Camino de Tilos

¿De qué trata?: El camino de tilos es reconocido por ser uno de los más tenebrosos de Táchira Venezuela Hechos ocurridos allí hacen que la leyenda cobre vida en la actualidad. Una historia de terror basada en hechos reales.

Personajes: Martín, Juan, Michelle, Freddy

Ocurrió hace mucho tiempo subiendo los caminos hacia la aldea del Peronilo en Táchira Venezuela. Es una leyenda que se ha mantenido viva por años y muchos Tachirenses están consientes de que aún suceden los hechos que vivieron antepasados en un camino lleno de tilos. Juan era un hombre que se la pasaba mucho entre los caminos de tilo hacia la aldea del peronilo de noche, estaba consciente de que irse muy tarde por esos lados resultaba muy peligroso para él, ya que muchos maleantes asaltaban en esa zona, en especial un camino de 4 kilómetros que no estaba asfaltado.

Pero el era una persona muy devota a sus santos. Siendo cristiano católico se sentía protegido y pasaron muchos años sin que no le pasara nada. Fue entonces donde un día con toda su familia, quienes la conformaban su hijo Freddy y su esposa Michelle escucharon por la radio de un accidente ocurrido en el tránsito donde a diario el venía hacia su casa.

Al parecer un autobús había perdido el control en el camino por ir a altas velocidades en el paso de arena. Como resultado hubieron varios heridos, aunque la mayor parte de los que venían en el autobús lamentablemente fallecieron. Esta noticia ha entristecido mucho a la familia, y por supuesto, al pueblo, quienes perdieron a parte de la población, dejando a muchas familias llorando sus muertes y sufriendo la recuperación de los heridos.

Desde entonces, Juan cada vez que pasaba a diario por el camino ya no era lo mismo, sentía como la noche era un poco más pesada y ahora el clima se ponía un poco más denso, con un poco de neblina y algunos cuervos que cantaban a esas horas de la noche. Todos estos detalles le hacían sentir muy triste, llegaba a su casa con el estrés acumulado y una tristeza que ni su esposa lograba quitársela con mimos y caricias.

Fue entonces cuando una noche mientras la mujer esperaba a su hombre en casa, Martín, el vecino vino a visitarla. Su hijo Freddy y ella estaban sentados en la sala con el vecino, quien estaba a punto de contarles una historia que los dejaría con la piel helada y los pelos de punta.

-En el camino de tilos suceden cosas muy extrañas, veo cosas que no deberían verse ¿Alguna vez Juan ha visto algo?

-Juan no ha llegado, quizás deberíamos esperarlo. Aunque es muy extraño que me preguntes algo así ¿Pasa algo?

Es en ese instante en donde Juan entra y ve a a su esposa y su hijo con el vecino en la sala, aunque está un poco pálido y no dice ni una sola palabra. Martin en un par de segundos comprendió lo que le pasaba y preguntó:

  • ¿Lo viste también?
  • Por supuesto que sí, llevo varios días y ya no soporto pasar por ese lugar, renunciaré a mi trabajo y encontraré como sustentar a mi familia desde el pueblo
  • Juan ¿Estás seguro de ello? Replicó Martín sorprendido
  • Sí ¿Acaso a ti no te preocupa tu salud e integridad? ¡Siento que me volveré loco si paso otra vez por ese lugar!

Fue así como Juan y Martin se pusieron de acuerdo para montar un abasto juntos para poder mantener a su familia por medio del trabajo. Pero poco a poco fueron sitiándose encerrados, necesitaban buscar mercancía y viajaron hacia San Juan de Colón para buscar las cosas que necesitaban para abastecer el negocio nuevamente y satisfacer las necesidades de los clientes que ya tenían en su localidad.

Juntos fueron luego de mediodía a buscar los alimentos y todas las cosas necesitaban. En el camino se detuvieron en los caminos de tilos para observar el paisaje, empezaron a tener conversaciones cortas por lo que pudo haber sucedido esa noche. Minutos después decidieron arrancar el auto e ir a la ciudad, pero el mismo no arrancaba y en ese lugar no había señal para pedir ayuda.

Ellos estaban consientes de que muy pocas personas pasaban por auto allí, por lo que decidieron llamar al 911. Extrañamente se encontraban sin señal y como no tenían otra cosa que hacer decidieron empujar el coche por el camino de tierra en camino hacia la ciudad. Pero muy pronto los agarró el atardecer y se dieron cuenta de que estaban empujando el coche en dirección equivocada, era hora de regresar a casa ¿Qué le dirían a sus esposas si llegan al otro día?

Les provocaba pavor quedarse a dormir en aquel lugar. Cuando estaba anocheciendo ambos vieron pasar un autobús repleto de gente, ambos se miraron con una alegría, aunque Martín vió la hora en su reloj y eran las 10:30 PM. Era raro que un autobús estuviera de paso a esas horas, pero al mirar quien lo conducía se dieron cuenta que nadie y los pasajeros que iban en el autobús no prestaban atención a ese hecho tan horroroso, sino que actuaban totalmente normal, como si no tuviera de que preocuparse.

En ese instante el bus desapareció y por instinto Juan prendió el coche ¡Que sorpresa! Encendió y aceleró en dirección a su casa nuevamente. Ambos lucían pálidos por el terrible hecho que habían vivido esa noche en el camino de tilos. Llegando a su casa le han contado todo a sus esposas e hijos, no podían creer lo que habían vivido esa noche, pues al percatarse de lo sucedido nunca pensaron que podrían regresar sanos y salvos a sus hogares.

Se dice que aún aquellas almas en pena rondan por los caminos que a día de hoy han sido renovados y asfaltados. Muchas personas ven mujeres, otros ven niños, lo cierto es que hay muchas almas en pena que están vagando año tras año por los lugares, en especial a altas horas de la noche. El camino de tilos quizá ya no es el mismo que conocemos, el lugar ha cambiado un poco su aspecto con el pasar de los años, pero aún la zona de 4 kilómetros sigue sin estar poblada por los lugares, siendo así uno de los lugares más terroríficos de Táchira.

 tilos photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 11 Average: 4.6]

El mono de la quebrada blanca

¿De qué trata?: Cerca de San Juan de Colón, un pueblo de Tachira-Venezuela, ronda una leyenda llamado el Mono de la quebrada blanca. Es una criatura que asecha estos lugares con fines oscuros ¿De que será capaz el mono de la quebrada blanca?

Personajes: Doña Teresa, El Mono, Los dos Monitos, La criada, Gladys, Familiares

En una hacienda del peronilo, cerca de San Juan de Colón Estado Táchira-Venezuela, hay un gran paisaje de Árboles, cafetales, palmas y muchas otras plantas y variaciones de la vegetación que pintaban de mil colores aquel lugar, aunque lo que más llamaba la atención entre tantas cosas era la Quebrada blanca, la cual contenía agua limpia, transparente y fresca.

