El fantasma de Zhuzha

¿De qué trata?: Terrorífica leyenda urbana de Rusia, que habla sobre el fantasma de una acaudalada mujer del siglo XIX.

Personajes: Zhuzha, Niño

A mediados del siglo XIX, Moscú era una de las ciudades cuya economía en Europa iba en ascenso. Hombres y mujeres de distintos estratos sociales comenzaban a prosperar, ganándose la vida con toda clase de oficios. Una de ellos era Josefina, una joven que se dedicaba a diseñar sombreros.

Sus diseños tuvieron tanto éxito en la capital rusa, que aristócratas y gente importante comenzaron a demandar que fuera ella quien vistiera sus cabezas. Y así Josefina, a quien cariñosamente todos conocían como Zhuzha, se convirtió en una de las diseñadoras más prestigiosas de su época.

Zhuzha estaba enamorada de un millonario llamado Sava Morózov, el cual disfrutaba de donar grandes sumas de dinero a distintas caridades. Le admiraba que usara su fortuna para ayudar a otros y que no fuera tan frívolo como el resto de los ricos.

Se dice que ella y Sava estaban próximos a comprometerse, aunque otros aseguran que la diseñadora solo lo amaba en secreto, pues era muy tímida.

Fuera como fuere, la tragedia tocó a la puerta de Zhuzha una tarde fría de invierno, mientras se dirigía en su carruaje a hacer unas diligencias. La muchacha se encontraba mirando por la ventana cuando, cerca de ahí, vio a pasar a un niño que vendía periódicos, gritando una terrible noticia.

—¡Sava Morózov se ha suicidado! ¡El millonario Sava Morózov se ha quitado la vida!

Aterrada por lo que acababa de oír, Zhuzha abrió la puerta de su coche en un impulso y saltó de él mientras todavía estaba en movimiento, desesperada por ir a leer la noticia ella misma. Con tan mala suerte que al caer, tropezó y quedó atrapada bajo las ruedas del vehículo, que la aplastaron hasta matarla.

Poco después se sabría que la nota sobre Sava Morózov ni siquiera había sido confirmada. Pero una oscura leyenda comenzaba en las calles de Moscú.

Al día siguiente de la muerte de Zhuzha, el niño que vendía periódicos fue encontrado muerto en la nieve, estrangulado con una media de mujer. La prenda era exactamente igual a las que solía vestir la diseñadora. Por más que intentaron encontrar a la asesina, las autoridades no tuvieron éxito.

Lo más aterrador ocurrió en las semanas posteriores, pues los corresponsales que se habían encargado de publicar el artículo sobre Sava, también fueron hallados muertos y estrangulados.

El fantasma de Zhuzha se había convertido en un alma en pena, que buscaba vengarse de todos los que le habían provocado tanto sufrimiento, orillándola a morir.

Aún hoy, se dice que algunos transeúntes de la ciudad de Moscú han visto pasar un carruaje fantasmal en medio de la noche, del cual salta una muchacha vestida con ropas antiguas y muy finas. Su lamento desgarrador al ser asesinada por las ruedas del vehículo les hiela la sangre.

Si alguna vez visitas este maravilloso lugar, tal vez debas tener cuidado al salir cuando el sol se oculta, por si las dudas. No querrás presenciar esta escena tan escalofriante, o que ella te encuentre mientras estás solo.

carriage photo

Nuestro puntaje de los lectores
Calificación: 4 (1 Votos)

El señor de la bolsa

¿De qué trata?: A bordo del metro, Marina está a punto de experimentar el encuentro más espeluznante de toda su vida.

Personajes: Marina, Hombre de la bolsa

Esa tarde, Marina había salido de su trabajo sumamente agotada. No era para menos, encontrándose a mitad de semana y con los pendientes en la oficina al tope. Malhumorada, bajó las escaleras del subterráneo y aferró su bolso con fuerza. Odiaba la congestión que había todos los días en ese lugar.

No supo si sentirse aliviada o decepcionada cuando su metro llegó casi de inmediato, puesto que como de costumbre, el transporte estaba a reventar. Sin embargo entró a toda prisa, ansiosa por regresar a casa.

Una vez dentro del metro, Marina fue empujada por una avalancha de gente, obligándola a quedar de pie en el centro del vagón.

El metro reanudó su marcha y ella suspiró, notando como un hombre alto y con gabardina se mantenía de pie cerca de su persona. Había algo que no le daba buena espina en ese sujeto.

Tenía una expresión muy seria y vacía, y lo más raro, es que estaba cargando en su hombro una bolsa de mujer sumamente costosa y fina.

