Las brujas de Naucalpan

¿De qué trata?: Yolanda sufre episodios tenebrosos luego de que fallece su madre. Ahora comenzará una parte de su vida que nunca podrá borrar de sus recuerdos.

Personajes: Yolanda, Carlos, Las brujas

Esta historia está basada en hechos reales contada por la señorita Yolanda. Hace veinte años la madre de Yolanda se había muerto, fue una época bastante triste cada vez que se recordaba. Recuerda que después de que ella falleció pasaron momentos muy extraños y difíciles de explicar. La casa donde ellos vivían en esa época era muy rara, siempre se escuchaban ruidos de mujeres riendo en el patio, platicas y también como si alguien caminara o corriera. Después de las nueve de la noche Yolanda se encerraba.

Ella vivía en Totolinga San Lorenzo México, se cuenta que ahí se dice que en la época de la revolución mexicana. Pasaban soldados y estos mataban a muchas personas entre inocentes, dejándolos tirados en barrancos y nadie pasaba por ahí lo hacían de una manera cruel. Regresando al tema Yolanda tuvo que pasar por momentos de miedo, desde una mujer llorando la que conocemos como la famosa llorona. La mamá de Yolanda no batalló su enfermedad, la glicemia la estaba consumiendo poco a poco hasta que después del viernes santo murió.

Le hicieron su funeral y a partir de esa noche se empezaron a escuchar llantos y voces que no parecían provenir de una persona. La casa donde ellos vivían era muy modesta y humilde las puertas eran unas tablas de madera y todo se podía escuchar de un cuarto a otro. En los rezos de la mama de Yolanda los perros empezaban aullar muy feo, ya ella no podía más y decidió buscar ayuda. Un amigo de ella iba a un templo espiritual y le regaló un bálsamo, donde tenía que derramarlo con rosas blancas por toda la casa mientras que rezaba.

Escuchara lo que escuchara tenía que seguir rezando, Yolanda creía mucho en eso y pensaba que exageraba pero no le dio importancia. Una noche mientras que Yolanda dormía con su marido Carlos, los dos escucharon un ruido raro en el techo que estaba hecho de puro aluminio. Era como si alguien estuviera aruñando el techo, cuando de repente Carlos se percató que había entrado un buitre a la casa. Era todo negro y apestaba como a carne podría a sangre seca, Yolanda estaba aterrada y tararon de sacar a ese pájaro de ahí.

No solo pasó eso, también se escuchó la voz de la mamá de Yolanda que llamaba a la hermana desde el otro cuarto, donde ni ella ni los hijos de Yolanda habían recibido bautizo. Pero era imposible que fuera la madre ya que había muerto hace cuatro días atrás, la voz sonaba increíblemente parecida a la de ella. Todos empezaron a rezar, menos Carlos que como era muy grosero hasta maldijo a esa voz y ese pájaro. Ya sentían que no era solo una bruja sino varias, trataron de cerrar la humilde puerta pero de repente se metieron muchas manos en las rejas tratando de entrar.

Se decía que para que las brujas pudieran entrar a una casa, había que invitarlas y era imposible que entraran porque nadie las había invitado. De pronto se escucharon varias gallinas que se montaron en el techo como si fueran a bailar. No recordaba cuanto tiempo había pasado porque estaba pendiente de los niños chiquitos que estaban con la hermana en el otro cuarto, tratando de no ser persuadida por esa voz que intentaba entrar a la casa. Carlos continuaba maldiciendo y de repente se escucharon muchos gallos, hasta que uno de esas gallinas pesadas se cayó ya que el techo no aguantó su peso.

Lo bueno fue que se había caído en la parte de a fuera de la humilde casa, esa noche nadie pudo dormir por la preocupación. Yolanda estaba protegiendo sus niños, no quería que nada malo les pasara. Al otro día ella le contó a su amigo lo que ocurrió, él le preguntó si había seguido las instrucciones de pasar el bálsamo por los pisos mientras rezaba. Yolanda le contestó con toda sinceridad que no había pasado el bálsamo por el piso, que solo empezó a rezar.

El amigo le aseguró otra vez que las brujas solo podían entrar si ella las dejaba pasar, así que tenía que tener cuidado y hacer lo que le había mandado el amigo. Al otro día Yolanda, la hermana y Carlos empezaron a regar ese bálsamo por toda la casa con las rosas y comenzaron a rezar todo lo que podían. Pero poco después de los primeros rezos se escuchaban los aullidos de los perros que sonaban como si hubiesen visto a alguien pasar por ahí. Todos sabían lo que estaba pasando y tenían mucho miedo, pero Yolanda se había acordado del consejo del amigo.
Que no importara lo que pasara, siempre tenía que rezar y nunca parar. La situación no mejoraba todos escuchaban los mismo lamentos, llantos y como risas al mismo tiempo. Ya la situación se había vuelto insostenible nadie podía dormir bien y el pero miedo era que se llevaran sus niños. Para el otro día todos se reunieron para apoyar la idea de vender la casa y salir de esa horrible pesadilla humana. Todos estaban de acuerdo y las dos hermanas la vendieron por un precio muy económico.

Eran muy tontas e ingenuas y no sabían que la casa valía mucho más que lo que le dieron por ella. Pero a nadie le importaba el precio, ellos solo querían salir de esa casa de horror que solo había aterrorizado a toda la familia. Al mudarse de la ciudad de Naucalpan, la familia sentía un enorme alivio y todos estaban más contentos. Ahora no sentían ni escuchaban esas terribles voces oscuras, nunca supieron que era o lo que querían. Pero a pesar de eso Yolanda seguía soñando con su madre donde aparecían las brujas, tratando de entrar a la casa vieja donde vivían para llevarse las almas de sus niños.

Esa experiencia la había aterrorizada hasta ese punto, pero poco después bautizó los niños y empezó a rezar por el alma de la madre, sin importar si las brujas iban a aparecer. Ya ella se sentía más segura con su familia en el nuevo hogar.

brujas photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 6 Average: 4.3]

La sombra del internado

¿De qué trata?: Alejandra ha sido una mujer que desde niña ha sufrido muchos hechos bastante terroríficos. Una historia basada en hechos reales y que fue contada como testimonio en México

Personajes: Alejandra, Rosa, Sombra

La siguiente historia está basada en una experiencia real en la ciudad de Oaxaca México. Cuenta de una niña llamada Alejandra, que a la edad de diez años fue internada en un colegio de Oaxaca hasta que cumplió trece años. El ambiente era muy rígido, serio casi como militarizado y el colegio estaba rodeado por muchas matas y un viejo camino de tren. Lo primero que notó Alejandra al llegar al colegio, era una sombra que parecía ser más oscura que la noche.

Veía un hombre aproximadamente de dos metros y siempre estaba en la esquina del baño. Siempre aparecía cuando empezaba a oscurecer, solo Alejandra lo veía ya que las demás compañeras no notaban nada raro.

Por las noches eran tantas las ganas de ir al baño que Alejandra prefería aguantarse las ganas y terminaba orinando la ropa, la cama y hasta las cobijas olían mal. Con el pasar de los meses el colchón empezó a podrirse, la directora que se llamaba Rosa se dio cuenta, llamándole la atención en frente de todos las compañeras, todas empezaron a burlarse y reírse de ella.

Después de confesarle a la directora Rosa lo que realmente veía en las noches, divulgó que Alejandra en realidad era sonámbula para despistar a las niñas del colegio. Todas ya le tenían miedo a la pequeña, ninguna niña se metía con ella. Fue una situación donde ya ella no tenía amigas, haciéndose cada vez más solitaria.