En la hacienda se encontraba la Señora Teresa, con su hija Gladys. Un día envió a la chica junto a la sirvienta a recoger unas chamizas secas entre aquellos cafetales. Estas dos jóvenes estaban recogiendo palitos secos mientras estaban conversando muy entretenidas. Pero entre tanta conversación no se percataron que habían alejado mucho de la casa, por lo que dejaron de conversar y tomaron un poco de agua de la quebrada para disponerse a regresar.
En ese instante vieron algo que pasó entre aquellas gigantes rocas que se posaban en medio de la quebrada. Pasó por el reojo de ambas, pero era algo visible y real, sabían que algo las estaba espiando, por lo que se detuvieron a ver el paisaje hacia aquellas rocas, algo no estaba bien. Fue allí cuando en el menor descuido se giraron al mismo tiempo para volver a casa, pero vieron como en unos arbustos que estaban frente a sus ojos pasó una cirueta como la de un mono peludo.

Ellas se asustaron y empezaron a correr en dirección a la hacienda gritando despavoridas. El mono parecía que las perseguía haciéndole señas, pero algo no andaba muy bien con este “Animal” el mismo tenía una figura casi humano, parecía un hombre que no se afeitaba nunca, sus pasos agigantados eran algo anormales para ser de una persona, pero igual su apariencia seguía inquietándole.
Finalmente ambas pudieron llegar a casa a salvo y le contaron todo a Doña Teresa, explicándoles a detalle lo que habían vivido en aquel pequeño bosque junto a la quebrada blanca. Teresa no quiso hacer ningún comentario y ambas jóvenes pensaron que no les creía, cosa que era algo extraño al saber que ella misma estaba consciente de que eran chicas maduras.

Pero durante la cena, en donde estaba reunida toda la familia, sus criados y peones junto a su única hija, Doña Teresa quiso añadir un comentario:

-Esta mañana parece que Gladys y Rosalba mientras buscaban chamizas vieron al mono de la quebrada blanca. Todos se han quedado perplejos ante su comentario, algunos sobre la mesa ya sabían algo de esto, pues lo habían vivido, pero otros sólo se mostraban atónitos ante las palabras de la Doña, mientras sus hijas asistían con su cabeza dándole la razón.

La verdadera historia del Mono de la quebrada Blanca comienza con una chica llamada Mariela, quien tuvo su primer encuentro con esa criatura y nunca más se supo de ella de nuevo, al parecer el mono la había secuestrado mientras estaba tomando agua del río. Su familia inicio una búsqueda, pero no sabían que su Mariela se encontraba a tan sólo kilómetros de distancia de su hogar. El mono tenía una cueva la cual había decorado muy bien para tener a Mariela consigo. Sin embargo, ella no se sentía a gusto y con el pasar del tiempo le surgieron ideas para salir de allí. Con sus uñas escribía en hojas marchitas mensajes de auxilio y los lanzaba en dirección a la quebrada con esperanzas de que alguien lo leyera.

Sin embargo, nadie pudo encontrar sus mensajes por meses. Aún cuando ella tiraba centenares de hojas a diario. El mono le daba a menudo muchos mangos de comer, además de mamones para que pudiera alimentarse. Por las noches el mono la manoseaba e incluso se acercaba a ella para darle calor y n o sufriera de hipotermia en la altura de aquella sepultura. Al tiempo Mariela dio a luz a dos monitos, algo que no cabe en ningún concepto, ya que era prácticamente la creación de un mono y una humana. Eso era lo que hacía humano aquella criatura, algo extraño que pudo hacer que un humano concibiera.

Poco tiempo después Mariela salió de la madriguera a darse un baño, el mono la llevó hasta la quebrada, parece que ni la misma criatura aguantaba el maloliente olor que cargaba la dama. Pero fue allí en donde se separó un momento del mono, parecía que iba a buscar algo en la madriguera. Los chicos le ofrecieron venir con ellos hacia la ciudad, pero ella miraba hacia la madriguera dudosa de ir con ellos.

Los chicos la tomaron de la mano con intenciones de ayudarla, pero ella les advirtió gimiendo del miedo que el mono podía matarlos. Cuando se giraron para reírse de ella vieron que de la madriguera salió la criatura con los dos monitos en la mano, en ese momento Mariela comprendió que la criatura quería pasar un tiempo en familia. Pero en ese mismo instante todo se tornó un infierno, pues el mono empezó a desgarrar a sus hijos furiosos delante de los ojos de la madre, en señal de celos.

Mientras el mono de la quebrada blanca se comía el cadáver de sus propios hijos, los chicos cargaron a Mariela y corrieron hacia la ciudad. Fue así como la historia del Mono de la quebrada blanca se ha hecho famosa en San Juan de Colón. Lo que vivieron Las hijas de Doña Teresa, o mejor dicho la criada y la hija no fue una fantasía, fue un hecho que pasó en la vida real y casi fueron una víctima más de esta horrible criatura.

Muchos dudan de que pueda ser agresivo, ya varias personas lo han visto, pero sabiendo su historia es mejor cuidarse andando por estos lugares, en especial si se va sólo. La Quebrada blanca es un lugar muy bonito para ir en familia y pasarla bien, se dice que las personas desaparecidas en el lugar son las que se arman de valor y van solas. Por esa razón si vienes alguna vez a este sitio procura que sea con un montón de amigos valientes, o el mono podría raptarlos y convertirlos en esclavos mientras le maltratan diariamente.

 mono photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 0 Average: 0]

La cosa del techo

¿De qué trata?: Un ruido extraño en el techo hizo que el Joven se alarmara demasiado, tanto como para pensar que los ruidos no provenían de animales o de algún objeto que deambulaba a causa del viento ¿Que será?

Personajes: El joven. la abuela, Roger, La cosa del techo

Vivir en una casa que tiene un techo ruidoso puede llegar a ser bastante molesto. Esta es la historia de un joven que vivía con su abuela. El mismo estaba en un rancho de clase media construido con un techo a base de Zinc. Esto ocasionaba a menudo molestias con los gatos que se paseaban por el techo de noche, incluso la lluvia era el ruido que mas perturbaba.

Pero desde una noche empezó a notar que los ruidos que estaba escuchando desde su techo no eran a causa de felinos que querían sostener relaciones mientras el trataba de dormir. Parece que este ruido tenía algo que le incomodaba a el, pues eso que estaba en el techo o sólo se escuchaba como caminaba lentamente, sino que también hacía ruidos.

Una noche decidió dormir con su abuela, no aguantaba que esta cosa se posara encima de su techo a asustarlo. En muchas ocasiones sólo pensó que era un gato, ya que el mismo empezaba a rasgar el techo como si le estuviese aruñando y al final, escuchaba maullidos. Sin embargo, luego de ir a la cama con su abuela, enseguida empezó a notar el mismo ruido en el techo de la habitación.

-¡Abuela! ¿Escuchas eso?
-Tranquilo hijo, duerme ya que son los gatos de siempre.

Pero sin duda el estaba seguro que algo no andaba bien, es como si ese algo que estuviera rasgando el techo supiera exactamente donde estaba. Por ello, decidió dormir en el tercer cuarto, uno que usaban para familiares que venían de visita, un cuarto más. Pero en esa misma noche notó el mismo ruido extraño, ya era mucha coincidencia que en el mismo sitio se escuchara como esa cosa rasgaba el techo en su lugar con el fin de no dejarlo dormir.

