote pronto.

Cuelga…

Alexandra se le ha parecido extraño este comportamiento de Antonio, pero se fue contenta a la cama por saber que está bien. Además está ansiosa de pelar todas las paredes de la casa para comenzar a pintarle, de conocer como es su esposo seguro que le dará una sorpresa por haber hecho semejante hazaña en la casa,

Al siguiente día Alexandra se pone en la tarea que Antonio le había dicho por teléfono. Qué gran sorpresa se ha llevado al pelar por completo la primera pared. Varias fechas estaban imprentas en pared, pero la mujer empezó a darse cuenta de que algo no estaba bien, pues las fechas parecían estar imprentas en sangre. Se notaba claramente que no era sangre de cortadas simples, parecía que habían agarrado una brocha de tamaño medio para plasmar las fechas en la pared con claridad.

Enseguida la mujer toma su móvil y llama al número al que su esposo le llamó la noche anterior. Pero al repicar se llevó una sorpresa, pues la operadora le arrojó un mensaje de que el número al cual estaba llamando no se encontraba asignado a ningún dispositivo. Decidió llamar al número de su esposo pero la operadora le confirmaba que no se encontraba con señal disponible.

Sin mucho que hacer la mujer decidió esperar la próxima llamada de su marido. Mientras se puso en tarea de pelar el resto de paredes. Al llegar la noche había pelado ya unos cuartos. Parece que lo hacía con facilidad y en un par de días podía terminar. Pero lo que le perturbaba era que fechas como 2 de noviembre de 1994, 6 de diciembre del 1948, 4 de febrero de 1967, entre otras fechas aleatorias seguían apareciendo medida que pelaba paredes.

Pasó varias horas de la madrugada en vela pensando en las impresiones de la pared. En ese instante suena el teléfono y ella corre a agarrarlo.

Antonio: Hola mi amor ¿Cómo vas?

Alexandra: Ya casi termino amor, pero estaba ansiosa que llamaras, hay varias fechas imprentas con sangre en la pared.

Antonio: …

Cuelga

A Alexandra se le hizo muy extraño, quizás pensó de que la llamada se le estaba cayendo. Así que fue a dormir tranquila pensando en que su marido volvería pronto. Al siguiente día ya casi terminaba de pelar todas las paredes tras horas arduas de trabajo. Pero en la sala principal se dio cuenta de algo que le perturbo demasiado. Una fecha muy reciente, 1 de Enero de 2017.

En ese momento se asusta y escucha su teléfono sonar. Enseguida lo contesta con mucha prisa:

Antonio: ¡Amor! Qué alegría ya voy en camino a casa ¡Te extraño demasiado!

Alexandra: ¡Antonio! Amor, te tengo que decir algo, ya no aguanto más, y no estoy cansada de pelar estas paredes, simplemente me arte de ver fechas llenas de sangre en la pared ¡Estoy asustada!

Antonio: Amor ¿De qué hablas? Bueno, sea lo que sea quiero decirte que sólo me separan unos cuantos kilómetros de casa, extrañaba hablar contigo.

Alexandra: Pero, si hablamos anoche amor ¿no recuerdas?

Antonio: Amor, yo no te llamo desde que te confirme que casi llegaba y perdí la señal.

Alexandra: No puede ser ¿Me estás jugando una broma? Si es así te voy a matar cuando apenas lleg……

Llamada caída.

Antonio emprende un viaje a toda velocidad, está asustado por los sucesos extraños que ocurren en su casa mientras no estaba. Trágica noticia al llegar a su casa y ver todas las paredes peladas con un montón de fechas imprentas en sangre. Entro a su casa y vio a su esposa desplomada en el suelo, sin la piel de sus piernas y otras partes de su cuerpo.

El hombre no aguanta romper en llanto. Llama a la policía y el equipo forense se queda sorprendido al ver esta ruin escena. No hizo falta interrogar al hombre para darse cuenta de que el no tenía nada que ver con ello. El suceso sólo llevaba horas de haber sucedido, aunque si sometió al hombre a responder preguntas que no tenían nada que ver con la muerte de su esposa.

Equipo forense: Señor ¿Sabe usted de casualidad porque su esposa estaba pelando paredes? Cerca de ella hay una paleta que tiene sus huellas.

Antonio: Ni idea, sólo me dijo que estaba cansada de hacerlo, además dijo que yo le había llamado antes, cuando no fue así.

Equipo forense: Señor Antonio, seguiremos investigando este caso, lo cierto es que adquirieron la casa de un homicida. Su mujer no estaba pelando pintura, sino piel muerta impregnada por un asesino para cubrir las fechas en sangre. Lo más espeluznante es que las fechas coinciden con varios asesinatos y desapariciones.

La fecha impregnada con 1 de enero de 2017 no fue un homicidio, fue un suicidio, el asesino se quitó la vida al recibir año nuevo en este mismo lugar. Su cuerpo no pudo ser recuperado, ya que mientras se ahorcaba se prendió fuego el mismo.

 casa abandonada photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 15 Average: 4]

Más allá de los 5 sentidos

¿De qué trata?: Los 5 sentidos forman parte del cuerpo humano normalmente desde el nacimiento. Pero ¿Que pasaría si faltaran? Un grupo de científicos está a punto de descubrirlo. Un paso que la ciencia quizás jamás en la vida tuvo que dar...

Personajes: Juan, Jose, John, Kevin

Para un ser humano los 5 sentidos es la característica que les hace saber que están en este mundo. Desde sentir con su cuerpo, y degustar, oír, ver y olfatear. Nuestro cerebro puede llegar a tener capacidades infinitas a través de ellos. Pero ¿Es capaz de desarrollarse si no tuviera ninguno? Un grupo de científicos ha querido comprobar desde siempre lo que pasaría en el cuerpo humano si estos dejaran de existir luego de tenerlos.