Marina intentó ignorarlo y concentrarse en sus asuntos, pero la afluencia de pasajeros que entraban en casa estación era tal, que cada vez la empujaban más y más hacia aquel hombre, hasta que de un momento a otro se vio al lado de él.

Al sentir como la miraba fijamente con aquella expresión vacía, la joven se sintió intimidada.

Luego, sintió como él retiraba la vista y tuvo oportunidad de mirar más de cerca aquel bonito bolso femenino, que ahora que tenía tan cerca, pudo notar que se encontraba sumamente lleno. ¿Qué traería aquel personaje en su interior y por qué cargaría con un accesorio como aquel?

Marina echó un rápido vistazo dentro y se quedó helada: el bolso estaba repleto de manos femeninas, que parecían haber sido cortadas de tajo de sus cuerpos. Todas ellas además, estaban llenas de joyas muy costosas como anillos y pulseras cargadas con oro y piedras preciosas.

La mujer gritó espantada, atrayendo la atención del resto de las personas.

Las puertas del vagón se abrieron y rápidamente, el desconocido la empujó y echó a correr afuera, mientras Marina era incapaz de controlar su ataque de nervios.

Alguien alertó a un policía que fue corriendo detrás del hombre, pero desgraciadamente no pudo atraparlo.

Horas después, Marina prestaba declaración ante la policía, describiendo con detalle lo que había visto. Algunos policías no le creyeron, aunque de cualquier manera peinaron la zona para ver si podían detener al tipo.

Nunca lo encontraron.

Dicen que hasta hoy, puede que halla por ahí un hombre perturbado, al que le gusta matar y cortar las manos de mujeres adineradas para pasearse con ellas macabramente.

Durante los años 90, esta fue una de las leyendas urbanas más populares en México, logrando aterrorizar a miles de personas que usaban los servicios del subterráneo. A pesar de lo escalofriante que es esta historia, lo cierto es que nunca se ha podido comprobar la existencia de un personaje como el que en ella se describe.

subway photo

Nuestro puntaje de los lectores
Calificación: 3.8 (4 Votos)

El enamorado del más allá

¿De qué trata?: Una chica conoce a un muchacho interesante en el chat, del cual se enamora. Pero a la hora de llamarlo descubrirá una escalofriante verdad.

Personajes: Annie, Desconocido, Madre

A principios de los 2000, los servicios de mensajería por chat eran más populares que las aplicaciones como WhatsApp y Facebook, y el medio más común para conocer gente nueva. Annie era una adolescente a la que le encantaba meterse a Messenger para hablar con todos sus conocidos y agregar a personas interesantes.

Un día, una ventana se abrió en su computadora, saludándola. Al principio, Annie creyó que se trataba de su mejor amigo, pero al fijarse con más detenimiento se dio cuenta de que no.

Era un chico al cual no conocía y al que no recordaba haber agregado nunca.

No obstante, ella lo saludó y accedió a hablar con él, creyendo que podría tratarse de alguien a quien valía la pena conocer. Y así fue.

Mientras más hablaban el uno con el otro, más se daba cuenta de que tenían un montón de cosas en común, desde las películas que más les gustaban hasta los libros que habían leído. Con el tiempo, Annie se fue enamorando de ese muchacho que pese a todo, jamás le había dicho su nombre.

Un día, el chico le confesó que ella le gustaba mucho y que desearía hablar con ella de una forma más directa, a lo cual Annie accedió.

—¿Pero me vas a decir como te llamas? ¿Por qué nunca me has mostrado tu foto? —le preguntó ella.

—Ya me verás cuando sea el momento —le contestaba él.

—¿Y cómo te llamas? ¿Eso sí me lo puedes decir?

—Me llamo Michael. Michael White.

Esa tarde, él aceptó darle su número de teléfono y llena de emoción, Annie se preparó para hablarle. Al principio se sentía sumamente nerviosa, no sabía que decirle o como iniciar una conversación telefónica.

Marcó su número y espero pacientemente a que contestara.

—¿Diga? —quién tomó el teléfono fue una mujer, seguramente la madre de Michael.

—Buenas tardes, disculpe, ¿se encuentra Michael en casa?

—¿Qué clase de broma es esta? ¿Quién es?

—Soy una amiga suya, él me dio este número para que lo llamara. Nos comunicamos por Messenger —por un momento, Annie se preguntó si se habría equivocado.

Hubo una larga pausa del otro lado de la línea, antes de que la mujer volviera a hablar con reproche.