Con el pasar del tiempo, descubrió que otra niña veía la sombra como ella y se ofreció acompañarla al baño cada vez que tenían miedo, sin aguantarse tanto tiempo las ganas de orinar.

Así transcurrieron los primeros tres años, hasta que en las vacaciones Alejandra visitó a su abuela y le contó toda la experiencia que había pasado. La abuela le dijo que tal vez era un chaneque, que se la pasaba molestando las niñas de su edad porque estaba enamorado de ellas.

Le recomendó que si lo veía otra vez y le decía que lo siguiera fuera solo con la intención de llevársela, que lo primera cosa que tenía que hacer fuera rezar. En el siguiente año a Alejandra le tocó otro dormitorio y pensó que ya la sombra no la seguiría, pero se dio cuenta que cuando iba al baño ahí estaba.

Ya la joven se armaba de valentía y no le hacía caso, hasta que un día en la madrugada la despertó una voz, parecía más un susurro. La empezaba a llamar por su nombre, Alejandra pensaba que era una de las niñas pero se dio cuenta que alrededor de ella todas estaban dormidas.

Esa voz que la llamaba provenía del baño, Alejandra caminó asustada hacia su litera tapándose de pies a cabeza. Un día la directora del internado organizó con unas niñas, encerrar a Alejandra en el baño y así fue. La pequeña se asustó mucho, porque ahí veía la sombra, pero se daba cuenta que en realidad no le hacía daño.

Empezó a gritar que la sacaran de ahí y después de varios minutos la directora le abrió la puerta. A partir de ese día Alejandra no volvió a sentir más miedo, enfrentado todas las noches con mucho coraje y valentía. Así pasaron los años y ya Alejandra se había convertido en toda una mujer estudiosa, no necesitaba nunca aprenderse las cosas de memoria, ella siempre prestaba mucha atención las clases y al regresar de la universidad se encerraba en su cuarto a repasar hasta la madrugada.

Al finalizar la universidad ya Alejandra se había convertido en una profesional, se casó y pasó muchos años hasta que se divorció. Desde entonces ella sentía una grande inestabilidad emocional y no sabía qué hacer con su vida, se volvió a enamorar de otro chico y con el pasar de los meses se dio cuenta que se había embarazado. Ella no lo pensó mucho y quiso interrumpir su embarazo, pero esa noche acostada en su cama apareció otra vez la misma sombra que no había visto por años.

Ahí estaba en frente de ella parado con un rastrillo en las manos, se encaminó hacia ella y le pasó ese rastrillo por el vientre. Ella se quedó privada y no sabía qué hacer, serró los ojos y los abrió otra vez, pero esta ya la sombra había desaparecido.

Pasaron algunos meses y Alejandra estaba pasando por otro mal momento, se había enfermado de la vesícula y tuvo que ir al hospital de emergencia. Esa noche fue muy larga para ella, antes de dormir empezó a sentir mucho frio y  trataba de abrigarse con dos sabanas.

Pero no le daban calor hasta que se quedó dormida con  las manos heladas, ella pensaba que se iba a morir hasta que logró dormir rezando. En el sueño que tuvo esa noche todo parecía como real, se encontraba ella en una selva  verde, caminaba por el luminoso bosque hasta que encontró una cabaña.

Al entrar podía ver con claridad un niño en la cama con una carita muy angelical de al rededor cinco años y al lado estaba un hombre. En el sueño le decía que estaba cuidado el niño y aun no era hora de que Alejandra estuviera con ellos. Ella se despertó de ese sueño muy pensativa, ese niño le parecía familiar y hasta sentía que podía ser de ella.

La operación salió excelente y ya Alejandra había vuelto a su vida normal. Volvió a empezar su rutina pero esta vez, no quería vivir sola y regresó donde sus padres. Un día ella estaba sentada en el porche de su casa con el teléfono en las manos, estaba hablando con  su amiga.

Cuando de repente escucha a alguien que le sibila, ella pensaba que era su hermano haciéndola una broma, pero se dio cuenta que él estaba dentro de la casa. La sombra era alta como unos dos metros y le parecía ver la figura de un chico adolescente como de dieciséis años.

Alejandra calculó el momento que salió embarazada, el niño que abortó ya hubiese tenido dieciséis años. Desde ese momento investigó las sombras y se encontró que habían muchos tipos desde las malas, hasta buenas y ella sentía que la sombra que la había acompañado toda la vida, siempre había sido una sombra buena que nunca la llegó a lastimarla.

sombra photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 6 Average: 3.7]

El difunto

¿De qué trata?: En Altamira México han sucedido muchas cosas paranormales. En esta historia basada en hechos reales se cuenta que Pedro tuvo sucesos muy espantosos ¿Que será lo que le espera en su trabajo en el cementerio?

Personajes: José, Mónica, Carlos

La fiesta del difunto

Esta historia está  basada en hechos reales más precisamente en Altamira México. Un señor de nombre José trabajaba en un cementerio, ese era para el señor la fuente de ingreso para su familia. El ofrecía servicios extras también como pintar las tumbas, limpiarlas y adornarlas. Un día su esposa se enferma y no tenía suficientes medicinas para poder comprarle.  Ya José estaba desesperado con los brazos cruzados, queriendo hacer algo pero no podía, había poca clientela.

Un día entra una señora al cementerio para rezar en la tumba de su padre y ponerle unas lindas flores. El señor José se le acerca, diciéndole que si quería otro servicio extra para el padre, ella se presentó, su nombre era Mónica, después se lo quedó mirando y le dijo que no era necesario. Entonces el volvió a preguntarle con más desesperación, explicándole que su mujer estaba enferma y que necesitaba hacer cualquier cosa para comprarle las medicinas. Mónica se conmovió y le dijo que le limpiara entonces la tumba del padre.

El agarró un cepillo y una esponja con jabón, empezó a lavar toda la tumba hasta que llegara la señora. Al otro día Mónica llegó puntual y ahí estaba José que en broma le dijo que ya su padre estaba limpiecito, la señora le sonrió y le entregó 200 mil pesos. Él no tenía para regresarle el vuelto, pero ella le dijo que no era necesario, que se quedara con el restante para poder ayudar a su esposa a comprar las medicinas que le hacían falta. Pero también le entregó otros veinte mil pesos y le dijo que le pusiera una vela a la tumba de su padre.

Que cada vez que el necesitaba de una ayuda le pusiera una velita y le empezara a rezar. El señor le hizo caso y empezaba a ponerle una velita, pero con el pasar de los meses se le olvidaba poniéndole solo una o dos por semana. Pasaron los años y José veía crecer a sus dos hijos de una forma muy rápida. Los niños necesitaban inscribirse uno en el colegio y el más pequeñito en el kínder.  Ya le había comprado el uniforme los zapatos y las mochilas, pero le faltaban los útiles escolares.

La mujer ya había gastado todos sus ahorros para comprarles esas cosas, entonces él se acordó del consejo que le había dado Mónica hace años atrás. Compró con el último dinero que le quedaba una velita para el señor de la tumba y se la puso. Su horario de salida era siempre a las 6.00 de la tarde, ya eran las 5.40  y José estaba empezando a dudar del viejo consejo. Tal vez era porque tenía tiempo sin ponerle una velita al difunto y por decepción a ser olvidado no quería ayudarlo.