Experimentar con humanos es algo que la ciencia tiene prohibidos desde su origen, pero la única manera de averiguar la incógnita es que se experimente con un ser humano para poder comunicarse. Por fortuna ellos consiguieron a un anciano que se prestó para el experimento, la gran sorpresa para ellos es que ha sido un mismo integrante de este grupo de científicos.

Se trataba del hombre más experimentado, un anciano de 80 años llamado Jhon, estaba dispuesto a dar la vida por encontrar la respuesta. El decía que la única manera de encontrar la respuesta era desactivando los 5 sentidos desde su cerebro, con ello podría experimentar el mismo lo que el humano era capaz de sentir con su cerebro luego de que sus sentidos desaparecieran por completo.

El grupo de los otros científicos, Juan, José y Kevin no estaban dispuestos a realizar el experimento de quitar sus 5 sentidos, pero por orden de Jhon tuvieron que acceder a hacerlo.

Jhon: Chicos, no se preocupen, estaré bien. Ustedes más que nadie saben que no tengo familia, mis hijos me abandonaron y mi esposa murió. En dado caso de que mis hijos aparezcan entréguenles esta carta. En donde les dejo mis bendiciones y buenos deseos.

José y Kevin no quisieron aceptar, pero Juan entendía la situación del anciano. Su sueño era descubrir esa incógnita y hasta donde había llegado en la vida no pudo encontrar respuesta ¡No podía morir si no descubría ello! Por eso, Juan, José y Kevin procedieron a realizar el experimento con mucho dolor. Antes de empezar le dijeron a Jhon que no olvidara hablar en todo momento en el que pudiera ver algo, o al menos lo que su cerebro creara luego de arrancarle sus 5 sentidos.

Durante 18 horas en el quirófano, haciendo la operación más delicada que pudieron llevar a cabo sedaron al hombre, el actuó de manera completamente normal al despertar, aunque él no abrió los ojos por que no podía sentir si estaban abiertos o cerrados. Por un momento ellos se sintieron incómodos y decidieron atarle a una cama.

Duro horas sin decir una palabra. Luego de un buen rato empezó a moverse de un lado para otro sin decir nada. José le da una buena palmada en el pecho a ver si reacciona, pero nada. Pasaron un par de semanas, al hombre le daban de comer para que pudiera sobrevivir con normalidad, pero su expresión en el rostro al hacer las labores diarias de un humano era de asco.

Varios días después el abrió los ojos y los 3 científicos se habían quedado sorprendidos, pudieron ver que habían cambiado, su retina ahora era de color grisáceo. En ese mismo instante todos se quedaron paralizados, porque Jhon emèzó a hablar.

Jhon: No comprendo cómo puedo ver grandes masas de oscuridad moviéndose entre sí ¿Son ustedes chicos? Háblenme por favor.

Los 3 científicos empezaron a gritarle despavoridos y desconcertados.

Juan: John ¿Me puedes oír enserio? ¿Qué vez?

José: John que sientes ¿Puedes oler algo?

Kevin: ¿Qué pasa Jhon? ¡Dinos algo hombre!

Lamentablemente no respondió sus preguntas, sino más bien hacía muchas más.

John: ¿Qué es esto? Veo grandes masas negras moviéndose entre sí, me intentan sujetar ¡Me estñan sujetando!

Al cabo de unos minutos

John: ¿Por qué me sujetas? ¿Quién eres tó? ¡Déjame!

Pasaron horas desde que el hombre empezó a quejarse, llegando la hora de dormir y el aún quejándose de que grandes masas de oscuridad intentaban sujetarlos. Pasó la madrugada hablando sólo sobre lo mismo y los 3 científicos no pudieron dormir, así que por la mañana lo sedaron para que pudiera descansar sin problemas. Pero esa misma mañana, cerca de la hora del almuerzo Jhon despertó de nuevo, sus ojos sangraban, empezó a describir algo que dejaría atónito a cada uno de los científicos:

John: Veo muchas caras en el suelo, muchas manos saliendo de las paredes, hay algo que me está persiguiendo, pero no me puede alcanzar aunque yo no corra, y, aunque no lo haga siempre está en la misma posición.

Por un momento cada uno de los científicos pensó en que John estaba tomándoles el pelo, pero se dieron cuenta varios días después de que no era así. Jhon empezó a decir algunas cosas que los dejarían helados. Aunque fueran científicos que trabajaran desde hace muchos años era imposible de que dijeras tales cosas.

Jhon: Kevin, tu abuela Marta dice que quiere estar pronto contigo, pero que disfrutes la vida junto a tu esposa, le prestes atención a tus hijos y le dejes de ser infiel a tu mujer con la secretaria Gabriela. José, tu papa dice que no tuviste la culpa en el accidente de coche donde el murió y tu conducías. A José le pareció esto increíble, pues su papá le enseñó a manejar coche cuando tenía 14 años (Ambos tuvieron un accidente en donde murió el padre a causa de un impacto del lado del pasajero) Juan, dios te ama, la ciencia nos ha enseñado a alejarnos de él y demostrar que no existe, pero estoy hablando con él.

Esta fue la gota que derramó el vaso para los 3 científicos, ninguno creía en Dios, todos eran ateos y siempre trataban de demostrar que Dios no existe. En ese instante Jhon se arrodillo y empezó a llorar sangre abundante, su piel estaba pálida y empezó a helarse. Todos se miraron entre sí y sabían que al anciano le quedaba poco, sus ojos se voltearon en blanco y sus venas relucían en la superficie como si se fueran a reventar.

Jhon: Dios ha venido por mí, lo he podido ver. Chicos, esta es mi hora, nunca debimos jugar con fuego. Dios no vendrá por nosotros, el… el ya nos ha abandonado.

En ese momento Jhon cae desplomado al suelo, sin vida.

dios photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 2 Average: 5]

La cosa extraña del Ataúd

¿De qué trata?: Un Ataúd profanado por ladrones que tiene una de las cosas más extrañas que haya visto el vigilante durante mucho tiempo en su trabajo. Ahora debe resolver el misterio que asecha luego de que los maleantes hayan dejado inexplicablemente el lugar de los hechos.