—Michael murió hace un año —Annie sintió como un escalofrío recorría su espina dorsal—, no sé quien seas o si lo conocías de verdad, pero no consentiré que juegues con su memoria de esta manera. No vuelvas a llamar a esta casa.

Colgó y Annie se quedó en shock.

Ella nunca supo que la madre de Michael conservaba la computadora de su difunto hijo en casa, aunque llevaba meses sin encenderla. Al prenderla de nuevo, pudo constatar que algunos mensajes se habían enviado al correo de Annie por medio de Messenger, justo como si los hubiera escrito él.

Las posibilidades de un hackeo eran impensables, pues la IP que marcaba el chat provenía desde la misma casa.

Annie nunca volvió a hablar con el chico misterioso, ni él volvió a conectarse.

computer photo

Nuestro puntaje de los lectores
Calificación: 5 (5 Votos)

El payaso de McDonalds

¿De qué trata?: Una noche tenebrosa, dos empleados de Mcdonalds deciden salir a fumar sin imaginar que algo terrible está a punto de sucederles.

Personajes: Payaso, Mauricio, Enrique

Era una noche poco animada como de costumbre, en aquel establecimiento solitario de Mcdonalds donde Mauricio y Enrique trabajaban. Nada extraño, pues lo normal era que el lugar se llenara alrededor de las dos de la tarde. Más que nada, familias con niños insoportables o adolescentes que se pasaban por una hamburguesa.

Mauricio trabajaba atendiendo la caja registradora, mientras que Enrique se desempeñaba en la cocina, preparando las hamburguesas o poniendo a freír las papas fritas.

No era el mejor trabajo del mundo, pero era lo que había.

Además cuando se hacía de noche, siempre tenían el local prácticamente solo para ambos. Y entonces podían salir a fumar un poco para relajarse.

Esa noche en especial, Mauricio sentía que necesitaba un cigarrillo más que nunca. Había discutido con un cliente horas atrás y ahora sentía que le cabeza le pesaba por los infernales turnos que les obligaban a tomar.

—Voy a sentarme afuera para tomar un poco de aire —le anunció a su compañero, quien dijo que lo alcanzaría en un momento.

Mauricio salió y se sentó en la banca que se encontraba afuera del restaurante. En un extremo de la misma, podía verse una réplica en tamaño real de Ronald Mcdonald, la mascota del establecimiento, muy sonriente y con una pierna cruzada por encima de la otra, mientras mantenía un brazo extendido sobre el respaldo.

Mauricio frunció la boca y sacó una caja de cigarros de su bolsillo. Siempre le había dado escalofríos ese muñeco, ¿qué establecimiento infantil en su sano juicio escogía a un payaso para representarlo?

Enrique salió en ese instante para fumar con él.

—Estoy muy cansado —dijo Mauricio con flojera.

Entonces, por el rabillo del ojo, vio como el payaso volteaba hacia él y le contestaba con una voz espeluznante.

—Yo también.

Debido a la impresión del momento, Mauricio se desvaneció de terror mientras su corazón se aceleraba. Ahí mismo sufrió un infarto mientras su compañero, aterrorizado por la sonrisa del payaso, salió corriendo para buscar ayuda.

Lamentablemente el ataque al corazón resultó fulminante. Mauricio fue declarado muerto esa misma madrugada, mientras Enrique, presa de un trauma severo, apenas y fue capaz de contar lo ocurrido.

Lo peor fue que tras la muerte de su amigo, él también cayó en un profundo coma misteriosamente, del cual nunca consiguió despertar.

La leyenda del payaso se extendió rápidamente por todos los medios de comunicación, aterrorizando a millones de personas. Claro estaba, que había muchos que no daban crédito a tal absurdo.

Cuando los policías revisaron las cámaras de seguridad del restaurante, se quedaron atónitos al ver que el dichoso payaso no solo se movía todas las noches, sino que algunas veces, incluso se paraba de su asiento y se ponía a bailar de una manera muy macabra.

Atemorizados, decidieron tratar de olvidar aquel suceso inexplicable, pues todos afuera los tomarían por locos al contar lo que vieron.

Desde ese día y sin dar mayor explicación, se ordenó quitar a todos los muñecos de Ronald Mcdonald que había en cada sucursal de la cadena.

Mcdonalds photo

Nuestro puntaje de los lectores
Calificación: 3.6 (16 Votos)

La cama de bruja

¿De qué trata?: Tras comprar una cama usada, una familia experimentará el suceso más traumático de sus vidas.