Pero cuando se hicieron las 5.54 José escuchó un pito, se encaminó hacia la entrada, le pareció raro que vinieran para un entierro si no habían pedido el servicio. Entonces a medida que se fue acercado vio que era una pick up, se bajó un joven de piel blanca y cabello oscuro, con camisa de cuadros y un pantalón se bajó. A simple vista se veía muy simpático y amigable, José le preguntó si quería que lo ayudara. Le explicó que él trabaja ahí en el cementerio, entonces el joven abrió la parte de atrás y sacó unas cajas de cervezas.

Le dijo que si podía ayudarlo a llevarlas hasta una tumba con rejas hecha de mosaicos. Él lo ayudó y el joven lo agradeció entregándole 500 mil pesos, el señor le dijo que no tenía para devolverle lo que sobraba. El joven le dijo que no importaba, que se quedara con el sobrante porque lo necesitaba más. Al día siguiente en el cementerio llegó una familia, estaban todos tristes, porque le preguntaron a José quien había ido para la tumba de este chico a tomar.

José les explicó que el día antes había llegado un joven en una pick up, le había pedido el favor de llevarle esas cajas de cervezas cerca de la tumba. Entonces una señora en ese mismo momento le sacó un teléfono enseñándole una foto y le dijo que si ese era el chico que había visto. José le dijo que si era él. La señora le confirmó que esa era su hermano Carlos, que murió el año pasado en un accidente de tránsito. El señor se quedó perplejo al escuchar la señora decir eso, porque hasta había recibido su dinero.

Entonces todos empezaron a decir que  Dios le había dado permiso para festejar en su propia tumba. Desde ese momento supieron que ahí se celebraba cada año la fiesta del difunto Carlos. Pero la historia no termina aquí, tiempo después José se dio cuenta que en cada festividad que había del año Carlos visitaba su tumba. Siempre traía cervezas y velas. Después de la primera vez que lo conoció  en su cumpleaños, pasaron meses y se hizo navidad. José siempre tenía la costumbre de festejar navidad con su familia en la casa.

Pero después se iba en las tardes para cerrar las puertas del cementerio, siempre tenía que vigilar las tumbas porque muchas veces la gente mala la profanan. Ese día de navidad José se acercó a la tumba de Carlos y se quedó petrificado viendo la figura del joven difunto. Era el sin duda alguna y esta vez le quería dejar un mensaje a los familiares más cercanos. Le dijo a José que deseaba pasar la navidad con su hermana que era la única cercana a él, ya que sus padres ya habían muerto hace años. Entonces José le aseguró que su mensaje iba a llegarle a su querida hermana.

Al día después José se dirigió a la casa de la familia de Carlos, se saludaron y este le dijo que había encontrado otra vez a su hermano en el cementerio. Le dijo que la única forma de poderlo ver era en cada festividad a las 12 de la noche. Ella sorprendida le hizo caso le creyó y desde ese momento su esperanza era de verlo en la próxima festividad y después hacerle una misa para que agarrara camino definitivamente, sin que su alma estuviera vagando aun en la tierra.

cementerio photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 5 Average: 4]

La muerta del árbol

¿De qué trata?: Una historia de terror que inicia en Ecuador. Lo terrorífico del caso es que está basada en hechos reales que te dejarán con los pelos de punta ¿Preparado para el terro?

Personajes: María, Rebeca, Carlos

Esta historia de terror está basada en hechos reales en Ecuador. Cuenta de una familia que buscaba donde vivir porque se casaron a temprana edad y no tenían una casa propia. Entonces buscaron ayuda y se quedaron en la casa de la abuela del padre de familia. Pero cuenta María una de los hijos de la pareja, que ni a ella ni a los hermanos le gustaba quedarse ahí. La abuela hacia retiros, amarres y otras clases de brujerías.

La familia no tenía otra opción que quedarse ahí, se tenían que aguantar por un tiempo, siendo una familia muy humilde. María tenía un hermano que cuando cumplió trece años tuvo que ir a trabajar con el papá de albañil, para ayudarlo con los gastos de la casa.

Mientras que María y su hermana se quedaban en casa con la abuela, para ayudarla. Ella tenía como once años y la hermana nueve. Después de un tiempo la familia reunió un dinero, para construir una casa propia y mudarse de.

Pasó un año y ya la casa estaba lista, per los hermanos contaban que estando ahí, escuchaban ruidos muy raros como llantos y silbidos. Se lo contaron a los padres, pero ellos no le prestaron mucha atención por el cansancio del día de trabajo. Ellos trataron de escuchar esos ruidos, pero no escuchaban nada.

La mamá de María le decía que tal vez eran sus alucinaciones por estar tanto tiempo con la abuela. María creció pero después de muchos meses ella seguía escuchando los mismos ruidos extraños, mientras que los hermanos trabajaban María se quedaba cuidado a su hermana menor.

Al cumplir ya un año en la casa, llega la abuela paterna a visitarlos y la invitaron a comer. Al terminar de comer la abuela se puso a recorrer la casa y le llamó bastante la atención un árbol. Un aterrador árbol, la abuela les confesó con mucha preocupación que cuidara a su esposo, que podía ayudarlos limpiando la casa.

A la mama y al esposo les molestó las palabras de la abuela, le dijo que dejara la brujería mientras que la abuela se fue molesta de ahí diciéndole que si no actuaban pronto, lo iban a lamentar después. Un día la hermana menor se enfermó y empezaron a escuchar otra vez las voces, pero esta vez eran risas.

La mamá no podía salir de la casa por cuidar a su otra hija así que le pidió a María que fuera a comparar unas cosas al mercado. Pero cuando regresó María, la mamá empezó a regañarla, diciéndole que porque no había ido a comprar las cosas. La hija mayor le explicó que si había ido y que ahí estaban las cosas y el dinero sobrante. La mamá le preguntó que quien era  entonces la niña que estaba corriendo por el patio, escondiéndose debajo del viejo árbol riéndose.

Una noche nadie podía dormir, por la tormenta fría de esas que se da en Ecuador. De repente todos escucharon unos golpes en la puerta, muy fuerte y unos llantos de una chica desesperados y escalofriantes. Los esposos se miraron y los dos pensaron lo mismo, que era toda obra de del trabajos de brujería que hacia la abuela. Al día siguiente él fue para la casa de la abuelita, diciéndole que dejara de hacerles brujería. La señora le explicó que no era ella,  en esa casa vive el alma de una chica rencorosa que necesitaba descanso, que podía pasarles algo a sus hijos, él no le quiso creer y se fue.

Pasaron las semanas y el padre adoptó unos comportamientos extraños, dejó el trabajo y empezó a tomar mucho, llegando a tratar mal a su mujer. El hijo mayor era ahora quien se hacía responsable de la casa. Cuando el padre empezaba a tomar, se daba cuenta que había una chica con un vestido sucio que le empezaba a hablar y lo llamaba “Carlosss”, pero ese no era su nombre.

La mujer se daba cuenta que cuando tomaba su marido, había una sombra cerca de él, la esposa le preguntaba, pero el negaba haber visto a alguien por miedo. Ella empezó a dudar mucho de todo lo que estaba pasando, no era normal la actitud de su marido…ya le estaban robando el alma.

La mujer quiso hablar con la suegra ella le dijo que podía ayudarlos a todos, que iba a utilizar su brujería y unas cuantas velas y flores para invocarla. Fueron a las once de la noche y la abuela logró ver la escalofriante alma de la joven que solo pedía que buscaran a un tal Carlos, ella no podía descansar en paz porque a los 25 años la mataron por no andar con el amigo de su primo, ella los amenazó por lo que le habían hecho y el amigo la quiso matar, enterrándola después en un terreno lejano.