Personajes: Ladrones, Sara Ovanos, Vigilante

En el siglo XIX era difícil saber cuando alguien entraba en coma, o mejor dicho imposible. Hubo muchas muertes que se produjeron cuando las personas ya estaban 3 metros bajo tierra. Aquella persona que perdiera el pulso se declaraba muerta y se procedía a enterrarlas. Pero cuando se dieron cuenta de que al limpia las fosas se encontraban con ataúdes arañados por dentro se sorprendieron totalmente.

Hoy en día esto no pasa tan seguido, hay métodos que identifican cuando una persona se encuentra sin signos vitales. Se sabe que las personas en coma duran meses y hasta años, hasta detectar vida con pulsaciones nulas o sin ellas. Esta es la historia de un hombre que se dedicaba a cuidar un cementerio, era el vigilante del mismo y velaba por que los ladrones no se hicieran con lápidas valiosas y ataúdes emblemáticos.

Pero una noche el mismo se quedaría dormido, eran alrededor de las 2 A.M. Un grupo de tres ladrones se disponían a hacerse con la lápida y hasta el ataúd de una difunta llamada Sara Óvanos. El ataúd valía miles de dólares, sabían que podían cambiarlo en una casa de cambios en las cercanías de los casinos de Texas y se harían con buen dinero.

Todo ya estaba planeado, 2:30 PM y aún el vigilante dormía. Brincaron las paredes del cementerio en busca de la lápida, a la cual llegaron con facilidad, pues ya le habían visitado días anteriores para hacer todo más fácil. Alrededor de la tumba estaba protegida por una cerca metálica y un candando que regía la puerta de la morada.

Sin embargo, con algunos métodos Bumping rompieron la seguridad del gran candado, abriendo la puerta y procediendo a dañar el trabajo en cemento que se encontraba en el lugar de entierro para proceder a desenterrar. Tras una hora de estar desenterrando y a pocos centímetros de la tumba escucharon algunos golpes que provenían del ataúd, esto provocó que los 3 ladrones salieran huyendo despavoridos, dejando su arduo trabajo a casi terminar.

Los gritos de estos delincuentes despertaron del profundo sueño al vigilante, el cual procedió a investigar de donde provenían. Pero más temprano que tarde llegó a la tumba de Sara, la cual se encontraba destruida, tal y como la dejaron los maleantes. El vigilante acercándose a la tumba observó que esta ya casi estaba desenterrada, por lo que procedió llamar a la policía y no tocar nada.

Al colgar la llamada escuchó unos gritos de auxilio que provenían de la tumba. Enseguida el hombre ha pensado de todo. Seguro que se trata de a una mujer que han enterrado viva en esta antigua tumba, o es una trampa. El vigilante fue precavido y bastante inteligente, acercándose preguntó a quien pedía llamados de auxilio.

-¿Quién es?

-¡Auxilio! Por favor ¡Sáquenme de aquí!

 

El hombre se acercó a la lápida rota y podía ver el nombre de ella, Sara Óvanos.

 

  • ¿Podrías decirme tu nombre por favor?
  • Por favor ¡Sáqueme de aquí!

 

Estaba dudoso de ayudarle, primero ha preguntando:

 

  • Disculpa pero para poder ayudarte necesito saber tu nombre
  • ¡Soy Sara Óvanos! Por favor Ayúdeme ¡No me deje encerrada aquí!

 

El hombre se le ha erizado todos los pelos del cuerpo. Sabía que algo andaba mal, bastante mal.

 

-Sara Hay un problema, parece que no te podré sacar de allí, aquí pone que te moriste el 12 de diciembre de 1891.

 

-¡Si soy yo! Sara Óvanos por favor ayúdame no me dejes aquí abajo.

 

  • No Sara, los humanos no sabemos el día en que morimos, al menos la mayoría, además la fecha de hoy me indica que estamos a 17 de marzo de 2017. Sea lo que seas, tú no eres un humano.

 

El hombre agarró su linterna y se marchó hacia la puerta esperando a que llegara la policía.

cementerio photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 4 Average: 4.3]

El señor Antero

¿De qué trata?: El señor Antero. Un muñeco que toma vida propia a través de las pesadillas de un niño. Al parecer un espíritu maligno asechó el cuerpo endeble de un muñeco de trapo para usar al infante y manipularlo a su antojo.

Personajes: Señor Antero, Matías, Carlos, Marta

Los terrores nocturnos son pesadillas que no dejan dormir a muchas personas. Sin embargo, hay cierto porcentaje de ellas que desarrollan los mismos al pasar los años, teniendo como consecuencia problemas psicológicos. Ese era el caso de un niño de 6 años, quien tenía terrores nocturnos desde que tenía memoria.

Vivía en casa con sus padres cerca de Texas. La casa era pequeña y tenían muy pocos vecinos alrededor, pero se encontraban muy cerca de un pueblo que lo tenía todo para vivir bien. Noche tras noche los padres del niño sufrían demasiado, Marta y Carlos estaban hartas de las quejas de enrique, además de los alaridos que pegaba sin razón mientras dormía y que a su vez, tristemente lo despertaban.

La madre quiso hacer algo al respecto, pensó en regalarle un acompañante. Ha comprado osos de peluche e incluso una mascota con la cual durmió los primeros días, pero extrañamente se dejó de encariñar pasado un tiempo. Pese a los esfuerzos fallidos de la madre, ella decidió hacerle un muñeco propio con mucho cariño.

En una dura tarde con materiales muy viejos que tenía guardados en el sótano de su casa se puso a fabricar un muñeco para su pequeño. Al parecer tenía el presentimiento de que si se lo hacía ella misma lo iba a valorar con mucho más cariño. Al día siguiente se acercó a Matías para obsequiarle el muñeco que había construido especialmente para él.

-¡Matías! Hijo, Ven un momento por favor. Exclamo Marta, la madre.

– Si ¿Mami?

– Quiero obsequiarte este regalo de cumpleaños.