Pero a él no le incomodaba el hecho de que hiciera ruido, por supuesto que no. El problema es mayor porque el ya no sólo escuchaba pisadas y rasguños, sino también alaridos como si fueran de un gato y a la vez de una persona que llora con furia. Realmente era algo inexplicable, no había escuchado nada parecido anteriormente y esto ya le estaba erizando los pelos.

Una noche apenas escuchó el ruido, decidió ir por la escalera y subirse para ver que estaba molestándolo cada noche. Pero este fue el peor error de su vida. Cuando subió a ver que era lo que estaba ocasionando ese ruido tan molesto, se dio cuenta de que era un bulto negro que caminaba muy rápido en el techo. Apenas esa cosa se dio cuenta de su presencia se giró frente a el para mirarlo fijamente con ojos brillantes como los de un gato.

Pero sin duda alguna el estaba seguro que no era un gato, sus ojos reflejaban algo que le incomodaba a este joven. En segundos la cosa del techo se posó a sólo centímetros de frente a él. Su susto fue tan grande que se cayó de las escaleras sufriendo lesiones que pusieron en riesgo su vida. El golpe fue escuchado por su abuela e inmediatamente ella fue a verlo.

Al llegar al sitio le vio inconsciente e inmediatamente lo llevó al hospital. Afortunadamente le dieron atención rápida y pudo estabilizarse en cuestión de horas, tan sólo había sufrido una contusión menor. A pesar del tremendo golpe, el chico no podía olvidar la cara de esta cosa que le hizo la noche de cuadritos. Estando con su abuela en la habitación su vecino Roger fue a visitarlo. El ya era un señor mayor, muy cercano a la familia del joven desde que su abuelo murió. El le pidió al joven que le contara lo sucedido esa noche, al parecer el hombre no se mostraba sorprendido y asentaba con la cabeza todo lo que el joven le decía.

Al principio el chico pensó que estaba tomándole el pelo, literalmente su cara demostraba como si le creyera más el que su propia abuela. Luego de que acabó por contarle todo  le dijo algo que lo dejaría atónito.

-Hijo, desde hace días Michelle, mi hija se escapó, esto sucedió hace un par de meses atrás y no he sabido nada de ella. No he reportada nada a autoridades porque me ha llamado y me ha dicho que ha estado bien. Pero sabrás ella siempre había gustado de ti y se escapó por ese motivo, aunque es un poco confuso de que lo entiendas.

El chico se mostró sorprendido y le pidió a Don Roger que le contara todo.

-Mi hija está enamorada de ti, pero yo le prohibí verte. Hace unas cuantas semanas atrás remodele su cuarto, pero paré justo cuando estaba pintando, porque decidí quitar la anterior pintura y me encontré con la sorpresa de que habían muchos mensajes escritos en la pared antigua sobre la que pintó el año pasado. En ella habían mensajes de amor, aunque también mensajes satánicos. Encontré además libros que estaban debajo de la cama al parecer de magia negra.

– ¿Qué quiere decir con eso? ¿A dónde quiere llegar con todo este tema de conversación?

-Estoy seguro de quien está molestándote todas las noches es mi hija en tu techo. Desde el segundo piso de mi vivienda puedo ver como lo hace.

El joven estaba impactado, no podía volver a casa luego de haber escuchado eso. Cuando le dieron de alta fue con su abuela a su casa y acordó dormir con ella. la abuela estaba preparada, había bendecido agua y tenía preparado otras contras especiales para alejar a las brujas. Pero esa noche no se presentó. Al día siguiente, antes de que saliera el sol al chico se le ocurrió mirar al techo, se sentía más seguro ahora con la luz del sol sobre su vivienda.

Pero una vez posado en el techo escuchó una voz que le dijo “Ya no estoy en el techo” Estoy esperándote en tu habitación. El joven sintió escalofríos y llamó a su abuela advirtiéndole que había algo en su habitación. Segundos después escuchó golpes y gritos de su abuela, pero cuando llegó asustado a su lado se dio cuenta de que estaba completamente bien.

– ¿Qué pasó abuela

-Michelle estaba aquí, pero tenía una apariencia extraña, realmente no sé si era ella ¡Definitivamente es una bruja!

Pasaron varios días y Michelle se volvió a presentar en casa del joven, golpeada y arrepentida lo miró y le dijo “a partir de ahora no habrá una noche en la que duermas tranquilo”

techo photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 2 Average: 4.5]

Un huésped en la habitación 27

¿De qué trata?: Una enfermera entusiasmada por conseguir trabajo. Su deseo es ayudar a muchas personas en cualquier Hospital. Por fortuna consigue un puesto ante tanta competencia, pero una sorpresa le espera en una extraña habitación del Piso 3.

Personajes: El huésped, Fanny, Rosa, Raul

Hace ya mucho tiempo que Rosa se encontraba sin trabajo, le era difícil por su edad, tenía unos 31 años y aunque fuera una hermosa enfermera tenía demasiada competencia por delante junto a otras pasantes. Dada ya por rendida decidió quedarse en casa, vivía con Raúl. El se sentía un poco deprimido al verla igual, pero tuvo una excelente idea que seguro iba a funcionar.

En un hospital nuevo donde ingresaron a muchas pasantes fue hasta administración junto a su novia para hacerles una propuesta. Ella trabajaría gratis por 3 meses y si demostraba tener excelentes servicios la dejarían trabajando allí. Rosa no estaba descontenta por ello, a ella le encantaba estar ayudando a las personas sin importar el dinero. Además tenían el dinero suficiente para mantenerse, o bueno, al menos Raúl por los momentos.

De esta manera fue como Rosa empezó a trabajar en este hospital, el cual contaba de 5 pisos, pero que funcionaba solamente 4, ya que el del medio estaba en construcción. Algunas de las habitaciones de dicho piso no estaban terminadas aún, cuando Rosa estaba de turno y tenía tiempo extra se acercaba a este piso deseando que lo habilitaran para tener mayor cobertura.

Pasaron un par de meses y ella se sentía entusiasmada, desde el equipo de administración le habían dado muy buenas noticias. Su gran trabajo estaba dando tantos clientes tan satisfechos que ellos decidieron pagarle esos meses, se lo merecía en su totalidad. Otra buena noticia no tardó en llegar, en la última semana del tercer mes habilitarían el tercer piso.

En la última noche de turno y prepararse para apoderarse del piso que tenía más habitaciones, recibió un llamado de emergencia a través de la radio que comunicaba todas las salas de aquel hospital. Ella se sintió bastante extrañada con dicha voz, pues en el tiempo que llevaba no había oído la misma. Este llamado le solicitaba que limpiara el piso 3, había un gran desorden en una de las habitaciones.

En ese momento ella se sintió aliviada y fue con su equipo de limpieza a echar un vistazo. Aún en camino pensaba en porque le pusieron esa tarea teniendo un Staff dedicado a ello. Cuando llegó todas las luces estaban apagadas, trató de encender los breakers pero estos no respondieron a la acción, por lo que sospechó que estaba averiada.