Después de eso, la mujer fue a casa de los padres de la chica donde le contaron que su niña había desparecido hace 25 años y que no podían creer que la habían violado, que su alma no podía descansar en paz. Entonces le hicieron una reunión junto a su viejo amor llamado Carlos, la abuela le aconsejó que debieran llamar a un cura para que quitaran el árbol de ahí y buscar el cuerpo de Rebeca para poderla meter en una verdadera tumba, rezarla y que agarrara camino.

Le hicieron toda la ceremonia correctamente, cuando de repente todos miran a una figura femenina, le pide disculpas a Carlos que no era su culpa el rencor que tenía  y que ella lo amaba, que aceptaba la propuesta de matrimonio que le había hecho hace 25 años.

Mira a sus padres con amor y les confiesa que ahora por fin desde que murió, ya no se siente pertenecer al mundo terrestre. Su alma pudo descansar en paz y desde ese entonces no volvieron a escuchar esos llantos, esas risas. El esposo se pudo recuperar de esa posesión extraña y en el hogar se empezó a respirar por primera vez una verdadera paz.

arbol photo

 

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 3 Average: 3]

El teléfono negro

¿De qué trata?: Basado en hechos reales, José, el protagonista ha pasado por varios sucesos inexplicables que le hicieron entender muchas cosas de las que sucedían en casa de sus Abuelos.

Personajes: José, Carlos, Prima, Los abuelos, Padres.

Esta es una historia de la vida real, cuyo protagonista llamado José prefirió estar en el anonimato, en el año 1982, en el mes de enero,  viaje a casa de mis abuelos, los cuales residían en la ciudad de Tucumán, yo regresaría a este sitio por primeras vez, después de que junto con mis padres nos fuéramos a vivir a Buenos Aires en Argentina el motivo de la visita fue que mis padres querían un rato sin mí.

Mis abuelos eran personas chapatas a la antigua, motivo por el por el cual yo me aburría en su casa, cuando era la hora de la siesta, me querían obligar a dormir con ellos, pero yo era un niño con mucha energía, solo quería jugar, entonces espere a que ellos se durmieran y cuando esto sucedió, decidí a salir a jugar.

Recorriendo el corredor de la casa de mis abuelos, vi una habitación con la puerta cerrada, me llamaba mucho la atención porque mi abuelo tenía prohibido que alguien entrara al cuarto, esto para mí era un motivo más para entrar. La habitación era de un tío llamado Carlos. El mismo había desaparecido cuando era un joven universitario, después de pensarlo por un rato, decidí entrar a la habitación. Esta era pequeña pero cálida, la cama estaba arreglada, a un constado estaba una guitarra, del techo colgaban aviones de juguetes. La habitación en realidad estaba llena de juguetes.

Era una habitación considerada el paraíso para los niños, curioseando observe una caja que estaba en lo alto, de esta se alcanzaba a observar un balón de baloncesto y una raqueta. Decidí subirme a la cama para alcanzar la caja, al bajarla me dio curiosidad saber que tantos juguetes habían, pero en esta no solo habían juguetes, también se encontraba un aparto de color negro, un teléfono para ser exactos, tome el tubo del teléfono y lo lleve hasta mi oreja, en ese momento escuche la voz de un hombre decir hola, asustado lance el teléfono al suelo y salir corriendo.

Me dirigí al patio de la casa con mucho miedo, pero luego recordé, que el cuarto había quedado desordenado, mis abuelos se darían cuenta que estuve ahí, con mucho valor regrese a la habitación, rápidamente recogí todo y lo deje en su lugar, me fui al cuarto de mis abuelos y me acosté, en ese momento por mi mente solo pasaban imágenes de monstros, pero poco a poco me quede dormido.

Al despertar escuche las voces de mis padres conversando con mis abuelos, en ese momento no comente nada, al llegar a mi casa en horas de la noche, le conté a mi mamá lo que me había sucedido, ella me regaño y prohibió entrar al cuarto de mi tío, seguidamente le pregunte ¿de quién era esa voz? Y ella me dijo que lo que había escuchado había sido parte de mi imaginación. Al pasar los años yo iba creciendo, ya era todo un adolecente, el cual estaba terminando los estudios en la secundaria, durante ese tiempo nunca comente lo sucedido, me centre en que solo había sido un sueño.

Una noche me encontraba en una boda con una prima, esta era cuatro años mayor que yo, ella estaba acompañada de un amigo,  juntos decidimos salir de la recepción por un rato, el amigo de ella empezó a contar relatos de terror, su intención era asustarla, pero lo que ninguno de los nos imaginábamos, es que ella también contaría uno.

Su historia comenzaba cuando era una niña, se encontraba recorriendo la casa de los abuelos, para ese entonces aún estaba el tío Carlos, este la consentía mucho,  conto que un día estaban jugando el cuarto de tío, pero que a él lo llamaron a comer, ella se quedó sola,  en ese momento sonó un teléfono negro, ella observo que el mismo no estaba conectado a ningún cable.

Por lo tanto pensó que era un juguete, decidió contestar llevando el tubo del teléfono a su oído, fue entonces cuando escucho una respiración y una voz molesta que le dejo, tú no eres Carlos ¿Quién eres? Asustada salir corriendo de la habitación, le contaba a todos lo que había sucedido, al mismo tiempo todos intentaban calmarme, después de un rato se le acercó tío Carlos, este le comento que no tuviera miedo, que ese teléfono era un juguete, pero mi prima no le creyó.

Al ella terminar su historia, decidí comentarle que había vivido lo mismo años atrás, en ese momento el amigo de mi prima se regresa a la boda, estando los dos solo, entre en confianza y le conté y mi historia, sorprendidos, pensando que solo nosotros habíamos vivido ese acontecimiento, mi prime decidió buscar a su mama, con la finalidad de preguntarle qué pasaba con ese teléfono negro.

Tía nerviosa ante la pregunta nos evadía, pero debido a nuestra insistencia no comento, que su hermano Carlos,  de pequeño decía que tenía un amigo de otro mundo, para ese entonces todos pensaban que era un amigo imaginario, le preguntaban que si ya había visto a su amigo y él contestaba que no, que solo se comunicaba con él a través del teléfono negro, constantemente mencionaba que su amigo vendría a llevárselo a conocer su mundo.

La desaparición de Carlos fue en el año 1978, se encontraba estudiando el tercer año de derecho, sus amigos había comentado que su desaparición fue extraña, también comentaron que una noche habían salido y que Carlos les decía, que pronto vendrían por él seres de otro mundo, de regresó a sus casas,  todos observaron una luz que bajaba del cerro, esta era luminiscente, todos estaba excepto Carlos, él decía que solo era un aviso, que pronto vendrían a buscarlo.

Con el tiempo Carlos desapareció, hoy todos pensamos que él se debe de encontrar, en ese otro mundo del cual el tanto hablaba,  y que debe estar bien, a pesar de su extraña desaparición no se comentó más nada, pues era una época en la que muchos jóvenes desaparecían por otras razones.

llamada photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 3 Average: 3.3]

El demonio del mercado

¿De qué trata?: Una interesante historia que capta de forma exacta qué tan poderosas son las energías. Con esto se hace referencia a que las negativas son las más potentes y son capaces de causar eventos desalentadores. Es posible que sean tan intensas como la fuerza de un imán atrayendo lo maligno.

Personajes: Fren, mujer desesperada, hombre vagabundo, indigente del mercado, Franchis, Canelo, Gerardo, la abogada, mujer embarazada, bud espíritu maligno, coordinador de talleres, compañera lectora del tarot, su familia (hermana y padres).

