Historias de Amor Obras de Teatro

El águila y la ballena

En cierto pueblo varios dos hermanos, y ambos tenían dos hermanas, que ya estaban en edad para casarse. A menudo las instaban a tomar marido, pero ellas no lo hacían. Por fin uno de los hombres dijo:

—¿Qué clase de marido quieres, entonces? ¿Un águila, tal vez? Muy bien, un águila es lo que tendrás.

Esto le dijo a una. Y a la otra le dijo:

—¿A ti quizás te gustaría una ballena? Bueno, una ballena es lo que tendrás.

De repente apareció un gran águila a lo lejos, que se abalanzó sobre la joven y salió volando con ella hacia un alto acantilado de roca. Y una ballena también apareció a la lejos, y se llevó a la otra hermana, llevándola igualmente a una acantilado de roca.

Después de eso, el águila y la chica vivieron juntas en aquel acantilado alto y empinado. El águila volaba sobre el mar para cazar, y mientras estaba lejos, su esposa se entretenía tejiendo hierbajos para una cuerda con la cual pudiera descender por la roca. Y mientras estaba ocupada con ese trabajo, el águila a veces aparecía, con una morsa en una garra y un narval en la otra.

Un día probó la cuerda con la que debía bajar; era muy corta. Y entonces ella trenzó más.

Pero a medida que pasaba el tiempo, los hermanos comenzaron a añorar a sus hermanas. Todos se pusieron a trabajar haciendo ballestas.

Había en ese pueblo un niño sin hogar, que era tan pequeño que no tenía fuerzas para tensar un arco, y por eso debía conseguir que alguien más lo tensara para él cada vez que quería disparar. Cuando prepararon todas las cosas, los hombres salieron al lugar donde estaba su hermana y la llamaron desde el pie del acantilado, diciéndole que se bajara. Y ella obedeció. Tan pronto como su esposo salió a cazar, ella bajó y alcanzó a sus hermanos.
Hacia el anochecer, el águila apareció en el mar con una morsa en cada garra, y cuando pasó junto a la casa de los hermanos de su esposa, les dejó caer una. Pero cuando llegó a casa, su esposa ya no estaba. En ese momento arrojó su captur y voló, deslizándose con las alas extendidas hacia donde vivían todos los hermanos.

Sin embargo, cada vez que el águila intentaba volar hacia la casa, le disparaban con sus arcos. Y como ninguno de ellos podía derribarla, el niño sin hogar lloró:

—¡Déjenme intentarlo a mí también!

Uno de los hombres tuvo que doblar su arco por él. Pero cuando disparó su flecha, atravesó al águila. Y cuando el ave cayó a tierra, los otros le dispararon tantas flechas que no pudo tocar el suelo.

Así mataron al esposo de su hermana, que era un poderoso cazador.

Mientras tanto, la otra hermana y la ballena también vivían juntas. La ballena la quería mucho, y apenas le quitaba la vista de encima.

No obstante, la chica comenzó a sentir nostalgia y buscando escapar, comenzó a trenzar una cuerda de algas marinas. Sus hermanos, que también comenzaban a extrañarla, empezaron a hacer una barca para navegar rápidamente en el mar. Cuando lo terminaron y la metieron al agua, dijeron:

—Ahora veamos qué tan rápido puede ir.

Vieron como una gaviota que tenía su nido se acercaba para volar junto a ellos, al tiempo que intentaban distanciarse remando. Pero cuando pasó junto a ellos, se sintieron desanimados:

—Esto no servirá; la ballena nos alcanzaría de inmediato. Debemos hacer pedazos este bote y construir uno nuevo.

Acto seguido, hicieron pedazos ese bote y construyeron uno nuevo.

Luego se adentraron nuevamente en el agua y una vez más dejaron que el pájaro hiciese una carrera con ellos. Esta vez, la barca y el ave se mantuvieron uno al lado del otro, pero cuando se acercaron a la tierra, el pájaro se quedó atrás.