Personajes: John, Mandy, Nancy, Lisa, Pastor

La encontraron en un mercado de pulgas a la vuelta de su casa y pensaron que podía venirles de maravilla en su hogar. Cuando John y Mandy vieron aquella litera desgastada, pero en buen estado y a tan excelente precio, no dudaron ni un segundo en adquirirla para sus hijas.

Nancy y Lisa eran pequeñas todavía, pero no cabían más dentro de la cama para bebés que por mucho tiempo habían compartido. Cosas de dormir en la misma habitación.

Así que aquella misma tarde, después de comprar la litera nueva, la montaron y le colocaron sábanas rosas para las niñas.

Aunque desde el primer momento las niñas se mostraron recelosas de dormir ahí, terminaron convenciéndolas y las arroparon. Esa sería la primera de muchas noches extrañas en la casa del matrimonio.

Al día siguiente de traer la litera a casa, las niñas se despertaron adoloridas y sintiéndose mal.

—Será cosa de que se acostumbren —dijo John, no queriendo darle demasiada importancia—, ya se habituarán con el paso del tiempo.

Pero pasaron los días y las pequeñas en vez de dormir mejor, comenzaron a enfermarse a una velocidad vertiginosa y a manifestar problemas físicos. A menudo se quejaban de que les dolían todos los huesos y por si fuera poco, sufrían horribles pesadillas.

—Yo creo que algo anda mal con esa litera, desde que la trajimos a casa han estado ocurriendo cosas extrañas —dijo Mandy—. Además no sé porque, pero tengo el presentimiento de que hay algo malo en su habitación.

Lo que decía era absolutamente verdad, pues hace días que notaban como las puertas se cerraban y se abrían sin que nadie interviniera, escuchaban susurros extraños en la noche, la radio cambiaba de frecuencia sola y lo peor, habían llegado a encontrar cuervos muertos en la puerta principal.

El colmo del asunto ocurrió una noche, en la que creyeron ver la silueta de una mujer sentada a orillas de la condenada litera. Aquello terminó de una vez por todas de destrozarles los nervios.

Tras ver que la situación había empeorado demasiado, John estuvo de acuerdo en llamar a un pastor para que acudiera a bendecir la casa.

Cuando el religioso llegó, lo primero que hizo fue rezar para alejar las malas energías del lugar. Sin embargo había algo en el ambiente que lo incomodaba de sobremanera.

Pidió ver la habitación de las niñas y hacia allá se dirigieron. Tan pronto como el reverendo vio la litera, supo que una presencia mala habitaba en el lugar y recomendó a John y a Mandy que la quemaran.

Entre los tres la llevaron al sótano y ocasionaron un pequeño incendio, que destruyó por completo el mueble. Rápidamente apagaron las llamas antes de que se extendieran al resto de la casa, creyendo escuchar los lamentos furiosos de una voz femenina.

Desde entonces se acabaron todos sus problemas.

Al investigar un poco más, Mandy y John se enteraron de que la litera había pertenecido a una mujer que practicaba la magia negra.

Nunca más volvieron a comprar muebles baratos.

bed photo

Nuestro puntaje de los lectores
Calificación: 4.4 (11 Votos)

Teresa Fidalgo

¿De qué trata?: Aterradora leyenda urbana que narra la historia de Teresa Fidalgo, una niña que aparece en las carreteras de noche.

Personajes: Teresa Fidalgo, Pasajeros

Hace poco tiempo una vieja leyenda urbana que surgió a principios de este milenio volvió a cobrar vida en las redes sociales. Se trata de la historia de Teresa Fidalgo, la cual se repartía por todo Internet a través de correos electrónicos, mensajes de Fabeook o Instagram, o cadenas por WhatsApp. Así, las supuestas próximas víctimas de este fantasma encontraban en sus cuentas sociales un mensaje como el siguiente:

“Hola, mi nombre es Teresa Fidalgo. Si no compartes esto con 20 personas más, voy a dormir contigo eternamente”.

Estas escalofriantes palabras, sin duda incentivaron a que cientos de personas propagaran el mensaje más allá de sus emails y perfiles sociales. ¿Pero cuál es la verdad detrás de este siniestro personaje y por qué se dedica a aterrorizar a los internautas?

Cuenta la leyenda que todo comenzó una noche en la que un grupo de tres amigos viajaban en coche por carretera. El camino estaba muy oscuro y a pesar de venir de fiesta, estaban procurando ir con todo el cuidado posible para no tener un accidente. De pronto, vieron que una niña vestida con un camisón cruzaba por delante de su vehículo, frenando a tiempo para evitar arrollarla.