La madre sonriente le entregó el muñeco de trapo al niño con mucho cariño y una sonrisa de oreja a oreja. Pero mientras lo sostenía para que lo agarrara por su cuenta Matías sólo se quedaba pasmado viéndolo, con los ojos saltones brotados en su cara como si se tratase de algo anormal que nunca antes haya visto.

-¿Qué pasa Matías?

-Mami ¿Quién es él? Preguntó el niño mientras miraba la sonrisa de un muñeco de payaso con los ojos totalmente negros, pues eran dos botones de una camisa vieja que ella usó de niña.

-Es el señor Antero, tu nuevo compañero, el te protegerá de todos los monstruos que te asechan por la noche.

Con esos mismos ojos saltones dibujó una sonrisa y tomó el muñeco encantado, creyó en lo que su mamá le dijo y lo llevó a la habitación para jugar con él. Noche tras noche los padres oían como el niño hablaba con el Señor Antero sólo, le preguntaba cual era su comida favorita, los deseos que quería realizar en la vida y cosas que sólo nos preguntamos entre humanos.

Lo sorprendente era que el niño seguía haciéndole preguntas y también respondía a incógnitas misteriosas que al parecer sólo el niño podía oír. Este hecho perturbó un poco a los padres mientras le espiaban, pero se dieron cuenta de que por las noches el niño no tenía más problemas para dormir, podía descansar como un bebé que se alimenta bien.

El niño Matías sostenía sueños con el señor antero que le hacían agarrarle mucho más cariño, como que combatían a los males de la noche ellos juntos y los derrocaban. Otras noches soñaba con que el señor antero lo defendía de los niños de la escuela de mayor edad que suelen meterse con él. Pero un día en que Matías cumplió sus 7 años todo cambió.

Ese mismo día el padre de Matías, Carlos le sacó un diente de leche al niño y le indicó que si lo ponía debajo de la almohada iba a recibir un regalo al otro día. Matías se mostraba poco emocionado por este hecho, pero un regalo más de los que ya recibía de sus padres no vendría nada mal. Esa noche justo a mitad de la madrugada Matías se despierta por algunos movimientos en su propia cama.

¡Es el señor Antero!

-Matías ¿Podrías regalarme el diente que hay debajo de tu almohada? Tengo mucha hambre. Exclamó el muñeco mientras el niño abría sus ojos y lo observaba.

– ¿Para qué lo quieres? Contestó inocentemente Matías.

-¿Tú me quieres Matías? Dámelo si me quieres por favor ¡Tengo mucha hambre!

-Pero, si te lo doy seguro no recibiré mi sorpresa. Dijo el niño con voz un poco triste.

-Si no me das el diente ¡Seguro volverás a tener pesadillas!

El niño recordando todos los males que sufrió de niño prefirió perder uno de sus dientes de leche que volver a su terrible pasado, por lo que procedió en dárselo a antero. Noche tras noche seguía durmiendo con normalidad, hasta que el muñeco volvió a replicarle algunas palabras en mitad de la madrugada con mucha más fuerza.

-¡Tengo hambre! Quiero dientes, ricos y deliciosos dientes frescos.

Matías se levantó un poco asustado y ladeando la cabeza le dijo a Antero que no sabía dónde podía conseguir más. Con un tono amenazante Antero replicó:

-Si no me consigues dientes frescos ¡Tendrás pesadillas de nuevo!

– el niño lo ignoró y siguió durmiendo.

Esa noche no ha pasado nada en absoluto, pero los días posteriores tuvo pesadillas terribles. Durante el día si le perseguían perros soñaba que los mismos lo devoraban. SI había malas noticias en el televisor, era terrible porque le pasaban frente a sus ojos combinándolo con sucesos como asesinatos y muertes. Tras este hecho decidió comprar dientes de tiburón en la tienda y dárselos al señor antero.

Cuando llegó a su casa para complacerlo, se pasmó al ver como el señor Antero lo estaba esperando sentado en la cama. El muñeco ladeó un poco la cabeza y le dijo:

  • No quiero dientes viejos ¡Quiero dientes frescos!

El chico desesperado y guiñendo un ojo, no supo qué hacer. Llegando la noche sabía que muchas cosas terribles iban a pasar, por lo que de la desesperación se arrancó uno de sus dientes de leche, aún no estaba flojo pero quería complacer al señor antero para que le diera su protección en el sueño. Esto pudo calmarlo durante días, pero sus peticiones no se acabaron, la semana siguiente no quería un diente, sino una docena.

  • Si no me das 12 dientes, en el próximo sueño puedes morir
  • Pe .. Pero Señor Antero ¿Dónde puedo conseguir tantos?
  • Tus padres tienen 64 en total, si me los das todos no te pediré más nada nunca.

Era una petición riesgosa, pero un trato que consideraba accesible. Por lo menos sus padres no morirían pensó el chico. En una noche silenciosa y con un alicate se acercó a la cama de sus padres. Intentó arrancar el primer diente pero cuando lo hizo su padre se despertó desconcertado y adolorido. El niño de la desesperación lo golpeó varias veces con el alicate, mientras la madre se despertó y vio la terrorífica escena de su hijo perforando el cráneo de su padre mientras lloraba.

Unos años después el muñeco fue puesto en venta de Garaje por la esposa. El pequeño Matías fue puesto en un centro de rehabilitación y luego procesado a un manicomio de menores. El paradero de Antero no se sabe, pero es probable que esté haciendo más daño a personas con dientes de leche.

muñecos photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 14 Average: 4.2]

El hombre sonriente

¿De qué trata?: Un hombre extraño que se aparece enfrente de un joven que quiere vivir una experiencia terrible de terror. Aunque es muy difícil de asustar el hombre sonriente hace que su felicidad se convierta en agonía...

Personajes: Víctor, José, El hombre sonriente Los Vecinos

Erase una vez dos estudiantes que vivían solos en un departamento de estudio. Ambos siempre tenían la costumbre de jugar hasta tarde con la consola. José, iba hacer la excepción un día ante Víctor, pues el necesitaba descansar temprano porque tenía la prueba final al siguiente día. Por esa razón Víctor decide hacer esa noche algo distinto, ya que él no podía conciliar el sueño desde temprano.