Extrañada volvió a su puesto de trabajo y solicitó a seguridad que le explicara el motivo del llamado incorrecto. Pero la respuesta que recibió de seguridad le dejó con los pelos de punta. Ellos aseguraron que en ningún momento habían hecho un llamado con su nombre, de hecho, nadie en el hospital había oído esto.

Rosa no se lo creía, ellos confirmaban que lo fuera de común era que ella no estuviera en su puesto y otros pacientes necesitaban su ayuda en ese momento. La enfermera pensó que se trataba de una alucinación, pues eran las 3 de la mañana y su sueño le estaba ganando. Después de esa noche pudo dormir en paz en el día esperando su turno, un poco más despreocupada, ya que tendría compañía de Fanny, una enfermera joven que estaba entusiasmada por aprender a su lado.

Con Fanny a su lado para atender a unas 10 habitaciones en ese piso se sintió más segura, ya se le había olvidado los hechos ocurridos la noche anterior. Ambas formaron un buen equipo desde el primer día. Incluso pudieron dormir a sus pacientes tempranos con buenos antibióticos y otros medicamentos que le aliviaron sus necesidades de salud.

Cuando las dos estaban conversando sobre su pareja en el área de recepción, surge de nuevo ese llamado extraño con una voz profunda. Señorita Fanny solicitada en la habitación 18, señorita Rosa solicitada en habitación 27. Fanny y Rosa se extrañaron, pues la habitación 27 estaba desocupada, no había registros de alguien en ese cuarto.

Fanny decidió acompañarla, pero en el camino oyeron esa voz de nuevo, la cual replicaba que en la habitación 18 se necesitaba una enfermera en caso de emergencia. Rosa estuvo a punto de ir con Fanny a asistirle, pero la curiosidad al pasar primero por la habitación 27 hizo que se detuviera a ver la puerta y entrar lentamente.

Todo estaba oscuro, pero había una gran sorpresa para ella. Si había una persona ocupado una habitación, pero sin acompañante, algo extraño, ya que se suele tener a alguien que cuida al paciente mientras duerme. Ella prendió la luz con permiso del paciente y vio que este tenía un tono de piel muy extraño.

EL paciente tenía los ojos cerrados y con una tonalidad de piel amarillenta, ella se acercó porque no vio signos de alguna respuesta hacia ella. Pero lo más extraño era que mientras se acercaba a él notó que se alejaba un poco más, como si en vez de acercarse se estuviera alejando. Ella entró en pánico y su reacción fue ir directo a la puerta, pero notó que estaba allí, como si no se hubiera movido.

Giró la cabeza en dirección al rostro del paciente y se acerco de nuevo. Esta vez si pudo llegar hasta la camilla, pero lo que ocurrió la dejo aterrorizada y con muchas ganas de gritar- en el momento que tocó la mano del paciente se dio cuenta que estaba completamente frió, el abrió los ojos y la miró fijamente, aunque ella no sabía si en realidad lo estaba haciendo, pues sus ojos eran totalmente negros, veía su reflejo a través de ellos.

En ese momento soltó la mano del paciente y la puerta de la habitación se cerró sola, giró su cabeza de nuevo hacia el paciente y no estaba, sólo veía su sábana sin tender, como si hubiera salido rápidamente de la cama. Mientras tanto, Fanny escuchó unos gritos mientras volvía a recepción, provenían de la habitación 27.

Corrió desesperadamente a ir en auxilio de su amiga Rosa, pero al abrir la puerta encontró todo oscuro, con un llamado auxilio del paciente “Ayuda, acércate a mi por favor” Fanny decidió prender la luz, acercarse a él y ayudarle. Una escena que termina con la desaparición de las chicas, sin registro alguno de la habitación 27.

 hospital photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 23 Average: 3.7]

El niño diablo

¿De qué trata?: EL niño Diablo asecha los campos de una vecindad que sufre de su maldición, Una historia que te pondrá los pelos de punta al saber que hay detrás del misterio de un bebé perdido.

Personajes: Juan, Lázaro, Jesús, Marta, Los vecinos

En épocas de navidad pasarla en familia es la mejor experiencia que puedes vivir en todo el año. Tener a todos tus seres queridos compartiendo de ese momento tan especial en noche buena es uno de los placeres de la vida. Juan era un niño de 12 años el cual vivía sólo con su padre, su familia estaba muy lejos y las navidades sólo la pasaban con él.

Sin embargo ambos contaban con un montón de vecinos amistosos, que en las épocas del año como navidad se juntaban para pasarlo de lo mejor. Aprovechando la época de Halloween quisieron adornar mucho antes junto a los vecinos todo el barrio, pues era demasiado grande y había mucho pasto alrededor.

La gran idea que tuvieron fue cortarlo y hacer un lindo camino que guiara a quien pasara cerca a un lindo barrio, aunque en Halloween esto lucía bastante extraño. Pero sólo quedaba un mes, las navidades son más importantes y por ello, Juan y su padre llamado Lázaro se han puesto manos a la obra junto a otra decena de vecinos a deshacerse de la hierba.

Hace ya un par de años que venían haciendo esto, así que sabían que tomarían mucho tiempo, un par de días, pero eran largos cuando se trataba de trabajar de este modo. Pero para que el tiempo pasará más que rápido entre los vecinos todos hicieron actividades deportivas, hervidos y demás hobbies que los divirtieron durante esas 48 horas que a la final resultaron siendo 72, porque el entretenimiento les atrasó el trabajo.

Pero valió la pena, al menos hasta la última noche donde pensó que ya habían acabado con todo, era la noche de brujas y quedaba aún una hectárea de pasto por cortar. Cuando se acercaron el niño y su padre a este montón de hierba se dieron cuenta de algo que les puso los pelos de punta. En medio de tanto arbusto, plantas y hierba se escuchaban gritos de un bebé, ambos se preguntaron ¿Pero que hace un infante allí?

Sin esperar mucho trataron de apartar todo lo que se les ponían enfrente para llegar al pequeño. Ahí estaba, desnudo envuelto en una manta azul manchada con sangre. Ambos se alarmaron porque pensaba que estaba herido, por ello Lázaro lo tomó en sus brazos y miró su rostro para verlo. Pero es aquí donde se ha llevado la sorpresa más grande.

El niño ya no parecía un niño y paró de llorar apenas clavó la mirada atormentante en el hombre. Era como la mirada de un adulto, con arrugas y una apariencia siniestra. Parecía que su cara se iba deformando conforme le miraba, el niño pudo notar la apariencia de terror que tenía el hombre y le miró fijamente llevando sus manos a la boca.

Mientras se jalaba el mentón saco su lengua larga para intentar sujetar la mano del hombre con ella. Pero este pudo ser rápido y tiro aquella cosa extraña en el suelo, dando pasos hacia atrás mientras sujetaba a su hijo para que empezara a correr, pero nuevos llanos de un bebé lo aterrorizaron más, porque pensó que era una ilusión de su cerebro cuando lo agarró.

Sin embargo, su hijo Juan le recordó que en realidad era un monstruo lo que estaba allí, incitó a que le dejara allí y regresaran a casa. Mientras se daban la vuelta este bebe salió de su manta y empezó a perseguirlos a toda velocidad, como si de un pequeño duende se tratase. Por fortuna ambos corrían mucho más rápido y lograron llegar a casa sanos y salvos, perdiendo el rastro de aquel horripilante monstruo.