La pequeña se presentó como Teresa Fidalgo y dijo que necesitaba ayuda para llegar a su casa.

Muy extrañados, los amigos permitieron que subiera con ellos y se dispusieron a seguir con el viaje, buscando de paso el pueblo donde vivía Teresa. No obstante, cuando le preguntaron si su casa se encontraba muy lejos ella guardó silencio.

Los chicos se miraron con nerviosismo entre ellos, intuyendo que algo no marchaba bien.

Justo cuando se encontraban a punto de doblar una curva, Teresa volteó la cara hacia ellos y vieron que su rostro no era más el de una niña inocente. Ahora se había convertido en un espectro demoníaco, cuya visión los asustó tanto, que el conductor perdió el control del volante y fue a estrellarse más allá de los límites de la carretera.

No pudieron encontrarlos sino hasta el siguiente día, cuando el espantoso accidente consiguió llamar la atención de las autoridades. Desgraciadamente no todos los muchachos habían conseguido salir ilesos de él.

Dos de ellos se encontraban muertos, mientras que el tercero, que quedaría inválido de por vida, apenas y tuvo la suerte de contar lo que les había ocurrido esa noche maldita.

Desde entonces, se dice que el espíritu de Teresa Fidalgo vaga por las carreteras en busca de nuevas víctimas. Si tienes la mala suerte de encontrarla en tu camino, por nada del mundo debes dejarla subir a tu coche, aunque trate de engañarte con su apariencia indefensa e infantil.

Pues dentro de su cabeza, está tramando una muerte perversa para ti y si no te mata de terror, lo hará provocando que choques.

Nadie sabe como murió, ni porque está buscando venganza. Probablemente fuera asesinada de manera brutal y nadie haya cogido al culpable. Hasta entonces, su espíritu seguirá vagando por nuestro plano terrenal, presentándose en las carreteras o en los medios virtuales.

road photo

Nuestro puntaje de los lectores
Calificación: 2.8 (5 Votos)

Leyenda del árbol de Sakura

¿De qué trata?: Leyenda que cuenta la historia de amor entre una bella joven y un muchacho humilde, y como su amor dio origen a uno de los árboles más hermosos del mundo.

Personajes: Sakura, Jardinero, Señor de la guerra

Tiempo atrás, en un feudo del Antiguo Japón, existía una joven muy delicada y hermosa llamada Sakura, la cual era muy conocida en aquellos territorios por su belleza. A temprana edad consiguió numerosos pretendientes, todos ellos de buenas familias y distintas edades.

Sus padres finalmente, decidieron casarla con un hombre mucho mayor que ella, un guerrero muy acaudalado y diestro en batalla, que además de ser un orgulloso soldado, les daría una vida llena de comodidades.

Sakura no era feliz con este acuerdo, pero desde pequeña la habían enseñado a obedecer y fue por eso que no protestó contra el matrimonio.

El día del casamiento, sus doncellas la vistieron con un kimono de color blanco en señal de su pureza, arreglaron su pelo con flores y pintaron su rostro de tal manera, que Sakura parecía una princesa. El señor de la guerra se quedó encantado.

Finalmente la llevó a vivir a una casa en medio del campo, pues era muy celoso y no quería que ningún hombre le arrebatara el cariño de su esposa.

Un día, el guerrero tuvo que salir de nuevo a pelear y antes de irse, le advirtió a la joven que por ningún motivo podía salir de su hogar. Él se marchó y Sakura se quedó muy sola.

Día tras día observaba el mundo a través de su ventana, anhelando la compañía de alguien.

Cierta mañana se dio cuenta de que había un muchacho arreglando las flores de su jardín. Era un jardinero, al cual el señor de la guerra le había encargado mantener sus plantas.

Sakura se puso muy contenta y lo saludó, tras lo cual se pusieron ambos a conversar. Por fin tenía a alguien con quien hablar.

Pero con el paso de los días, esa bonita amistad que había surgido entre ellos se transformó en un apasionado amor. Aprovechando la ausencia del marido de Sakura, los jóvenes se dispusieron a estar juntos tanto como pudieran y cada día eran muy felices.

Sin embargo, una tarde el señor de la guerra se presentó en casa y al ver lo que estaba sucediendo entre su mujer y el jardinero, se puso furioso. Deshonrado, sacó su espada y los mató a ambos.

La sangre de Sakura y su amado se derramó sobre el suelo y fue a mezclarse en las profundidades de la tierra, de donde brotó un árbol hermosísimo. Su tronco era muy estilizado y de sus ramas brotaron cientos de flores rosadas, que inundaron con su exquisito aroma todo el jardín.