A él se le ocurrió una excelente idea, era amante de los juegos de terror y lo primero que se le vino a la cabeza fue vivir una experiencia similar pero en la vida real. El vivía en una calle tenebrosa, desolada y sin mucha gente luego de las 8:00 PM. Le emocionaba salir fuera y sentir la soledad en medio de lo oscuro pensando en las cosas más oscuras.

Cuando salió el frío le pega en su cuerpo helándole la piel e inconscientemente poniéndosela de gallina. Coge de su hombro su suéter y luego de cerrar la puerta se lo coloca. Emocionado empieza a caminar en dirección hacia el cementerio, quería exponerse al máximo peligro, aún sabiendo que de su casa al lugar había más o menos 1 hora de camino.

Pero cuando ya llevaba unos 40 minutos de camino, empezó a sentir una pesadez en el ambiente, notó que a unas 7 cuadras de él había un hombre parado en medio de la calle. Apenas se le podía ver la silueta al mismo. Aunque pareciera inofensivo de lejos algo le dijo a el que se detuviera a observarlo, quizás para sentir un poco de terror interno a propósito.

Después de mirarlo quizás por unos 10 minutos seguidos notó que el tipo venía acercándosele, pero de una manera muy extraña. De la manera en cómo se acercaba parecía que caminaba raro, pero luego de que estaba a unas 5 cuadras el hombre ya se podía notar que se iba de un lado a otro. En ese mismo instante pensó que estaba ante un borracho.

Sin embargo, cuando faltaban 3 cuadras para que se encontrara cara a cara con el hombre se dio cuenta de que no venía ni caminando raro, ni borracho, el hombre venía bailando. A pesar de que era un jugón de esos que les da miopía por ver demasiado a la pantalla, pudo observar los detalles faciales de su cara con claridad a esa distancia.

El hombre portaba una sonrisa enorme y que parecía que lo observaba, sus ojos apuntaban mirando al cielo y a medida que se iba acercando se dio cuenta de que estaban rojos, tenía ojeras y una piel pálida de color amarillento. Víctor empezó a asustarse demasiado y después de darse cuenta que el tipo venía por él empezó a llorar y correr en dirección opuesta, como si fuera directo a su casa de nuevo.

Luego de hacerlo durante unas 3 cuadras miró hacia atrás con la esperanza de haberlo perdido. En efecto, el tipo ya no estaba y mientras el caminaba de espaldas mirando hacia atrás, escuchó un auto que venía detrás de él. El mismo se detuvo justo en un faro de luz, apagando las luces del coche se apagó el faro al mismo tiempo, Víctor lo notó normal porque este fenómeno de que se apagaran las luces también le pasaba muy seguido.

Girando la cabeza hacia atrás para ver si no estaba el hombre sonriente y caminando en dirección al auto que estaba ya casi a una cuadra de él nota al estabilizar la mirada al frente que el hombre estaba parado en la mitad de la carretera justo al lado del coche. Cuando lo vio este empezó a bailar en dirección hacia él.

Víctor no pudo contener los gritos y empezó a correr tomando un atajo a su casa, él pensaba en su mente en blanco que quería este espectro. Giró su cabeza para ver si había acortado su distancia con él y se dio cuenta que lo cargaba a menos de 20 metros de su distancia. Esto lo aterrorizó tanto que provocó que le preguntara al tipo cosas como ¿Qué quieres de mí? ¡Por favor déjame en paz!

Cuando Víctor le habló el espectro, o mejor dicho el hombre sonriente se detuvo sin quitar su sonrisa, pero con un pie en el aire y otro apoyado en el suelo empezó a bailar hacia atrás hasta alejarse unas cuantas cuadras de él, hasta ver que sólo quedó una silueta como la vio en el principio. El sintió un alivio en ese momento, pero es allí donde empezaron los hechos más trágicos para él.

Lo que para su persona parecía un hombre sonriente empezó a correr en dirección hacia él. Despavorido empezó a huir en dirección a su casa sin parar, pero cuando estaba cansado cometió el grave error de mirar hacia atrás. Este hombre estaba a unos cuantos metros de distancia, quizás unos 3 metros de él mirándolo fijamente con su sonrisa macabra.

Mientras tanto, José se preparaba para su prueba en casa, estaba listo para estar en una hora en el instituto universitario, iba saliendo pensando en Víctor cuando se lo encontró de frente, pálido, con la cabeza hacia abajo. A José le pareció muy extraño que estuviera de esta manera. Por ello le alzó la cara y se aterrorizó al momento en el que vio una sonrisa macabra dibujada en su rostro, ojos saltones mirando al cielo y lleno de vasitos rotos.

Era evidente que Víctor no era el mismo. José da algunos pasos hacia atrás para llamar a la policía y Víctor entra con el cerrando la puerta y mirando hacia arriba con su cabeza apuntando hacia él. Enseguida da un brinco para ponerse en una pata y empezar a bailar. José lo dio por loco y empezó a asustarse mucho. Al preguntarle a Víctor que pasaba, el mismo dejó de bailar y empezó a correr hacia él.

Desde fuera se escucharon unos gritos, los vecinos entraron para ver que había pasado en el apartamento de los chicos. Lamentablemente encontraron a José mal herido, con los ojos rojizos y con la piel pálida, sin rastros de Víctor…

sonrisa photo

 

 

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 1 Average: 5]

El muñeco William

¿De qué trata?: William, un pequeño muñeco construido por un hombre que estaba invadido por una pena. La pena lo llevó a la muerte y su mujer decidió al tiempo poner al muñeco en adopción. Pero terribles cosas pasan con este juguete...