Sus vecinos se percataron de la situación, y corrieron a su casa para ver que les había sucedido. Ambos no pudieron hablar sobre lo que les había sucedido. Lo cierto es que los vecinos si tenían idea de lo que vivieron minutos atrás. Marta que era la más antigua de la vecinidad les confirmó que mientras corrían tenían un hombre vestido de negro y piel blanca corriendo hacia ellos, mientras Marta le miraba el giro la cabeza con una sonrisa malévola, al mismo tiempo que se desintegraba en la neblina de aquella noche de brujas.

-Parece que Lázaro y Juan han tenido su primer encuentro con el demonio dijo Jesús, un vecino antiguo.

-¿Primer encuentro? Replicó Lázaro

La historia es muy triste, donde ustedes intentaron cortar el pasto había una pequeña casa, en ella vivía una pareja que se maltrataba verbalmente, el esposo trataba muy mal a su mujer mientras estaba embarazada, incluso llegó a maldecirla justo antes de dar a luz. Cuando la mujer dio a luz, ella murió y el bebé permaneció con vida sólo unas horas, pues el hombre lo asesinó apenas tuvo la oportunidad de cargarlo en sus brazos.

Se dice que ese 31 de Octubre fue un sacrificio no por parte de las brujas, sino por un demonio que asechaba a la familia desde hace mucho. Después que tomó los sacrificios de estas almas al parecer no se ha conformado con ello y ronda por el barrio, intentando alimentarse del miedo de cualquiera de nosotros, pero cada uno ya está protegido, pues la mejor arma del vecindario es el valor y la fe.

Desde ese entonces Juan y Lázaro comprendieron que tuvieron un encuentro cercano con el demonio, un caso que sucedió en la vida real. Para lidiar con ciertas apariciones ellos intentaban bañarse con agua bendita todos los días, poner dientes de ajo en la puerta junto herraduras de caballo. Estas cosas hacían hacerles mantener la fe a pesar de las cosas que seguían escuchando luego de este encuentro.

Lo peor de todo fue enterarse de que cualquier persona o familia que intentara abandonar la residencia e irse, el niño diablo tomaría su alma y acabaría con la vida de él o ellos sin importar el lugar a donde se vayan. Están atrapados en un círculo que nadie ha podido romper desde hace décadas, todo por proteger la vida de los suyos y sus hijos, los cuales al crecer deben permanecer en su casa natal.

bebe photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 1 Average: 5]

Los dados malditos

¿De qué trata?: Richard es un hombre al que le encantan las apuestas, pero un giro en su vida cambiaría su destino millonario a uno en las ruinas. Uno que a ningún hombre en todo el planeta se le pudo haber deseado.

Personajes: Richard, El hombre de los dientes de oro

Los amantes de apuestas son capaces de dar la vida por el propio juego. Aunque ellos estén dispuestos a perderla, Richard en el fondo no quería ni si quiera pensar en la derrota. A él le encantaba estar en un casino de las vegas cada fin de semana, parece que le iba muy bien y tenía una suerte para predecir las probabilidades en los juegos de dados, porque atinaba lo suficiente como para vivir muy bien de ello.

Una noche mientras se enfrentaba a varios jugadores con el famoso juego de dos dados, el era demasiado suertudo, pues le había tocado esa noche un sabroso premio de 50.000 dólares en la mesa. Parece que era odiado y admirado por muchos de los que le observaban jugar, todo cambiaría cuando una noche luego de ese viernes se iría a otro Casino para probar suerte.

En una de las mesas un hombre con dientes de oro le hizo una apuesta exquisita, el hombre le ofreció los dientes de oro, que en total eran 32 dientes. No supo ni como perdió la dentadura, pero a Richard no le importaba, el sólo quería ganar dinero de la manera que se le presentase. Además, esa noche parecía una apuesta fácil, el hombre impuso las reglas y le pareció algo sospechoso que todo estuviese a su favor.

El juego consiste en tirar un par de dados y si cae un doble elegido por el jugador, el contrincante pierde. El hombre de los dientes de oro le concedió 32 oportunidades, pero ¿Las oportunidades del hombre de la dentadura costosa? Es allí donde un terrible detalle le ha puesto los pelos de punta a Richard. El hombre quería que le concediese 20 oportunidades, pero no quería dinero precisamente, quería los dedos que tenía en ambas manos y pies, 20 en total.

Era algo arriesgado, tampoco era algo que implicaba la vida, pero si era algo bizarro. Sin embargo, esos dientes valían una fortuna cada uno y quería conseguirlos pase lo que pase. El hombre de los dientes de oro le ha dicho que empiece con 12 oportunidades primero, para luego empezar a la par. El juego estaba a punto de empezar, cuando otro detalle asustó más a Richard.

El hombre de los dientes de oro se mete la mano al bolsillo y saca un montón de cosas muy pequeñas, entre las que se encontraba un dedo en hielo, como si se lo hubiese ganado en una apuesta reciente, 3 tréboles de 4 hojas arrugados, varias monedas y dos dados de oro. El hombre miró fijamente a Richard y le dijo en voz baja “Si quieres ganar con estos dados debes tirar”.

Pero Richard lo miró con cara de burla, tomó el par de dados y se los devolvió, diciéndole que no por miedo los tiraba, sino por no darle el gusto de concederle tantas peticiones. El hombre lo miró fijamente, sonrió como si estuviese seguro de su victoria y los guardó en el bolsillo. El juego estaba a punto de comenzar, Richard toma sus dados y lanza la primera vez.

Sin embargo, es su primer intento fallido, un uno y un seis. Con tan sólo un par será capaz de ganarse uno de sus dientes de oro. Al menos tiene la oportunidad de ganarse uno de ellos si tira esas 32 veces, conociéndolo bien estaba seguro de llevarse más de la mitad de la dentadura del hombre. Richard tira la segunda vez, pero falla de nuevo.

Entusiasmado y con 9 oportunidades más tira los dados, pero sin suerte alguna. Al parecer no era su día de suerte, una racha invicta de toda la vida parecía que se iba a convertir en su peor pesadilla. Las otras 7 veces que tiró tampoco acertó ninguna. Estaba desesperado por lo que estaba pasando, curioso le dijo al hombre si podía usar los dados de oro para tirar la ronda a par, pero el hombre puso una condición que le puso aún más los pelos de punta.

-Si tiras de mis dados más de la mitad de la dentadura me quitarás, pero te aseguro que también todos los dedos los perderás.

Ante los aciertos del hombre y el poco nivel de juego que estaba teniendo Richard decide aceptar. Tira su primera oportunidad y un doble seis le hace sonreír. El hombre de los dientes de oro lo mira y sonríe a la vez que le dice

-Eres el primer hombre que acepta mi reto de tirar con mis dados, serán los últimos que tires

Richard sonríe y le replica:

-¿Te daría miedo tirar con los dados normales?

– Si tiro de los dados y acierto más de 5 números pares con los dados normales deberás perder una de tus extremidades.