La historia relata a una mujer desesperada por cuestiones laborales, que por causa de sus patrones había tenido inconvenientes. Se trataba de una indemnización, en el cual llevaba a cabo por ser despedida injustamente. Se sometió a un proceso difícil y estresante al acusar a las autoridades, demandando a los recursos humanos. Dichos problemas la hicieron caer en angustia y como resultando se la pasaba maldiciendo a los que fueron sus empleadores. Su novio Fren quien ya estaba preocupado, le sugirió que despejara su mente en alguna actividad. Un taller de papel en la Casa de la Cultura fue en lo que se inscribió. Ubicado en el mercado Belardo Rodríguez a unas cuadras atrás de la Catedral Metropolitana.

Todo parecía normal hasta que recibió una llamada de su abogada indicándole que debía preparar sus testimonios y pruebas. Durante ese mes de noviembre, su pareja por ser músico tenía que ausentarse por 2 meses y cumplir con una gira. Estuvo de acuerdo, pues sabía que se mantendrían comunicados diariamente, sintiéndose segura de su relación por ser estable y unida.

A los 2 días de que su novio había partido, fue a la clase de taller, en donde aprendería a realizar papel con capas de cebolla. Sin embargo, las olvidó y tuvo que bajar al mercado para comprar algunas.

En el momento en el que estaba disinces Dirigiéndose al puesto, ve que junto a ese sitio, se encontraba un hombre vagabundo con  aspecto deplorable, haciendo caso omiso continúa caminando. Para acortar el trayecto pasa por un pasillo largo y solitario, al final de este detalla algo que la desconcertó. Ve al mismo hombre sentado a lo lejos, sabía que era él por lo siniestro que parecía. Entendía que estuvo ahí desde hace rato, siendo ilógico pues no podría haber llegado antes que ella. Lo más característico del sujeto además de su apariencia, eran las uñas de los pies y las manos como garras. Tratando de no observarlo, camina rápidamente sin mirar atrás, asegurándose que no le haría daño por otras personas estar cerca.

No sabía que detrás de aquel encuentro, se escondía algo perjudicante que tentaría contra su vida. El suceso se le fue olvidado a causa de que recibió una llamada de su abogada pidiéndole reordenar los argumentos. Su anterior jefa había declarado algo falso, expresando que ella la había empujado por las escaleras. Demostrando de tal forma haber atentado contra el bebé para que lo perdiera.

Esa noche llegó a su casa con rabia y odio acumulado hacía aquella mujer que la había acusado inmoralmente. Pensaba en ese ser despiadado hasta que se quedó dormida, pero tan solo 3 horas después despertó sobresaltada. Una pesadilla fue el causante de su repentino susto, en eso dirige su mirada al frente. Denota a su gato que se encontraba mirándola y ronroneando, lo cual era inusual ya que dormía en la sala. Se había relajado un poco de manera inesperada al sentirlo cerca, dejando las preocupaciones a un lado. Noches posteriores a esa igualmente había tenido pesadillas de las cuales con la ayuda de su gato Franchis lograba despertar.

Una noche, tuvo una pesadilla en la que se le había presentado aquel mismo indigente del mercado. Todo comenzó cuando su profesora la envió por más material a un cuarto lejano, mientras caminaba ve que ahí se encontraba el sujeto. El  mismo le notifica tener algo importante que decirle, algo muy malo que estaba sucediendo y tenía que saberlo. En eso, le dice que lo siga hacía un pasillo oscuro hacía una habitación, por ser tan delicado lo que tenía que contarle. Sin embargo, al llegar a ese sitio, el personaje quería ir aún más lejos, a otra más oscura. Cada vez que caminaba sentía una incomodidad, provocando que se detuviera por la carga de terror. Pensaba en su familia, en su novio, sus amigos temían por su seguridad y la de sí misma.

El ser con aspecto atemorizante, le expresaba que no caminarían mucho y que cuando llegaran le diría lo que sucedió. A medida que iba percatándose de que se hacía más oscuro aquel pasillo, algo la hizo expresar “ya no voy a caminar”. Empezó a protestar contra él, dándole a entender que no lo seguiría más. Mientras escapaba, el espectro le gritó unas palabras inquietantes “de todas maneras vas a estar sola”. Al despertar, su gato estaba junto a ella con un comportamiento que la hizo analizar que él percibía algo. Al estar ya consiente denota un fuerte dolor en el rostro, la habían herido haciéndola sangrar.

A partir de ahí, todo empezó a decaer, ya su novio no se comunicaba con ella, ni le caían las llamadas. En sí, con ninguno de sus conocidos se podía contactar, causando que no supiera qué hacer. Aislada de todos, se empezó a dar cuenta de que algo malo estaría por ocurrir. Cada día que pasaba, era otro en el que no sabía el paradero de Fren y eso la inquietaba. Pronto empezó a cuestionar la relación y especulando acerca de dónde estaría. Escuchó un ruido horrible en la sala, dirigiéndose vio extrañada que a su gato le habían dado una paliza. Lo llevó al médico que en términos generales le salvó la vida, después de administrarle medicinas e internarlo para revisión.

Sus sospechas se iban confirmando, aquel ser era el causante de sus acontecimientos malignos. Así no tuviese a su gato para protegerla, estaba dispuesta a luchar. Estando en la calle un perrito se le acerca y al llevárselo todo volvió a normalizarse, recibió llamadas de su novio y salía con amigos. Él le hizo énfasis en que el celular de ella era el que había estado fallando, entonces decidió contarle.

El coordinador la llamó para notificarle el nuevo curso de meditación, el cuál ella aceptó ir. Se empezó a sentir mejor y libre de pesadillas, sabía que Canelo (el perrito) la estaba ayudando con su compañía. Una tarde sale con amigos y la profesora de meditación, con quien se queda hasta más tarde. Antes de irse, su maestra le notificó que traía detrás de ella, un ente oscuro, algo que le quería hacer mucho daño. Su energía era potente lo cual luchaba y una presencia inocente en su casa la protegía, por ahora.

Días después una compañera le leyó el tarot por llamada, ahí fue donde le contó la causa. Una mujer que estaba embarazada le echó un mal espíritu por brujería, esas personas sabían que sus pruebas eran verdaderas. Nuevamente perdió la comunicación con todos, hasta que Gerardo un compañero de hace tiempo se comunica. Ella aceptó, donde su visita fue a la Catedral Metropolitana por su afinación por el centro histórico.

Al encontrarse en el campanario, las campanas empezaron a sonar, sintiéndose tranquila y que un gran peso se quitaba de encima. En ese momento, gracias aquel sonido que emitían, espantaron a los espíritus, incluyendo a ese que la perseguía. Ese ente era un Bud que se encuentran en todas las partes de mundo, alimentándose de aquellos que emiten energías negativas. Por eso hay que mantener una actitud positiva ante las circunstancias difíciles.

demonio photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 8 Average: 2.8]

La carretera

¿De qué trata?: José Martínez  vivía en el Estado de Veracruz, su trabajo consistía en sembrar maíz y cuidar de animales. En esta historia pasará por varias aventuras terroríficas que cambiarán su vida.

Personajes: José Martínez, Don Servando, Sugey, El caballo, Los peones, El tío de Sugey, El Chofer, El perro con cuerpo de hombre.

José Martínez  vivía en el Estado de Veracruz, su trabajo consistía en sembrar maíz y cuidar de animales. Al pasar el tiempo comenzó a salir sentimentalmente con una joven que conoció en Jalapa, Veracruz, en donde trabajaba en la finca de un gran narcotraficante, el cual era el papa de su novia, Don Servando era su nombre.