Personajes: William, Mary, Mave, Byron, Jiseth, Ivan, Larry, Lisbeth, Hermana de Mary

Erase una vez la historia de un muñeco llamado William. Este fue hecho con intenciones de parecerse a un niño, pero su fabricante al parecer lo hizo a su imagen y semejanza. Este tenía la ropa de un infante, pero su rostro lucía como el de un hombre a punto de entrar en la tercera edad. Durante mucho tiempo, Ivan, el fabricante lo había conservado, pero por alguna razón extraña el mismo se suicidó.

Su esposa Mave lo conservó hasta que se le ocurrió la grandiosa idea de sacarles provecho a todas las cosas viejas, creaciones y colecciones de su marido. Eran épocas duras y necesitaba pagar algunas deudas, así que decidió hacer una venta de Garaje en su jardín, ofreciendo todo a un precio realmente asequible.

Era una tarde de domingo en el jardín, preparada para deshacerse de todo vio como una humilde anciana se acercó a ella y le dijo:

-Buenas tardes ¿Qué precio tiene el muñeco?

-son 45 dólares.

La Anciana, de nombre Mary le pareció muy atractivo el muñeco, su precio era algo exacto para el estado y la perfecta construcción a pesar de que no se parecía a un niño. Sin duda alguna la anciana tomó el muñeco y se lo llevó a casa convencida de que sería un excelente compañero junto a toda su familia.

Al llegar a casa se encontró con Byron y Jiseth, dos niños hijos de Larry y Lizbeth. Entusiasmada presentó al muñeco:

-Miren chicos ¡El es William!

El padre se sintió sorprendido, aunque la madre aún más. Lizbeth exclamo:

-¡Mamá! ¿Por qué le has puesto al muñeco el nombre de papa?

La anciana sonriente respondió mientras le ponía en la mecedora en la que se sentaba todas las tardes a tejer.

-Simplemente me recuerda a mi Esposo, ahora este será su lugar.

Y así fue como William se integró a la familia. La abuela poco a poco le fue cogiendo mucho cariño, tanto que por 3 años seguidos cogió la tradición de agarrar sólo un día para lavarlo y vestirlo con ropas nuevas para que estrenara pinta nueva cada año. Sin embargo y a pesar de este afecto, los jóvenes no se sentían a gusto con su presencia.

Cada vez que alguno pasaba frente a la mecedora que se ubicaba en el pasillo sentía que el muñeco de alguna manera los veía, como si sintiera su presencia. Tanto fue el terror para los jóvenes que decidieron juntar sus camas en el mismo cuarto y dormir juntos, pues no paraban ambos por individual de soñar con William.

Los padres de Byron y Jiseth se percataron del hecho. Por esta razón le decidieron preguntar a los niños el porqué lo hacían, pero ambos simplemente no le respondieron, temían que dijeran la verdad y se les calificara de demente a ambos.

Un día Byron se paró a orinar, el chico para llegar al baño tenía que pasar por el pasillo donde se encontraba el terrorífico muñeco. Con éxito logró llegar, pero al salir se llevó un terror, pues observó en el pasillo y justo en la mecedora que el muñeco no estaba en su sitio, estaba tirado en el suelo boca abajo mientras la mecedora se mecía lentamente.

Byron no aguantó el llanto y gimiendo llamó a sus papas. La abuela salió primero y se molestó al ver que tiraron a William al suelo. Con un fuerte regaño no le tocó más que irse a dormir con su hermana, quien antes de dormirse con él le pidió que le contara lo sucedido.

Pocos días después la anciana lamentablemente falleció, a los 67 años de edad a causa de una muerte natural inesperada. Los chicos les suplicaron a sus padres deshacerse de William ya que la abuela no estaba, era evidente que ambos no sentían la presencia del abuelo en el muñeco. Ambos estuvieron de acuerdo, pero no de deshacerse, sino de llevarlo al ático.

Pasaron semanas desde el encierro de William arriba del ático, nadie quería saber de él, a excepción de la hermana de la abuela difunta, quien les pidió a los padres que se le obsequiara para tener un recuerdo de Mary. El padre subió al ático, pero al llegar y subir por la escalera se encontró con una sorpresa, el muñeco William no estaba. Toda la familia empezó la búsqueda por cada rincón de la casa durante semanas, pero sin éxito, William había desaparecido.

Una noche Los niños dormían tranquilamente, Byron se paró a las 2 y media de la madrugada a ir por un vaso con agua, pero al abrir la puerta oyó un pequeño golpeteo en el suelo ¡Era William! Cayó al suelo como si estuviera recostado a la puerta. El joven no pudo evitar soltar el grito y los padres corrieron al lugar sorprendidos.

-¡Mañana por la mañana William se irá con la tía!

Llevándose a William a la recámara principal y guardándolo en una gran gaveta de su peinadora durmieron pensando en quien de los dos pillos había escondido el juguete y le había gastado semejante broma. Pero para su sorpresa por la mañana, la gaveta donde había guardado el muñeco desapareció. Este hecho si le pareció extraño, ya que antes de echarle la culpa a los niños recordó el había echado llave al cuarto de la habitación, la misma estaba justo en el sitio que la dejó en la noche, justo en el bolsillo de la piyama que cargaba puesta.

Lo que nadie sabía de William es que el muñeco fue construido a imagen y semejanza del hijo del dueño, el cual murió en un accidente y su rostro se quemó. Durante su funeral, el padre no olvidó la cara con la que quedó su pequeño y decidió hacer un muñeco con él. Sin embargo, el no aguantó el dolor de ver a su hijo tallado en el rostro de un muñeco y se suicidó.

Se dice que el alma del pequeño está en William, otros dicen que es el padre quien alberga el pequeño cuerpo de este juguete. Lo cierto es que está poseído y luego de su desaparición lo más probable es que busque venganza.

 muñeco photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 1 Average: 3]

Por favor… AYUDAME

¿De qué trata?: Una siniestra historia de una pareja que se queda de vacaciones de verano a disfrutar de la soledad y la piscina. Pero ni el primer día pudieron suspirarlo juntos a causa de un fenómeno que les distanció enormemente...