Richard se aterroriza aún más, parece que se ve acorralado en el juego por un maestro de la astucia, un cínico que sólo quiere convertir su cuerpo en un ser que no podrá tirar dados ni con los pies. Ocultando su terror, Richard decide dejar las cosas como estaban antes y continuar el juego tirando ambos con los dados de oro.

En el primer intento ambos aciertan, el hombre de los dientes de oro sonríe y saca un cuchillo, Richard se asusta porque cree que la masacre empezará ahora mismo. Pero en realidad el lleva este cuchillo a su boca para sacarse el primer diente, perdiendo mucha sangre e incluso manchando la mesa. Richard aterrorizado le dice que no continúe con el juego, al parecer la apuesta iba enserio y al hombre de los dientes de oro no le agradó para nada su retirada repentina.

-Soy un hombre de palabra, también un hombre generoso, por ello te regalaré el diente que perdí y mis dados de oro. Si lo llegas a vender tu vida perderás, si juegas con otros dados aparte de estos tu dentadura caerá. Mantén este pacto y tu vida se mantendrá. Richard con miedo aceptó y luego de ello se libró de algo realmente trágico.

Semanas después Richard siguió usando sus dados en casa de apuestas, haciendo caso omiso a lo que dijo el hombre. Pero empezó a tener una mala racha que llevó hasta la ruina. Luego de verse en quiebra y con las deudas al cuello, decide vender los valiosos dados junto al diente que le obsequio el hombre para montar un negocio.

Al siguiente día cuando fue a preparar sus nuevos planes de vida, mientras estaba cepillándose notó que sus dientes se estaban empezando a caer uno por uno en ese mismo instante. El pánico de Richard fue tan fuerte que terminó muriendo de un infarto.

dados photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 6 Average: 3.5]

Clarice está en el restaurante

¿De qué trata?: Un grupo de estudiantes se va de vacaciones con el pesar de que una de sus compañeras ya no está entre ellos, al menos de físicamente. Los eventos terroríficos que se avecinan les hace recordar el pasado.

Personajes: Clarice, compañeros de clase, Luis, Jordan

Un grupo de clases había preparado una gran cena en un restaurante lujoso como uno de los planes a fines de celebrar su graduación, todos habían logrado la meta de ser ingenieros. Desde el principio todos no habían tenido la mejor relación entre ellos, el salón se había dividido en dos y prácticamente duraron los 5 años de su carrera teniendo rivalidades que en ocasiones se le escapaban de las manos y se resolvían con puño limpio.

Tanto así que en el tercer año, uno de esos estudiantes falleció a causa de una pelea. Su nombre era Clarice, una chica muy tranquila que en el fondo no le importaba para nada los problemas que su salón enfrentaba. Todo ocurrió en el cuarto piso del instituto, dos de los hombres se fueron a las manos y mientras se golpeaban el resto del salón observaba expectante.

En ese instante, Clarice decidió interrumpir la pelea, pero justo en ese momento uno de los varones que estaba peleando empujó a su compañero hasta la ventana, llevándose a Clarice de por medio y provocando que se callera desde el cuarto piso hasta la planta baja. En ese momento la pelea se detuvo y todos los compañeros miraron hacia la ventana.

Corrieron rápido al segundo piso y observaron que su compañera estaba desangrada y sin vida. La mayoría de los estudiantes los miró a todos con cara de pocos amigos, en especial a los varones que estaban más pálidos que el resto. El director de la universidad decidió suspender las clases de forma general ese día y conceder el luto correspondiente por otro par de días más.

Increíblemente estos dos compañeros no fueron culpados de nada. Después de varios meses Luis y Jordan, los que habían peleado se convirtieron en los mejores amigos desde entonces. Prometieron que por nada en la vida iban a pelear, siempre se ayudaban con las tareas y exámenes de la universidad, incluso se ayudaban entre sí para hacer trampa en algunos exámenes.

Así fue como estos dos jóvenes lograron graduarse junto al resto. Orgullosos de pasar los 5 años juntos la relación del salón dividió mejoró mucho y decidieron concretar la cena en el restaurant todos unidos, para luego irse a la playa y disfrutar de su gran logro. Durante el viaje hablaban de la buena experiencia que pasarían todos, no parecía el viejo salón donde todos se miraban con envidia.

Cuando llegaron por fin después de un largo viaje de Táchira hasta la isla margarita, sólo pensaron él a cena en grupo que iban a tener. Darse un gran banquete y disfrutar al máximo de todos los placeres de la vida que les rodeaba en aquella playa eran sus deseos. Esa noche todos formaron una mesa redonda en aquel lugar, donde compartieron comida y empezaban a comentar cosas que le habían pasado anteriormente a cada uno.

Ambos hicieron un brindis y haciendo alusión a su compañera difunta le desearon la gloria eterna en cualquier parte donde estará. En ese mismo instante, un viento sopló entre ellos, algo que los dejó totalmente helados al ver que en el lugar todas las ventanas estaban cerradas, además de que no había ningún tipo de acondicionamiento en ese lugar.

Luis y jordan rompieron el silencio enciendo la cámara fotográfica y tomando fotos burlándose de un par de compañeras que estaban comiendo como vacas los postres. En ese momento a todos se les olvidó ese pequeño viento que sintieron. Pero otro suceso les pondría la piel de gallina. Mientras comían empezó a llegar un olor a carne podrida, como si algo se estuviera pudriendo en el lugar mientras ellos hablaban.

Al percatarse la mayoría, el olor era insoportable, por lo que decidieron llamar al dueño del lugar para reclamarle. Pero luego de una búsqueda exhaustiva para determinar de dónde provenía ese olor tan pedante, se dieron cuenta que realmente no había algo en el lugar que provocara malos olores, al contrario, el lugar tenía esencias que seguían funcionando para dar buena experiencia al cliente.

Después de este terrible incidente tan extraño todos decidieron salir del lugar. Pero antes de ellos Luis y Jordan se quedaron para grabar el sitio en cada rincón, le causaba mucha curiosidad un lugar tan hermoso y querían llevarse recuerdos. Pero para su sorpresa en las fotos y vídeos que tomaron encontraron algo que los dejó atónitos.

Al parecer una mujer aparecía en el fondo de cada una de las fotos que tomaban, en el pasillo, en la mesa, en el gran salón. Pero lo sorprendente es que era la misma mujer, ellos no recordaban a alguien que estuviera presente delante de ellos mientras lo hacían, pues eran los únicos en el lugar aparte de sus compañeros quienes dejaron las instalaciones justo antes de que ellos tomaran las fotos.

Tanto Luis como Jordan le comentaron a todo el grado sobre lo que estaba sucediendo. Una de las compañeras pudo reconocer claramente la mujer de la figura. Haciendo un bulto todos empezaron a mirar las fotos, no podían creer lo que veían, cada uno de ellos empezó a recordar aquel momento terrible en tercer año, cuando Clarice calló del segundo piso y falleció.

Es en ese momento donde empiezan a oler de nuevo la carne podrida, sabían que Clarice estaba presente entre ellos, queriendo disfrutar del momento tan agradable que estaban viviendo hasta que se percataron de su presencia. Sin embargo, todos los compañeros se arrepintieron de haber ido a aquel lugar, pensaron que estaba maldito y empezaron a preguntar a varios turistas y habitantes si habían sentido una presencia extraña desde hace algunos días o meses atrás.