José antes de empezar a salir con la hija de Don Servando, decidió pedir su autorización, con la finalidad de no tener problema alguno con su patrón. José descubrió que Don Servando era una persona tranquila, lo cual le sorprendía debido a que este era narco.

Una noche los tres se encontraban en el DF y tenían que dirigirse a Puebla, debido a que estaban invitados a una boda, en donde Don Servando era el padrino, el acontecimiento se efectuaría en la noche, por motivos de seguridad. Debido a que el matrimonio era de unos narcos. José no estaba muy entusiasmado por asistir, pero Sugey termino convenciéndolo, el evento se realizó en una finca, la fiesta era muy entretenida.

Pero José y Sugey querían pasar un rato a solas, decidieron salir del salón, y dirigirse a una pequeña bodega que se observaba a lo lejos. En esta solo había comida para los animales y paja, la cual serviría como un objeto cómodo  para satisfacer sus placeres sexuales.

Al pasar un rato, observaron en la entrada de la bodega un caballo negro, esto les dio miedo, pero José pensó que tal vez este se había escapado, Sugey seguía angustiada, así que decidieron regresar, en el camino escuchaban relinchos de algún animal, las plantas y ramas de los árboles se movían, además comenzaron a oler fuertes aromas, como si un animal hubiera muerto.

Al llegar al salón de la fiesta, se dirigieron a la mesa donde estaba Don Servando con su familia, junto a la misma se encontraban dos peones de la finca, estos decidieron comentarle que uno de sus caballos, se había escapado y que era de color negro. Los obreros sorprendidos les dijeron que en esa finca no había ningún caballo de color negro, pero José y Sugey insistían.

Uno de los señores que estaba en la mesa, les comento, que ese era el caballo del antiguo dueño de la finca, Don Recinto, este había muerto en manos de 5 de sus trabajadores junto con su caballo, todo sucedió el día de paga, Don Recito regresaba en su caballo con una bolsa de oro, los obreros lo estaban esperando.

Al verlo, de inmediato comenzaron a disparar, este callo de su caballo pero aún seguía con vida y lo único que hizo en sus últimos minutos de vida fue maldecir a sus peones, uno de ellos agarro un hacha y sin titubear le corto la cabeza. Algunos vecinos comentan que han visto a Don Recinto por estos lugares junto con su caballo buscando su dinero.

Sugey  estaba completamente asustada e insistió que se quería ir, uno de sus familiares le comentaba que lo mejor era que se quedaran. José tampoco se quería ir, pues al llegar al DF tenía que agarrar otro autobús a  Veracruz. Uno de los tíos de Sugey comento que él los  llevaba al DF, pero José decidió quedarse, ya que  había visto un taxi de Veracruz en la entrada, fue a buscar al chofer para ver si lo llevaba de regreso.

Este era un joven de unos 22 años aproximadamente, también se encontraba algo tomado. Pero su estado no impidió que se arreglara para emprender el camino de vuelta. Don Servando y Sugey se regresaron con un familiar y José se fui con el taxista. Aproximadamente a unos 45 minutos de trayecto decidieron parar a comprar unas cervezas y cigarros, no duraron mucho tiempo, por lo que enseguida regresaron a la carretera.

A unos km volvieron a parar,  estos tenían ganas de orinar. José y el chofer  estaban orinando cuando de repente escucharon un golpe dentro del caro, se les hizo raro y decidieron revisar pero todo estaba bien, volvieron a la carretera para continuar su trayecto, más adelante se escuchó de nuevo el golpe, pararon para revisar el carro, esta vez se dieron cuenta que el carro no tenía aceite en el área de la dirección por lo que no podrían seguir.

Estando a mitad de carretera decidieron esperar a que saliera el sol para pedir ayuda, el chofer se quedó dormido y José estaba casi igual, hasta que escucho las patas de un animal, se asustó un poco pero pensó que no era nada,  observo la luna, esta era grande y brillante.

Al poco tiempo volvió a escuchar a un animal, parecía un perro, pensó que este lo más seguro se había perdido y decidió bajar del carro para irlo a buscar, para su sorpresa la luna ya no brillaba igual. Las nubes la estaban tapando, ya no escuchaba al animal, pero si encontró a un hombre alto, de piernas largas, robusto, su cara parecía la de un perro bóxer y su lengua larga le colgaba.

José se sentía paralizado, no podía mover ninguna parte de su cuerpo,  de inmediatamente comenzó a rezar la única oración que se sabía, el padre nuestro, 3 veces lo rezo y fue en la tercera cuando ese hombre extraño desapareció y recupero la movilidad de su cuerpo.

José regreso al carro, intento quedarse dormido y así sucedió, al amanecer el chofer lo despertó, no se acordaba de nada de lo que había sucedido, intentaron prender el carro y este afortunadamente prendió. Más adelante pararon en un restaurante para desayunar, mientras esperaban sus alimentos se les acerco un cachorro el cual pedía alimento por medio de unos pequeños alarido.

Fue entonces cuando el chofer y José recordaron todo lo sucedió. José comento que ese era el ruido que había escuchado anoche, le conto al chofer todo lo que había vivido, este le respondió que él también había solado con ese animal, con que aruñaba el carro con sus garras.

Pero José sabía que él no lo había soñado, al contrario él lo había vivido, ya más tranquilo recordó lo que aquel señor le comento en la boda, que aquel que ve a Don Recinto con su caballo,  tiende a vivir alucinaciones. El no sabía si todo lo sucedido fue eso una alucinación, pero lo que si es seguro, es que desde ese día ya no volvió a viajar de noche.

CARRETERA photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 5 Average: 3.6]

El gallero del diablo

¿De qué trata?: Una historia terrorífica que data acontecimientos que vivieron algunos personajes. Antonio Morales fue quien enfrentó todo con el Gallero del Diablo.

Personajes: Antonio, Morales, El Compadre, Los dos hijos, El abuelo, El narco, La hija del narco

Esta es la Historio de Antonio Morales, recuerdo que todo comenzó cuando asistí a una pelea de gallos, en Aguas Calientes (México) ese día llevaba 10 gallos de los cuales 2 perdieron la batalla, al terminar todo decidí ir a comprar a 2 gallos más para regresarme con 10 nuevamente, pero los 2 que yo ya había apartado el dueño los había vendido, pues le habían ofrecido el doble.

Al tiempo me encontraba en una tienda, estaba cancelando mis artículos en el cajero, sentía que alguien estaba atrás de mi observándome, fue entonces cuando voltee, había un hombre, el cual me dijo ¡ya no saludas a los amigos! yo no lo conocía, por lo tanto seguí mi camino, cuando iba de regreso a mi casa sentía que me estaban siguiendo, al voltear me di cuenta que era la misma persona, pare y le pregunte ¿Qué quieres de mí?

El hombre me comentó que necesitaba que lo ayudara a escoger unos gallos para una pelea, nunca nadie me haba pedido ayuda, así que decidí ayudarlo, más aun cuando me di cuenta que el pobre no sabía nada de gallos, cuando ya me regresaba, el hombre me pidió que por favor lo apadrinara en su primera pelea, me sorprendió al ver que todas las apuestas las gano, ese día le di mi número telefónico, esperando que no me llamara.

Al pasar el tiempo me llamo para invitarme a la feria de Veracruz, me volvió a pedir el favor de que le escogiera unos gallos, con los cuales volvió a ganar, desde ese día nos volvimos buenos amigos, tanto así que nos convertimos en compadres, él era el padrino de mis hijos, corrió con todos los gatos del evento, pero lo extraño fue que no entro a la iglesia.