Personajes: Pedro, Jennifer, Cecilia, Agentes de policia

Erase una vez un chico el cual le gustaba ordenador su sótano cuando se acercaba el verano. Era hora de hacerse espacio en casa y refrescarse un poco. El joven de nombre Pedro y edad de 26 años vivía aún con su madre. El la mantenía con un trabajo de contaduría pública, y Cecilia, su madre se ocupaba de absolutamente todas las tareas del hogar.

Pero una semana, precisamente esa donde iniciaba el verano, ella decidió dejarle un mes solo. California era algo calurosa como para pasarla sólo en un verano, así que llamó a su novia y le invitó a quedarse como compañía mientras su madre no estaba. Era evidente, la madre sabía que esto pasaría, pero lo dejó pasar, el ya es un hombre.

La chica llamada Jennifer lo acompaño dulcemente, el decidió llenar la piscina y mientras lo hacía le dijo que buscaras algunos salvavidas en el sótano. Pero al cabo de un par de horas se asustó, Jennifer no se apareció con las cosas que le pidió y extrañado fue por ella al sótano. Al llegar al lugar revisó y no la encontró a ella.

En vista de lo que estaba sucediendo, decidió ir en busca de ella en el resto de la casa, pero fue lamentable no poder encontrar rastros de ella. Asustado, fue al sótano de nuevo y encontró una nota pequeña en la pared martillada con un clavo, lo cual le pareció extraño, porque mientras la buscaba no escuchó ningún golpeo en la pared.

Nervioso, tomó la nota y la leyó, la nota decía Por favor… AYUDAME, pero el lo tomó como una simple broma de su esposa y la siguió buscando, sin poder encontrarla. Durmió sólo esa noche, al despertar por la mañana con ánimos de buscarla se encontró con una de estas notas al pie de su casa, justo cuando puso el primer pie fuera de ella la estaba pisando.

Asustado de nuevo la tomó para leerla, ya estaba un poco perturbado, la nota decía Por favor…AYUDAME. El no supo que hacer, desesperado llamó a la policía y pensando aún que era una broma de mal gusto lo hizo para encontrarla lo mas pronto posible. Al llegar, los policías le dijeron que se calmara, pero el mostrándole las notas desesperadas les imploraba que le ayudara a buscarla. Sin embargo, ellos le aclararon muy bien que no podía hasta haber pasado 48 horas de la desaparición.

Pero luego de decir esto y al dar media vuelta los agentes, vieron tirado en el suelo una nota, la cual decía Por favor…AYUDAME. Bastante extrañados de no haberla visto al llegar tocaron la puerta y decidieron ayudarlo a buscarla. Pero los agentes tras dos días de búsqueda en patrulla con todos los cuerpos de seguridad del estado no pudieron encontrarla en el pueblo.

A pesar de todo, las notas seguían llegándole. Estas aparecían pegadas al espejo del baño, encima de la cama, pasaban por debajo de la puerta, en fin, todas con el mismo mensaje. Un día los agentes fueron a la casa de Pedro curiosos por saber si aun llegaban las misteriosas notas. Pedro les confirmó que las seguía recibiendo, en una semana llegaba su madre y no sabía cómo contarle lo que estaba sucediendo.

Antes de irse a la comisaría sin poder hacer nada, le aconsejaron que intentara dejarle una nota a ella con algún mensaje que pudiera responderle. Pues bien ¿Por qué no? Era buena idea hacerlo, así que se puso manos a la obra y le contestó la nota diciéndole ¿Cómo puedo ayudarte? Luego de ello se sentó a ver TV y recibió una llamada, pero al contestar un número desconocido que luego le colgó, se dio cuenta que tenía una nota justó al lado del dispositivo.

Leyéndola, temblaba de susto, le habían contestado, era Jennifer: ¡Mi amor! ¡Por fin! Ayúdame a salir de aquí, estoy en otra dimensión. El desesperado escribió otra nota: ¿Pero cómo? Explícame detalladamente como es allá y vamos a buscarte la policía y yo. Pero luego de dejar la nota de donde vino, con su respuesta, la misma despareció. Paso una semana, su madre Cecilia volvió, estaba conmocionada por lo que había pasado, confundida y desconcertada le preguntó al hombre donde fue la última vez que la vio.

Él le comentó y ella entró en pánico. Le contó a su hijo que hace muchos años en el sótano se practico una brujería a manos de unas hermanas de ella, las cuales hicieron un sacrificio mutuo con tal de conocer otra dimensión. Cecilia le afirma a Pedro que posiblemente Jennifer esté atrapada en la misma, la única manera de sacarla de allí es que esas viles brujas la traigan de vuelta.

Pasaron otro par de semanas y el sin recibir alguna nota. Pero luego de tanto esperar se puso a buscar en toda la casa, incluso escribía notas y las dejaba en lugares donde solían aparecer las otras. Sin embargo, no tuvo respuesta alguna y poco a poco se fue cansando de buscar a su amada.

Pero un día, mientras estaba arreglándose para una reunión de trabajo frente al espejo, vio que había una nota pegada en la puerta de su espalda, la de su habitación. Emocionado volteó a mirarla, pero no veía nada ¡Extraño! Porque al volver a girar la cabeza para seguir acomodando su corbata ¡Ahí estaba! La nota que vio en el mismo lugar de hace segundos.

Tras varios giros de cabeza para comprobar que no era una ilusión, el hombre tomó el espejo con sus manos y poco a poco se fue acercando caminando hacia atrás en dirección a la puerta para poder leerla. Qué gran sorpresa, un mensaje inesperado y algo largo que lo puso a sudar frío ¿Quieres verme? Para llegar a la otra dimensión debes quitarte la vida en el sótano y venir por mí, ven Por Favor… AYUDAME.