El señor de la guerra, conmovido ante tanta belleza, decidió conservar el árbol para que pudiera consolarlo de su traición. Sin saberlo, le había dado una segunda oportunidad a los sentimientos entre Sakura y su jardinero.

Hoy en día, se dice que cada vez que los árboles de cerezo japoneses florecen, Sakura y su verdadero amor vuelven a encontrarse en algún lugar del universo, ahora sin obstáculos que les impidan quererse.

Es por eso que este árbol simboliza el amor y la esperanza.

sakura photo

Nuestro puntaje de los lectores
Calificación: 4.2 (11 Votos)

Accidente en un barranco

¿De qué trata?: Al ir conduciendo por una carretera, Marcos es detenido por una angustiada mujer que pide ayuda para salvar a su bebé. Él no sabe que está a punto de descubrir algo espeluznante.

Personajes: Marcos, Mujer, Hombre, Bebé, Policías

Era ya bastante tarde cuando Marcos decidió tomar una carretera de la Sierra Ecuatoriana, al volver a casa de un viaje de estudios. Se encontraba haciendo un posgrado y aquella región era vital para su trabajo. Aunque hubiera querido partir más temprano, pues no le gustaba conducir de noche, las circunstancias no se lo permitieron.

Sintonizo una estación en la radio y se dispuso a manejar con mucho cuidado, pues la zona en la que transitaba era sumamente peligrosa. Había precipicios y curvas en los que, si uno no tenía cuidado, podía sufrir un feo accidente.

Estaba con los ojos puestos en el camino cuando de pronto, algo a la distancia llamó su atención.

Parecía una persona haciendo señas.

Al acercarse, vio que era una mujer que movía sus brazos para pedir ayuda. Como pudo, Marcos se detuvo a un lado del sendero y se dirigió a ella.

—¡Por favor, ayúdeme! —le pidió ella, suplicante— ¡Acabamos de tener un accidente y mi hijo está atrapado en el auto!

Marcos se dio cuenta de que la mujer se encontraba en un lamentable estado. Tenía una contusión en la cabeza y la cara y los brazos manchados de sangre.

—Cálmese, dígame donde está y llamaré a la policía de inmediato.

La mujer lo condujo unos metros más adelante y señaló un barranco. La pobre iba por la carretera con su esposo cuando el coche se les había volcado, rodando cuesta abajo.

Como pudo, Marcos descendió hasta el vehículo que estaba tumbado boca abajo. Miró en el interior y se quedó helado.

En el asiento del conductor había un hombre muerto y con la cabeza ensangrentad. Y a su lado, se encontraba la misma mujer que minutos antes lo había detenido. Sin vida.

Marcos sintió que se le ponía la piel de gallina y entonces oyó un llanto en el asiento trasero.

Un pequeño bebé se encontraba asegurado en su asiento, milagrosamente con vida. El hombre se las arregló para sacarlo de ahí y con mucho trabajo, volvió a subir por la barranca para llamar a la policía.

Cuando los oficiales llegaron, acompañados por una ambulancia, confirmaron la muerte de la desventurada pareja.

El niño por suerte, estaba bien y no había sufrido más que unos cuantos rasguños durante la volcadura del auto. Ahora estaba huérfano pero al parecer tenía familiares que podrían hacerse cargo de él.

—Tuvo suerte de distinguir el coche al fondo del precipicio —le dijo uno de los policías a Marcos—, con esta oscuridad era seguro que no los habríamos hallado hasta el día de mañana. Y quien sabe si ese bebé seguiría con vida.

Marcos no supo como explicarle que la madre del niño había sido quien lo había guiado hasta ahí. Ni él mismo estaba seguro de lo que había pasado.

Esa noche, después de pasar toda la velada sin dormir, llegó a la conclusión de que el espíritu de la mujer había permanecido unos momentos más entre los vivos, con tal de asegurarse de salvar a su hijo.

cliff photo

Nuestro puntaje de los lectores
Calificación: 4.2 (9 Votos)

El perro atragantado

¿De qué trata?: Al llegar de un paso familiar, Javier y su familia se percatan de que algo malo ocurre con su perro. El animal tiene el hocico manchado de sangre y trata de advertirles algo...

Personajes: Javier, Marta, Juanito, Asaltante

Como todos los domingos, Javier había llevado a su familia a dar un paseo, para distraerse de la rutina de cada semana. Con su esposa, Marta, fueron al cine con su pequeño hijo de seis años, Juanito. Pasaron un momento muy agradable aquella mañana y por la tarde, al regresar a casa, el niño no podía esperar a ver a su inseparable amigo, Max.