Un día, la niña le dijo a la ballena como de costumbre:

—Debo salir a buscar nuestra comida. Quédate aquí.

—Pero yo también quiero salir —replicó ella.

La ballena entonces le ató una cuerda a la cintura, de esa manera la jalaría cuando quisiera que volviese a entrar en la casa. Apenas había dado un par de pasos fuera, cuando él comenzó a tirar de la cuerda.

—Solo a un par de pasos de distancia —gritó ella.

Con mucho cuidado, ató la cuerda que la sujetaba a una piedra y salió corriendo lo más rápido que pudo cuesta abajo. La ballena tiró de la piedra, pensando que era su esposa, y la metió dentro. La casa de los hermanos estaba justo debajo de la ladera donde la ballena la tenía prisionera, y tan pronto como llegó, todos acordaron huir juntos.

Mas en el mismo instante, la ballena salió de su casa y rodó hacia el mar, persiguiendo al bote en el que llevaban a su esposa. Justo cuando casi los alcanzaba, los hermanos le dijeron a su hermana:

—Tira tu banda para el pelo.

Y apenas lo había tirado cuando el mar se hizo espuma, y ​​la ballena se detuvo. Después fue tras de ellos nuevamente, y cuando apareció justo detrás del bote, los hermanos volvieron a hablar:

—Tira uno de tus guantes.

Y ella lo tiró, y el mar hizo espuma, y la ballena se abalanzó sobre él. Tiró el forro interior de uno de sus guantes, después su abrigo exterior y por último su vestido. Ahora estaban más cerca de la tierra, pero la ballena estaba estaba a punto de darles alcance. Entonces los hermanos gritaron:

—¡Tira tus pantalones!

Y en el mismo momento en que los pantalones cayeron al agua, el mar se convirtió una vez más en espuma. Para entonces, los hermanos habían llegado a la tierra. La ballena trató de seguirlos, pero fue arrojada a la orilla como un hueso blanco y blanqueado por el sol.

A partir de ese momento, los hermanos nunca volvieron a ser molestados por ningún animal y vivieron felices y en armonía, como la gran familia que eran.

Nuestro puntaje de los lectores
Calificación: 0 (0 Votos)

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

Acerca del autor

Erika GC

Apasionada por contar historias, me gustan los buenos libros y pasarme tardes enteras en Netflix. El cine y la literatura son la mejor combinación para mí.

DESCARGA GRATIS 20 RELATOS CORTOS

CLIC para Descargar Relatos Cortos GRATIS

Autores con más Publicaciones

avatar for Gregoric Pacheco OliverosGregoric Pacheco Oliveros (75)

Desde muy joven me gusto la idea de escribir pero desconocía como empezar, el mejor recurso que encontré fue la lectura y de ahí nació mi pasión, hoy día escribo y me dejo atrapar por la historia.

Me encuentro trabajando en varias historia del genero que me encanta, ficción y poco a poco construyo un universo que espero sea tan solido como los conocido hoy en día.

avatar for MarcoMarco (60)

Marco Chavez, Nacido en Venezuela el día de los muertos en 1994. Apasionado por la escritura, la creación de contenido original y ejecución de ideas Innovadoras.
"La marca es el perfume que usas y tu reputación el olor que dejas"

avatar for Grecia MorilloGrecia Morillo (60)

Amante de la buena lectura y escritura, siempre tratando de generar el mejor contenido para el disfrute de cada lector.

avatar for TomásTomás (16)

Introspectivo, idealista y conceptual.
Estudio Antropología, para poder entender lo que somos, y como somos.

avatar for Alicia DebcieAlicia Debcie (7)

Soy amante de la literatura y escribir es, más que un hobbie, una pasión que hasta hace poco estaba contenida. Sin embargo, decidí compartir con ustedes este trozo de mí. Espero que cada relato les guste y me lo dejen saber a través de un comentario.

Comentarios recientes