Pero no consiguieron información al respecto, sabían perfectamente ahora que Clarice los estaba acompañando, de buena o mala manera estaba allí, disfrutando del ambiente mientras sus compañeros se preguntan atónitos cómo es posible que ella haya llegado a ese lugar. Luis y Jordan se sienten culpables y son los que más terror le causa su presencia, quizás sea la hora de que paguen por lo que le hicieron aquella vez en el cuarto piso del instituto.

restaurant photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 2 Average: 2.5]

Los Santos de la abuela

¿De qué trata?: La abuela coleccionaba Santos en su casa, parecía desde un principio algo tradicional, pero con el tiempo su nieto se dió cuenta de algo que lo marcaría de por vida. Estos Santos tenían su utilidad.

Personajes: La abuela Felicita, Bomberos, Equipo Forense, el Niño

Erase una vez un niño que se crió con su abuela desde pequeño. Sus padres habían muerto en un accidente y ella se hizo cargo del pequeño a tan sólo los 4 años de edad. Creció en un ambiente próspero, la abuela Felicita le daba todo lo que necesitaba, comida, ropa, cariño, no le faltaba nada. Pero a medida que iba creciendo se dio cuenta de algo que lo marcaría de por vida.

A los 9 años de edad se dio cuenta de que la abuela reunía muchas figuras cristianas en casa. Desde el niño Jesús, hasta San miguel Arcángel o la figura del propio demonio recibiendo castigos. Todo esto le parecía bastante extraño, no comprendía porque la abuela cada vez más tenía más reliquias reunidas en un solo lugar, como si de un altar se tratase.

Con el tiempo este altar se fue diseminando por toda la casa, donde quiera que mirara encontraba figuras de santos extraños que le causaban pánico, pero también curiosidad. El nunca había sentido tanto miedo desde que era pequeño, ya le estaba empezando a incomodar estar en la casa de quien le había criado, la abuela estaba empezando a sembrar terror en el inconscientemente.

Una noche mientras dormía, varios ruidos extraños lo despertaron. Los mismos venían desde el patio, murmullos extraños y algunos pasos espeluznantes, sus pisadas eran fuertes y se sentían cada vez más cerca de su ventana. La curiosidad lo mató por dentro y quiso asomarse por la ventana, pero en ese mismo instante un rayo cayó en un postal cercano, impactando en la red eléctrica de la vecindad y dejándolos completamente sin servicio de luz.

Una noche terrible, el niño se sentía aterrorizado por lo que estaba viviendo. Realmente no sabía lo que pasaba afuera y sólo escuchaba muchas palabras de su abuela en voz baja y pasos que ya no se escuchaban fuera en su patio, sino en el pasillo de la casa. El se sintió acorralado, mirando por la ventana empezó a gritarle a su abuela, pero ella no le oía, o al menos eso era lo que parecía, ella permanecía inmóvil bajo la luz de la luna frente a un montón de velas, que, para su sorpresa estaban rodeadas de muchos santos.

Salió corriendo desde su cuarto al pasillo en busca de la puerta principal, sólo quería salir de ese lugar terrible, el cual había sido su casa desde pequeño. Durante su largo recorrido a cámara lenta vio como los santos alrededor resplandecían con la luz que los truenos emanaban a cada segundo, todo mientras escuchaba algunos pasos por toda la casa y veía como sombras recorrían los cuartos de esa casa.

Finalmente pudo salir de casa, al voltear y mirar su frente se dio cuenta a través de una ventana que adentro se estaba quemando algo. Fue a donde los vecinos a pedir ayuda, pues su abuela se encontraba en el patio trasero y no había señales de ella. en minutos la casa estaba en llamas, los bomberos no tardaron mucho en llegar, pero que el lugar estará lleno de velas hizo que la asistencia de los bomberos fuera en vano.

La abuela Felicita murió calcinada, sólo quedó una manta harapienta de color negro que llevaba esa noche. La sorpresa de los forenses no fue el cuerpo de la anciana, sino los restos que había alrededor de ella. No encontraban explicación del porqué los santos que coleccionaba estaban hechos con restos de huesos humanos. Desde entonces, el niño supo que su abuela no rezaba a los Santos, sino hacía sacrificios en su casa y laboraba como una bruja mientras el dormía.

bruja photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 7 Average: 3.6]

El vuelo del triangulo de las bermudas

¿De qué trata?: Un vuelo perdido en el triángulo de las Bermudas. Un misterio entre muchos sin resolver, la torre de control está desconcertada tras un hecho que le pone los pelos de punta a quien lo viva.

Personajes: Torre de control, Tripulantes, Militares.

El triangulo de las bermudas es una zona de la tierra que tiene casos extraños de desapariciones. Cientos de científicos aseguran que esto se debe a las condiciones climáticas que hay en la zona, pero lo cierto es que la historia a continuación nos describe un hecho que descarta cualquier teoría que la misma ciencia pueda argumentar al respecto.

Hace unos años atrás un hombre el cual se encargaba de la torre de control en el aeropuerto internacional de Palm Beach Florida recibió un llamado de emergencia que lo dejaría totalmente helado. El se encontraba laborando instrucciones en algunos vuelos, cuando de repente escuchó un ruido muy extraño en la línea de su radio.

-Me copia, llamando a Palm Beach, necesitamos ayuda estamos perdiendo el control, solicitamos un equipo de rescate para las coordenadas  356 con 7 ¡Interferencia!

El hombre encargado del control de dicha torre no podía oír nada por el ruido de fondo. Parece que había problemas de comunicación, pero era extraño porque las condiciones climáticas que se daban en ese mismo instante en el triangulo de las Bermudas era algo normal. Por ello procedió a pedirle al objeto que se identificara.

  • Se solicita identificación inmediata, se solicita identificación inmediata ¿Me copia?

Pero al parecer el receptor no podía captar el mensaje, porque nuevamente replicó sin respuesta a lo que anteriormente el jefe de la torre de control de Palm Beach había solicitado.

  • Si pueden oírme por favor envíen ayuda a las coordenadas de… ¡Interferencia!
  • ¿Me escucha?

Una vez perdida la señal el comandante del puesto de control avisa a las unidades militares cercanas que sobrevuelen la zona para ir en búsqueda de esta tripulación. Al parecer no había ningún vuelo planeado para esa noche, se estimaba que este llamado sospechoso era un ataque ruso o quizás hasta de los mismos iraníes.

Sin embargo, la misma interferencia se escuchó segundos después de que la tripulación de la aviación confirmara que no encontraron absolutamente nada en la zona donde se encontraba la tormenta. Lo extraño era que ya no se escuchaba nada a través de la radio, sino un zumbido fuerte, como si hubiera colisionado.

Tras días de búsqueda no se pudo encontrar nada. Otra vez la interferencia se volvió a escuchar. La torre de control estuvo atenta a algún llamado por radio. En ese momento se pudo contactar con un hombre que se oía bastante agitado.