Al perro lo habían adoptado desde que era un cachorro y a Javier le gustaba porque era de una raza grande y protectora, estupendo para cuidar de la casa.

Apenas entraron en su hogar, Marta soltó un grito. Max se encontraba de pie frente a la puerta de un armario en la planta baja, chillando con nerviosismo y rascando la puerta con su pata. Tenía el hocico manchado de sangre y le costaba mucho respirar.

Javier se acercó a él y se dio cuenta de que tenía algo corte profundo en la garganta, como si alguien hubiera tomado un cuchillo y tratado de degollarlo. Ahora el animal se atragantaba con su propia sangre.

Tras ver que no les faltaba nada, supuso que alguien había intentado robarles sin éxito.

—Voy a llevar al perro con el veterinario —le dijo a Marta, al ver que Juanito había empezado a llorar por su mejor amigo—. Cierra muy bien la casa y llama a la policía para denunciar un intento de asalto.

Sin más, Javier tomó al perro y lo llevó a la clínica para mascotas, donde fue rápidamente atendido por el veterinario.

Al estar revisando su hocico, el hombre sacó algo que le obstruía la garganta y tanto Javier como él se quedaron horrorizados: era un dedo humano. Max había mordido a alguien que intentaba robar su casa y él, para defenderse, había atacado al pobre perro con un cuchillo, haciéndole un corte limpio y profundo.

Javier recordó como su mascota gemía y trataba de señalar algo dentro del armario cuando habían llegado. Todo el color desapareció de su rostro en ese instante. El ladrón nunca había salido de casa, ¡se había ocultado y Max solo intentaba advertirles!

Desesperado, el padre de familia corrió a su coche mientras intentaba comunicarse a su casa, pero nadie cogía el teléfono. Marcó al celular de Marta, pero la contestadora siempre saltaba.

Ahora tenía un mal presentimiento.

Cuando llegó a su calle, vio a lo lejos un par de patrullas estacionadas enfrente de su jardín y se estacionó a toda prisa. Sus vecinos también empezaban a asomarse para ver que estaba pasando.

Javier esquivó a uno de los policías que intentó cerrarle el paso y entró en casa, encontrándose con un sangriento espectáculo.

Su esposa y su hijo habían sido asesinados, y yacían sin vida sobre la alfombra. Alguien había apuñalado salvajemente a Marta, mientras que Juanito mostraba una herida terrible en el cuello, peor que la de su perro.

En venganza por el dedo que le había sido arrancado, el delincuente había salido de su escondite y se había cobrado sus vidas.

Nunca lograron atraparlo.

dog photo

Nuestro puntaje de los lectores
Calificación: 3.8 (5 Votos)

La sombra del internado

¿De qué trata?: Alejandra ha sido una mujer que desde niña ha sufrido muchos hechos bastante terroríficos. Una historia basada en hechos reales y que fue contada como testimonio en México

Personajes: Alejandra, Rosa, Sombra

La siguiente historia está basada en una experiencia real en la ciudad de Oaxaca México. Cuenta de una niña llamada Alejandra, que a la edad de diez años fue internada en un colegio de Oaxaca hasta que cumplió trece años. El ambiente era muy rígido, serio casi como militarizado y el colegio estaba rodeado por muchas matas y un viejo camino de tren. Lo primero que notó Alejandra al llegar al colegio, era una sombra que parecía ser más oscura que la noche.

Veía un hombre aproximadamente de dos metros y siempre estaba en la esquina del baño. Siempre aparecía cuando empezaba a oscurecer, solo Alejandra lo veía ya que las demás compañeras no notaban nada raro.

Por las noches eran tantas las ganas de ir al baño que Alejandra prefería aguantarse las ganas y terminaba orinando la ropa, la cama y hasta las cobijas olían mal. Con el pasar de los meses el colchón empezó a podrirse, la directora que se llamaba Rosa se dio cuenta, llamándole la atención en frente de todos las compañeras, todas empezaron a burlarse y reírse de ella.

Después de confesarle a la directora Rosa lo que realmente veía en las noches, divulgó que Alejandra en realidad era sonámbula para despistar a las niñas del colegio. Todas ya le tenían miedo a la pequeña, ninguna niña se metía con ella. Fue una situación donde ya ella no tenía amigas, haciéndose cada vez más solitaria.

