El autobús fantasma

¿De qué trata?: En una oscura carretera, un autobús transita de manera lúgubre recogiendo a viajeros desamparados. Sin embargo, montarte en él podría suponer el peor error de tu vida...

Personajes: Conductor, pasajeros

Se dice que en México, existe una ruta muy peligrosa que conecta los poblados de Detoluca e Ixtacatas, comunidades que no cuentan (o al menos no contaban) con pavimentación tan sofisticada como la de las grandes ciudades. De vez en cuando, por aquí transita un extraño autobús que, aunque antiguo, parece estar en buenas condiciones.

Jamás deberías subirte a él.

Hace muchos años, fue este mismo transporte el que recogió a algunas personas en la primera parada de la carretera y el conductor, aferrándose al volante de la manera más irresponsable, tuvo a bien atravesar aquel camino repleto de curvas, baldíos y precipicios, a máxima velocidad.

En más de una ocasión estuvo el autobús a punto de volcarse al dar una vuelta. Los pasajeros, nerviosos y desesperados, se quejaban y le imploraban al conductor tener más prudencia.

—Oiga usted, baje la velocidad —le dijo un señor que estaba sentado justo detrás suyo—, no tenemos ninguna prisa por llegar a nuestras casas. Solo queremos llegar bien.

—Lo lamento, es que los frenos no funcionan bien —fue lo único con contestó el chófer—, esta lluvia hace más difícil que pueda fijarme. Tendremos que esperar hasta que pase por aquel precipicio para que pueda disminuir la velocidad.

No tuvo oportunidad de hacerlo. Viró, tan violentamente, que el transporte se volcó y cayó por el abismo, matando a todos sus pasajeros.

Cuando los de la estación de autobuses se dieron cuenta de su ausencia al día siguiente, mandaron a la policía a investigar. Un cuerpo de rescatistas recorrió todo el trayecto y descendió por el precipicio para ver si había sobrevivientes, pero se quedaron atónitos al no encontrar nada.

No estaban ni los restos del autobús, ni los cuerpos de las personas, a pesar de que todo indicaba que había sido justamente en aquel sitio donde había ocurrido el accidente.

Nunca se supo que había pasado con aquel camión. Era como se simplemente, se hubiera desvanecido.

Y entonces comenzó la leyenda.

Dicen que especialmente, durante las noches oscuras y lluviosas, se lo puede ver con los faros encendidos, conduciendo como loco. A veces algún incauto que se ha quedado atrapado en la carretera le hace una señal para detenerse y el chófer alcanza a frenar para dejarle subir.

Pero esa sería la peor cosa que pudiera hacerse.

Por qué cuando el pasajero imprevisto aborda el transporte, se da cuenta de que adentro reina un silencio absoluto y todas las personas sentadas tienen la mirada vacía. También nota que el autobús no está en tan buenas condiciones como creyó, pues las paredes están deterioradas y llenas de golpes, los asientos rotos y medio desprendidos.

Es muy tarde entonces pues sin saberlo, acaba de unirse a la comitiva fantasmal, que no tardará en repetir el horrible instante de su muerte al acercarse a un encumbrado precipicio.

Y es que, a los que suben a este camión de tan mal agüero nunca se los vuelve a ver después de aquel viaje, como si se los tragara la tierra.

autobús photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 11 Average: 4.6]

Autor: Erika GC

Apasionada por contar historias, me gustan los buenos libros y pasarme tardes enteras en Netflix. El cine y la literatura son la mejor combinación para mí.