Intrigado y sin saber si eran sus tías, dejó caer el espejo en el suelo ¿Será que su esposa se habrá quitado la vida para entrar allí?

notas photo

 

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 0 Average: 0]

Puffy: el Oso de peluche poseído

¿De qué trata?: Un hombre el cual estaba enamorado de una mujer. Pero en su corazón reinaba envidia y odio. Al parecer sólo quería lo mejor para el y no para los demás, una extraña historia que le hace maldecir a Puffy, el peluche preferido de "Ella"

Personajes: Puffy, El enamorado, Martin, Alexandra

peluche photo

Erase una vez un Joven el cual le encantaba conseguir lo que fuese por cualquier medio. Era malo en los estudios y hacía todo tipo de trampas para tener una de las mejores calificaciones de su salón. Le gustaba ser superior a los demás en todos los sentidos. Quizás al principio más que al final de lo poco que has leído creerías que es uno de esos chicos que quieren tener éxito en la vida cueste lo que cueste a través de la perseverancia, puede ser así ante los ojos de muchos. Sin embargo, a este sólo le gusta utilizar lo que tiene a la mano para sobreponerse vanidosamente ante cualquier persona.

Un personaje lleno de odio, así es Adonay, un chico enamorado de Alexandra, una joven llena de mucha alegría, linda sonrisa y bellos sentimientos. Es una combinación rara pero perfecta para él, piensa que no debe haber otro chico que la conquiste más que el mismo, constantemente otros chicos le llegaban regalos a su casa, el le estaba entrando un ataque de celos siniestro, más cuando vió que la chica estaba realmente enamorándose de un hombre atractivo el cual le llevaba unos cuantos años.

Este hombre le regaló un peluche que medía más de 1 metro, ella lo amaba mucho. Pero Adonay odiaba el hecho. Este chico no soportaba que la coqueteara siempre, así que decidió tomar cartas en el asunto y vigilar si en realidad ella le daba importancia a todos los alagos del pretendiente. Luego de pasr por su casa repetidas ocasiones por la noche vió a través de su ventana como acariciaba el peluche que Martin, el pretendiente le había obsequiado.

Lleno de ira se le ocurrieron muchas cosas, entrar por la noche y secuestrar su peluche y llevárselo para siempre. Otra destruirlo, nada de cosas buenas se le ocurrían, todo iba de la mano con la maldad. Mientras pensaba en todo ello camino a casa la suele de su zapato se topó con un libro de color negro y polvoriento, lo tomó y decidió guardarlo en el bolsillo hasta llegar a su casa.

Mientras planeaba un plan malvado en cómo deshacerse del peluche esa misma noche, sintió cuando se sentaba en su cama algo en el bolsillo ¡Era el libro feo y polvoriento! Lo sacó de su bolsillo para ojear un poco su contenido. Que sorpresa se ha llevado cuando vio que casi todas las páginas estaban en blanco. Sin embargo, la última página tenía escrito algo, pero no era en tinta.

No era un texto largo, ni pequeño, era un texto que contenía un mensaje claro “Una maldición será cumplida si sólo el odio y la ira tu corazón dominan” al leerlo el chico cerró el libro y vio que había otra inscripción a su reversa “La magia negra sólo entra en el corazón en el que reina la maldad” El chico comprendió que se trataba de un libro de magia negra, pero incomprensible con lo que había visto.

Arrancó la hoja y en sentido de broma dijo:

-Deseo que el peluche de Alexandra se convierta en un muñeco demoniaco.

Dicho esto el joven se fue a dormir. Sensaciones extrañas sintió mientras dormía, se levantaba entre horas de la madrugada viendo el libro sobre la mesa, no dejaba de pensar en el e incluso soñó que lo leía de nuevo lo empezaba a romper en pedazos pequeños para tragárselo. Por la mañana, al levantarse se llevó una gran sorpresa.

Sus sueños quizás estaban volviéndose una realidad, el libro ya no estaba y tenia pesadez en el estómago, sospechó que se lo había tragado pero no prestó mucha atención y continuó su día normal. Al llegar a clase notó que Alexandra estaba extraña, no saludaba a nadie y fue una gran escena que presenció ante sus ojos.

El hombre que estaba perdido por Alexandra había llevado un ramo de flores a la universidad para conquistarla aún más. Pero ella en cambio se las ha tirado por la cara exclamando grotescas palabras en su cara. A el le causó gracia la escena, pero pronto había una sonrisa de tristeza en su cara al verla tan llena de odio.

Esa misma noche decidió ir a espiar a la chica, sintió curiosidad de ver qué actitud tenía con su peluche. Otra gran sorpresa se llevó al ver que la joven estaba hablando con él, podía apreciar desde la ventana como el peluche tenía el rostro distinto, más sucio y un poco diabólico, como si le hubieran insertado una cara que no fuese la original.

El chico aterrorizado decide llamarle a la ventana, pero una vez que grita su nombre el peluche gira su cabeza y en ese momento se apaga la luz. El chico aterrorizado sólo se le ocurre salir corriendo del lugar. Esa noche no pudo dormir casi pensando en los hechos, pero luego de ello no iba a quedarse inquieto y le iba a preguntar a la madre de Alexandra sobre ella.

Pero al llegar a su casa y tocarle aquel sábado por la mañana, se le rompería el poco corazón que tenía. Ni si quiera le abrió su madre, el tuvo que empujar la puerta para saber que estaba pasando. Gritos y llantos se escuchaban desde dentro, en la sala estaban un montón de familiares junto a la policía forense lamentando el hecho de que Alexandra se había suicidado.

No había evidencias de nada, al parecer Puffy era el único testigo, un peluche de más de 1 metro de largo bañado en sangre, el cual Martin afirmaba que era el culpable. Luego de tales acusaciones hacia un peluche que para la mayoría era inofensivo, decidió darse por culpable a Martin y declarar el aparente suicidio a apuñaladas propias, como un homicidio a manos de este hombre.

Era mejor que hubiera cerrado la boca. Puffy, el terrible muñeco diabólico se ha salido con la suya. Ahora se cobrará unas cuantas víctimas en la misma casa, o quien sabe, puede ir por el hombre que comenzó toda la historia.

 peluche photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 13 Average: 4]