Al pasar los días comencé a tener problemas económicos, yo era comerciante y en los ratos libres apostaba con mis gallos, pero ya no me estaba yendo bien, tenía que mantener a mis dos hijos y a mi abuelo, ellos eran mi única familia.

Un día mi compadre me ofreció trabajo, yo acepte este sin preguntar de que trataba, al principio solo me encargaba de cuidar los gallos, a los pocos días me invito a su casa, esta era grande, llenas de lujos, pues su trabajo como santero le daba para esto y mucho más, mi compadre cobrara por su trabajo de 2000 a 2500 dólares.

Paso un tiempo que no fui a trabajar, pues mi abuelo estaba muy enfermo, tristemente el murió, su entierro fue algo muy humilde, regrese a trabajar a los 10 días del sepelio, las cosas ya estaban cambiando, ya no solo me encargaba de los gallos, mi compadre a veces me enviaba a vigilar los cementerios, específicamente las tumbas de ladrones, narcos, asesinos, violadores, pues decía que los huesos de estas personas eran muy valiosos, yo me encargaba de pagarle al que se encargaba del cementerio, para que nos permitiera profanar las tumbas de los mismos.

Mi compadre me hablaba de sus santos pero yo no le prestaba mucha atención, a los días regresamos a las ferias, donde él seguía ganando, el nunca perdía una pelea, yo siempre decía que era suerte, pero el respondía que tenía un santo que lo ayudaba, este le decía que días jugar y a que colores apostar.

Al regresar a su casa, las personas lo estaban esperando para sus trabajos como santero, los cuales ya estaban cambiando, ahora tomaban licor, sacrificaban animales e invocaba santos, fue en ese momento cuando me involucre aún más en todo eso, a los pocos días me enviaron a profanar la tumba de un capo.

También tuve que comprar varias cosas, entre las cuales había un toro, al regresar mi compadre me comento que su familia había decidido rayarme, yo estaba muy agradecido pero no podía aceptar, debido a que esto saldría muy costoso, lo sabía porque ya había comprado todo lo que se necesitaba y era mucho dinero, mi compadre me dijo que era un obsequio por mi gran trabajo, además decía que sus santos lo apoyaban, ese día no solo me rayo, también me entere que sus santos en realidad eran demonios disfrazados.

Después de me rayaran mi vida cambio, yo adquirí grandes poderes, hasta realizaba mis propios bautizos,  un día el compadre recibió una llamada, era un narco que solicitaba sus servicios, el compadre acepto, al pasar este hombre a la casa, nos dimos cuenta que traían a una hermosa mujer atada de pies a cabeza, este nos dijo que era su hijas y que estaba poseída, esa fue la primera vez que estuve presente  en un exorcismo, al pasar varias horas el demonio por fin salió del cuerpo de la joven, al mismo lo metimos en el cuerpo de uno de los gallos, con la finalidad de poderlo controlar y utilizar para otros fines.

El narco le ofreció oro, armas y drogas a el compadre por su trabajo, mientras que a mí solo me pidió el número telefónico, con el pasar del tiempo mi compadre me dijo que tenía que realizar un trabajo grande, para el cual yo aún necesitaba muy experiencia, ese día me solicito que lo dejara solo, pues él tenía que acabar con una familia entera.

Yo tenía dos hijos a lo que casi no veía y fue ese día que me di cuenta que no quería que ellos formaran parte de esa vida, me encomendé a dios, solicitándole una señal que me permitiera dejar ese mundo, fue entonces cuando me contacto aquel narco, diciendo que necesitaba de mi ayuda en una de sus entregas de drogas que me pagaría muy bien, fue entonces cuando entendí que esa era la señal.

Cuando me dirigía al punto de encuentro, recibí una llamada de mi hijo mayor, este me decía que su abuelo había mandado a un amigo a decirme que me cuidara, lo raro es que mi abuelo estaba muerto, pero fue en ese momento cuando escuche unos disparos, los cuales venían desde el punto de encuentro.

Decidí acercarme y para mi sorpresa todos estaban muertos, fue entonces cuando me di cuenta que ese pudo a ver sido mi destino, ese día me fui con mis hijos, no me despedí de nadie, y deje el mundo de la santería.

vaquero photo

 

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 35 Average: 3.5]

El Atajo

¿De qué trata?: Es increíble la historia que ha vivido Ricardo en su vida. Un atajo el cual le hizo entrar a un mundo paranormal, creía que estaba en algo irreal, pero lo cierto es que se trataba de algo espeluznante y real.

Personajes: Ricardo, El cazador, La niña, El Perro, La esposa, El Doctor

Ricardo, había paso miles de veces por el mismo camino y aseguraba que lo conocía perfectamente como a la palma de su mano. Conducía todos los días por allí para llegar a la ciudad donde trabajaba y posteriormente para regresar a su casa. El mismo prefería conducir 160 kilómetros todos los días que en vez de alquilar una casa o apartamento en la ciudad donde trabajaba. No quería dejar su aldea natal ya que le traía muy buenos recuerdos de infancia.

Sin embargo, si quería superarse profesionalmente debía salir de allí, ya que solamente era una aldea para vivir, por esa sencilla razón prefería conducir todos los días en vez de alquilar un apartamento en la ciudad.

Los faros de su automóvil alumbraron un pequeño camino el cual comunica con anterioridad al pueblo con la ciudad, pero con la construcción de la autopista este camino quedo en el olvido. Ricardo no había pasado por este camino hace mucho tiempo y esto le dio curiosidad, aparte que le ahorraba tiempo de camino para llegar a su pueblo, también recordó que le había prometido a su esposa llegar a tiempo para cenar con sus padres por lo cual decisión tomar este camino. ¿Pero llego a tiempo?

El atajo estaba oscuro y tétrico. Los faros alumbraban el camino totalmente oscuro y tenebroso como si se tratara de un bosque abandonado. Ricardo empezó a observar visiones a medida que avanzaba por este atajo, por lo cual respiraba hondo para evitar tener miedo.

Kilómetros más adelante se le apareció un caballo al lado de su coche y sin jinete como si se tratase del mismo diablo empujándolo, el caballo desapareció a medida que avanzaba y entre el bosque, luego apareció una niña en la carretera la cual cuando los faros del coche le alumbraron los ojos eran totalmente oscuros para luego desaparecer entre los arbustos. Ricardo pensó por un momento regresar a la autopista, pero el camino era muy angosto por lo que decidió tomárselo como jugarreta de su subconsciente y seguir por este atajo.

A mitad de camino le apareció un hombre alto, con barba y su escopeta, era un personaje totalmente oscuro para Ricardo, donde Ricardo susurro Dios mío es el cazador. Ricardo detuvo su coche para mirar si en verdad era un cazador que necesitaba ayuda y haciendo gestos con su mano le pidió devolverse por donde había venido, Ricardo saco su mano por la ventanilla y también haciendo gestos con su mano le dijo que no regresaría, sino que continuaría el camino.

Ricardo continúo el camino y el cazador desapareció para evitar ser arrollado, pero no como una persona normal, sino como un fantasma, los latidos y nervios de Ricardo empezaron a aumentar considerablemente, pero sabía que si no mantenía la calma perdería el control y se estrellaría en su auto.

El vio como el caballo se le apareció nuevamente unos metros más adelante, pero en esta ocasión llevaba de jinete al cazador y a la niña, por otro lado, un perro totalmente negro corría a su lado. La niña y el cazador pidieron que diese la vuelta, pero Ricardo los ignoro nuevamente y siguió su camino.

De pronto sintió su cuerpo muy pesado especialmente el lado izquierdo, donde todo se tornó oscuro y se le apareció la imagen del cazador, donde Ricardo aseguraba que el cazador le había apuntado con su escopeta.