Con el pasar del tiempo, descubrió que otra niña veía la sombra como ella y se ofreció acompañarla al baño cada vez que tenían miedo, sin aguantarse tanto tiempo las ganas de orinar.

Así transcurrieron los primeros tres años, hasta que en las vacaciones Alejandra visitó a su abuela y le contó toda la experiencia que había pasado. La abuela le dijo que tal vez era un chaneque, que se la pasaba molestando las niñas de su edad porque estaba enamorado de ellas.

Le recomendó que si lo veía otra vez y le decía que lo siguiera fuera solo con la intención de llevársela, que lo primera cosa que tenía que hacer fuera rezar. En el siguiente año a Alejandra le tocó otro dormitorio y pensó que ya la sombra no la seguiría, pero se dio cuenta que cuando iba al baño ahí estaba.

Ya la joven se armaba de valentía y no le hacía caso, hasta que un día en la madrugada la despertó una voz, parecía más un susurro. La empezaba a llamar por su nombre, Alejandra pensaba que era una de las niñas pero se dio cuenta que alrededor de ella todas estaban dormidas.

Esa voz que la llamaba provenía del baño, Alejandra caminó asustada hacia su litera tapándose de pies a cabeza. Un día la directora del internado organizó con unas niñas, encerrar a Alejandra en el baño y así fue. La pequeña se asustó mucho, porque ahí veía la sombra, pero se daba cuenta que en realidad no le hacía daño.

Empezó a gritar que la sacaran de ahí y después de varios minutos la directora le abrió la puerta. A partir de ese día Alejandra no volvió a sentir más miedo, enfrentado todas las noches con mucho coraje y valentía. Así pasaron los años y ya Alejandra se había convertido en toda una mujer estudiosa, no necesitaba nunca aprenderse las cosas de memoria, ella siempre prestaba mucha atención las clases y al regresar de la universidad se encerraba en su cuarto a repasar hasta la madrugada.

Al finalizar la universidad ya Alejandra se había convertido en una profesional, se casó y pasó muchos años hasta que se divorció. Desde entonces ella sentía una grande inestabilidad emocional y no sabía qué hacer con su vida, se volvió a enamorar de otro chico y con el pasar de los meses se dio cuenta que se había embarazado. Ella no lo pensó mucho y quiso interrumpir su embarazo, pero esa noche acostada en su cama apareció otra vez la misma sombra que no había visto por años.

Ahí estaba en frente de ella parado con un rastrillo en las manos, se encaminó hacia ella y le pasó ese rastrillo por el vientre. Ella se quedó privada y no sabía qué hacer, serró los ojos y los abrió otra vez, pero esta ya la sombra había desaparecido.

Pasaron algunos meses y Alejandra estaba pasando por otro mal momento, se había enfermado de la vesícula y tuvo que ir al hospital de emergencia. Esa noche fue muy larga para ella, antes de dormir empezó a sentir mucho frio y  trataba de abrigarse con dos sabanas.

Pero no le daban calor hasta que se quedó dormida con  las manos heladas, ella pensaba que se iba a morir hasta que logró dormir rezando. En el sueño que tuvo esa noche todo parecía como real, se encontraba ella en una selva  verde, caminaba por el luminoso bosque hasta que encontró una cabaña.

Al entrar podía ver con claridad un niño en la cama con una carita muy angelical de al rededor cinco años y al lado estaba un hombre. En el sueño le decía que estaba cuidado el niño y aun no era hora de que Alejandra estuviera con ellos. Ella se despertó de ese sueño muy pensativa, ese niño le parecía familiar y hasta sentía que podía ser de ella.

La operación salió excelente y ya Alejandra había vuelto a su vida normal. Volvió a empezar su rutina pero esta vez, no quería vivir sola y regresó donde sus padres. Un día ella estaba sentada en el porche de su casa con el teléfono en las manos, estaba hablando con  su amiga.

Cuando de repente escucha a alguien que le sibila, ella pensaba que era su hermano haciéndola una broma, pero se dio cuenta que él estaba dentro de la casa. La sombra era alta como unos dos metros y le parecía ver la figura de un chico adolescente como de dieciséis años.

Alejandra calculó el momento que salió embarazada, el niño que abortó ya hubiese tenido dieciséis años. Desde ese momento investigó las sombras y se encontró que habían muchos tipos desde las malas, hasta buenas y ella sentía que la sombra que la había acompañado toda la vida, siempre había sido una sombra buena que nunca la llegó a lastimarla.

sombra photo

Nuestro puntaje de los lectores
Calificación: 4.1 (9 Votos)