  • Torre de control ¿Me escucha? Si nos escucha estamos en las coordenadas 339.889 al Noreste de la torre de control ¡Podemos verla!

No pasaron 5 minutos cuando ya se encontraban unidades en camino, pero la mujer se le erizó los pelos cuando el capitán de la armada dio un informe a la torre de control.

  • Aquí torre de control, estamos en las coordenados indicadas sobrevolando la zona y no hay nadie.

Enseguida de haber escuchado este mensaje se escuchó la interferencia de la tripulación perdida en el triangulo de las bermudas.

  • Torre de control, estamos en las coordenadas 339.889, fecha de 4 de diciembre de 2011, por favor envíen refuerzos, repito estamos ¡Interferencia!

El problema de todo era que la fecha actual era el 14 de octubre de 2016.

avion photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 7 Average: 3.1]

Lo que tu matas te lo comes

¿De qué trata?: un padre al que le encantaba que su hijo cumpliera las normas. Pero quizá en una de ellas se le ha pasado la mano, haciendo que su hijo pierda el control de sus actos y se convierta en lo que el nunca quiso que fuera.

Personajes: Hachi, Harold, Richard

Erase una vez un niño llamado Richard. Su padre Harold le había inculcado valores que lo estaban haciendo un hombrecillo de bien. Sin embargo, había una frase que el padre materializaba en su pequeño. El tenía la costumbre de jugar con insectos, pero vio muy mal que el chiquillo los juntara para que se pelearan entre sí y el luego terminaba de matarlos pisoteándolos.

Juegos de niños diría cualquiera ¿No es así? Pero el padre no lo tomaba de esta manera, el se hacía mentes de que realmente no podía dejar que si hijo hiciera estos actos o se convertiría en un asesino ruin. Por eso tuvo la idea de decirle una frase que marcaría para siempre su vida “Lo que matas, te lo comes”.

Mientras el niño pisoteaba los insectos el padre le miraba sonriente. Richard se detuvo a mirar como su padre estaba burlándose simuladamente de él. Extrañado le preguntó

  • ¿Qué pasa papi?
  • Lo que matas, te lo comes… Ahora debes comerte esos pequeños insectos ¡Cómetelos!

Pero el niño aún no comprendía esto que le decía el padre, apenas tenía 6 años, pero sabía muy bien que no tenía que comer ese tipo de cosas. Como el chiquillo no quería comerse estos insectos el padre le obligó hacerlos colocándoselos en un plato y acariciando un látigo que utilizaba su abuelo cuando era niño para darle castigos fuertes cuando se portaba mal con sus padres.

Con los ojos llorosos el niño se comió los insectos, estaba asqueado y no podía creer lo que su padre le había obligado hacer. Pero ya sabía que un incidente como estos no podía repetirse, era sencillo, no mataba y podía vivir feliz con su padre. El no era malo, su personalidad simplemente era realmente fuerte, el carácter tosco no podía llevarlo cualquiera, tan sólo su pequeño hijo al cual le encanta pasar tiempo con él.

2 años después mientras almorzaba sólo en el comedor notó la presencia de muchas moscas, por ello decidió ir en busca de una bota para matarle a un par y ahuyentar el resto. Que fortuna, pudo matar un montón, al menos 10 de estos parásitos cayeron al suelo. Que sorpresa que el último cayó justo enfrente de su padre.

El mismo le estaba mirando con los ojos fijos totalmente a él. Sonriendo macabramente recogió las moscas y las puso justo encima de su carne:

-¡Cómetelas!

– Papa, pero debe ser una broma, estas moscas saben feoooo

– Lo que tu matas te lo comes.

El hombre buscó el látigo y le pegó fuertemente a su hijo, obligando así que se comiera ese manjar de moscas junto a la carne y el brócoli que le había servido. El legado era claro y no podía traicionar a su padre con ningún tipo de animal en su presencia.

Pasaron los años, ya el chico tenía 14 y estaba contento con un nuevo perro que le había regalado su padre. Ambos pudieron tener un fuerte lazo de amistad, Richard fue al refugio con su padre Harold a adoptar a Hachi, un perro muy tierno que estaba en busca de dueños que pudieran alimentarlo y consentirlo por siempre. El padre de Richard es muy complaciente. Se ha encariñado mucho con el perro al igual que su hijo.

Transcurrieron tres años y Richard le pidió a su padre prestado el auto, era hora de salir con una chica. Su padre se sentía realmente orgulloso, El pequeño estaba creciendo, ya hubiera deseado que la madre estuviera viva para verlo crecer y convertirse en todo un hombre al igual que su padre. Como buen padre complació a su hijo, confiaba en el.

Pero el muy tonto llegó ebrio en la madrugada, metiendo el auto de retroceso a la cochera no se fijo que estaba hachi detrás y le ha pisado una pata, quebrándosela totalmente haciendo que el perro pegue un alarido que ha despertado a media cuadra. A pesar de que sólo le dio en una pata, el perro termino desangrado en la cochera. Hachi murió en cuestión de un par de minutos.

Richard estaba destrozado, ahora sólo se escuchaban sus llantos en la cochera. Miró el cuerpo de hachi y sabía que algo terrible iba a pasar si su padre se enteraba. Pero era demasiado tarde, no había pensado en eso cuando escuchó que su padre tosía frente a el con un bate en mano.

  • Sabes cuales son las leyes de la casa ¿Verdad?
  • Oh no padre, no me vas a obligar hacer esto ¡No con mi antiguo perro!
  • Lo que tú matas, te lo comes.

Se llevó a su hijo adentro en casa para servirle un plato a media madrugada. Encendió el horno y puso a cocinar al perro. Increíblemente el joven estaba atónito, no podía creer la escena .Sabía que debía comerse a su mascota o si no su padre se molestaría con él. El pobre perro rostizado fue servido en mesa para que el chico se lo comiera.

Ante tan ruin escena el chico empezó a llorar, pero su padre agarró un pedazo del canino y se lo embutió en la boca. El se vio forzado a comer obligado para no dañar a su padre. Sabía que la única manera de acabar con esto era teniendo una fuerte pelea con el, pero en vez de ello prefirió satisfacer la petición.

Tras haberse comido el rabo y parte de su panza, el joven se había llenado. Su padre Harold estaba satisfecho con ello y guardó el resto por la mañana. Sin embargo, el joven tenía planeado escapar esa misma madrugada, por lo que al amanecer apenas su padre se fue a dormir intentó escapar. Pero vaya sorpresa se llevó cuando vio a su padre con el bate en la puerta de casa.

-¡Tu no vas a ningún lado!

-Déjame ir ¡Estás loco y demente!

El chico empezó a forcejear con el padre y terminó tumbándolo al piso, haciendo que se golpeara con una esquina de una mesa de vidrio en la cabeza, provocándole la muerte instantánea. Este hecho marcaría su vida por siempre El chico había cometido un suicidio, pero dentro de su corazón y en segundos después de haber hecho este acto inconsciente, una voz le carcomía diciéndole

“Lo que tu matas, te lo comes”

El chico prendió el honor, fue por un hacha y empezó a desmembrar a su padre mientras sonreía.

hacha photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 13 Average: 4.2]