Despertó en un hospital donde su esposa grito de alegría al momento que despertó, allí le informaron que sufrió de un infarto, pero corrió con mucha suerte ya que 2 kilómetros más adelante antes del infarto se había partido la carretera, creando un agujero de 150 metros de profundidad. El doctor le dijo que tuvo mucha suerte al sufrir de este infarto y no terminar en este agujero. Ricardo en ese momento comprendió por qué se le aparecieron estas imágenes y le pidieron darse la vuelta.

Ricardo asintió en su mente y mando un mensaje de agradecimiento a este cazador y a sus misteriosos acompañantes por salvarle la vida.

atajo photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 8 Average: 3.3]

Aquelarre

¿De qué trata?: Lo que sabrán a continuación sucedió en la provincia de "Santiago del estero" Argentina, en una localidad pasando la zona de “Clodomira”. Tal narra el querido oyente de la emisora su afinación por las excursiones planificadas en los montes.

Personajes: Padre, amigo, Raul, Lito, tio

Las historias de suspenso siempre mantienen ese lado oscuro y entretenido que a muchos les llama la atención. En esta ocasión, se tomará en cuenta un relato ocurrido en la provincia de Argentina, contada a través de un programa radial. Radio emisora conocida como “La noche de los Guardianes” de Tucuman. Esta es dedicada a contar historias paranormales de sucesos reales en el norte argentino. Normalmente, las personas se comunican con la emisora contactándose con el locutor Sergio Fierro para relatar su historia. Es una técnica interesante ¿no lo crees? Pues hace que aquellas historias sean más íntimas y personales. .

Además de la pesca y la caza que desde muy joven ha realizado como actividad preferida. Todas las veces que había hecho aquello eran con sucesos normales, nada fuera de lo común. Sin embargo, una noche en aquella travesía, un giro inesperado lo sorprende al igual que a su acompañante. Esa vez, en la que había realizado aquel viaje a esa región de Argentina, con su padre, un tío y su amigo “Lito”.

El plan inicial fue que se quedarían 2 noches en un lugar en el cual había que pasar por la ruta 34. Puesto que ya conocían cómo era el movimiento por la cantidad de veces que habían ido, se hacía cada vez más la opción perfecta. La siguiente decisión que tomaron fue el qué harían pues ya estaban en el lugar sólo tendrían que descansar. Tomando como la mejor opción pescar durante algunas horas para aprovechar el tiempo.

Raúl quería hacer otra cosa además de la pesca que ya había llevado a cabo desde hace un largo rato, de pronto mira a “Lito”. Ya ambos sabían que continuarían con la caza por su cuenta, ¿qué podría salir mal? Los jóvenes se fueron seguros. Al cabo de un rato de encontrarse dentro del monte con la escopeta en mano, lograron encontrar a la primera vizcachera. Luego de que su amigo matara el animal, los ánimos de ambos se elevaron a tal grado de querer obtener 3 o 4 más.

Tiempo más tarde, con la poca iluminación que les proporcionaban sus linternas, lograron divisar a lo lejos a una bestia. Llamó su atención porque espantaba a las “vizcacheras”, por ende, llegaron a la conclusión de que era un zorro. Decidieron ignorar eso y continuar con la travesía en la búsqueda de más liebres o roedores. Esta vez, alejándose más de su lugar de comodidad hasta unos 150 metros, encontraron por pura suerte otra. Luego, como a unos 10 minutos, algo se les acercó, una enorme bestia, cinco veces más grande que el de una de tamaño normal.

Mientras su amigo le alumbraba al animal aun no identificable, Raúl intentaba dispararle, sin suerte. Debido a que era iba de un lado a otro, se le hizo imposible atinar causando que sus ganas de matarlo aumentaran. Por ello, la persiguieron hasta adentrarse a unos 50 metros hacía la gran melaza. Cuando ahí estaba, fue una persecución de corta duración, pues aquel animal se había detenido dándole la oportunidad de disparar. Cuando por fin, le atina y es cuando se escucha un grito que hizo parecer el de un ser humano.

El espanto que se sintió se acopló a la tensión del momento, pues al ver que lo que se levantó era una mujer erguida. Aquella “persona” abrió los brazos hacía ellos en lo que parecía ser una levitación. De inmediato el susto que habían pasado ahora era un miedo, denotando su manto negro siendo elevado hasta un árbol. Una mujer extremadamente delgada, labios de coloración purpura y ojos que dentro de sí no expresaban emoción alguna, sólo un vacío.

Su expresión se transformó en sorpresa en el rostro de su amigo, en el momento en que Raúl le gritó desesperado. Sus palabras fueron “¡Deja de alumbrarla, vayámonos! Hay que salir de aquí”, pues normalmente el sentido de supervivencia es el predominante. Así fue, corrieron después de que su amigo saliera del shock cuando de repente, bajó ella haciéndolos frenar de golpe.

Aquel personaje no tenía pies, lo cual les hizo dudar de lo que era mientras la miraban con atención y terror. En ese momento, se llenó el lugar de fuertes sonidos provenientes de algunos animales e insectos que se encontraban en ese sitio. Raúl, arto de tanto bullicio decide usar su arma contra la mujer, siendo esto en vano pues se desvaneció en el suelo. Permitiéndoles continuar con su camino directo al campamento, cuando la luz de la linterna de “Lito” parpadea descontroladamente. Entonces, Raúl escuchó fuertes gritos, en los cuales expresaba un terror inigualable más unas palabras entendidas a la lejanía. “Raúl ayúdame, no me dejes” eran sus gritos, pues se encontraba atrapado por un perro gigante comiéndose su pierna.

Por instinto de supervivencia Raúl inmediatamente le dispara al animal, sin obtener buenos resultados, por la escopeta descargada tardó en reaccionar. Al instante un manto oscuro y pesado cae sobre su rostro, obligándolo a caer al suelo mientras era golpeado. De repente, y medio inconsciente siente es arrastrado hasta una fogata junto con su amigo Lito quien le dice “Mira Raúl”. Dirige su vista hacía donde señalaba y ve a 3 mujeres con voces agudas y horribles, que al escucharlas daba escalofríos. Por las cenizas lanzadas hacía ellos y el perro mordiendo a mi amigo, este pidió piedad y junto a él Raúl quien comenzó a rezar. Motivo por el cual las mujeres se enojaron pero al unir a su amigo a lo que hacía, el perro lo dejó. Poco a poco se fueron alejando de las mujeres a excepción del perro que los seguía de cerca incluso en el campamento.

De un momento a otro ya estaban los 4 en la camioneta con el animal al frente y su aullido atemorizante. Al cabo de unos instantes más sombras negras aparecieron lanzando piedras contra el vehículo que no encendía. Al final, decidieron ponerse a rezar y al amanecer todo aquello desapareció, dándoles chance de irse al hospital por “Lito”. Puesto que tenía gangrena, los médicos querían emputarle la pierna y el brazo pero su madre buscó un sacerdote para ayudarle. Este con agua bendita y rociándole por aquellas partes, se fue mejorando de forma milagrosa.

Ahora a sus 40 años, ya no ha vuelto tan seguido a aquellas áreas del bosque, debido a lo que le contó una señora. Al parecer se realizan aquelarre, es decir, reunión de brujas.

¿Irías a un lugar como este para aventurarse después de eso? Probablemente no. Recuerden informarse primero pues, lo paranormal habita por ahí en los rincones más oscuros poco imaginables.

 

espanto photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 6 Average: 4.8]