Simbad el Marino

¿De qué trata?: Trata de cómo se puede enseñar a un jóven a no tratar la vida por solo lo material, sino también a disfrutarla por su gente y por la calidez humana, sin guiarse plenamente por el dinero

Personajes: Simbad, anciano

En los tiempos de la antigüedad, en la ciudad de Guayaquil, vivía un joven muy pobre a quien llamaban Simbad, este joven se veía obligado a transportar fardos de mucho peso para poder ganar algo de dinero y llevar comida a su hogar, fue así como con el tiempo lo reconocieron como Simbad el cargador.

Simbad, en los patios llenos de flores seguía haciendo su trabajo, tan bien lo hacía que fue trasladado a una sala de mayor dimensión, donde veía viandas exóticas, con comidas especiales además de vinos excepcionales.

Alrededor de estas grandes mesas, Simbad vio mucha gente, especialmente un anciano que me llamó de la siguiente manera, dijo Simbad: “Simbad, el marino”.

No creas que mi vida solo ha sido jugar y divertirme, todo lo que tengo y lo que me gusta lo he obtenido con mucho trabajo. Te contaré lo siguiente, dijo el anciano…

Mi padre al morir dejo una gran fortuna, pero fue tanto lo que gasté de ella que quedé totalmente miserable y pobre. Fue entonces cuando decidí vender lo poco que me quedaba y me embarqué en unos cuantos mercaderes para poder resolverme la vida.

Después, navegue durante muchas semanas, pasó el tiempo hasta que llegamos a una isla. Al pisar tierra firme, el suelo tembló y todos salimos despedidos del lugar.

Esa tierra firme que habíamos llamado como tal, no era más que una gran ballena, después de no poder subir al barco me dejé llevar por las corrientes del mar con ayuda de una tabla de madera, logrando llegar hasta las orillas de una playa con muchas palmeras.

Después tomé uno de los barcos que allí llegaba y entonces… Simbad interrumpe al anciano con otro tema y el anciano le regaló 100 monedas de oro, rogándole que viniera al día siguiente.

Al otro día, Simbad volvió y el anciano continuó contándole todas sus aventuras, terminando el relato del día Simbad volvió a recibir 100 monedas de oro y también le pidió volver al día siguiente, necesitaba contarle cada una de sus aventuras vividas.

Al otro día, el anciano le seguía contando: Hubiera querido seguir en Bagdad con la fortuna de mi padre pero fuimos arrojados por el barco a una isla llena de enanos que nos tomaron como prisioneros, pues comían carne humana.

En una noche oscura, logramos escapar y volvimos a Bagdad donde me consegui con la hija del rey y me case, pero poco tiempo después ella murió.

Todos los días el anciano le contaba sus aventuras y anécdotas a Simbad y por cada día le daba 100 monedas de oro, de esta forma fue como Simbad aprendió no solo a valorar la atención hacia los demás, sino también a saber enriquecerse con buenas acciones tal y como lo había hecho el anciano a lo largo de sus años, con la diferencia de que este no supo utilizar la fortuna sino hasta el final, cuando se había dado por bancarrota, pero con todo y ello pudo enseñar al joven Simbad a poder hacerlo.

marinero photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 0 Average: 0]

La niña de la escalera

¿De qué trata?: En una casa de campo, el fantasma de una niña aparece en las escaleras todas las noches para inquietar a sus habitantes.

Personajes: Niña, Padrastro

Hace mucho tiempo, en una vieja casa de campo vivía una familia conformada por una matrimonio y sus tres hijos. La mayor, era una alegre niña de diez años. Sin embargo, la desgracia tocó a su puerta cuando el padre murió en un accidente, dejando a su esposa sola con los niños.

Al poco tiempo, la mujer volvió a casarse pero su nuevo marido no era un buen hombre. Este sujeto odiaba a los pequeños y los maltrataba de todas las maneras posibles.

No solo disfrutaba castigándolos y pegándolos por cualquier razón, sino que había veces en que los dejaba sin comer, les negaba el agua y los encerraba por días en sus habitaciones, sin que pudieran beber o probar bocado.

Con quien más parecía ensañarse por alguna siniestra razón, era con la niña, quien se llevaba la peor parte en aquellos castigos. Y su madre, impotente, no podía hacer nada pues tenía mucho miedo de su marido.

Un día las cosas llegaron demasiado lejos.

El padrastro empujó a la niña por las escaleras de manera tan violenta, que la pequeña murió a causa del impacto. No hubo nada que se pudiera hacer para salvarle la vida y la familia entró en pánico.

Sabiendo que de descubrirse el asesinato lo enviarían a la cárcel, el hombre resolvió enterrar el cadáver de la chiquilla en el jardín de la casa y mudarse con la mujer y los niños a una nueva ciudad. Y así, la vivienda quedó abandonada por un largo tiempo, hasta que nuevas personas llegaban a vivir en ella.

Pero ninguna se quedaba demasiado tiempo.

Y es que cosas horribles y extrañas ocurrían apenas caía la noche. La gente que llegaba a vivir ahí aseguraba escuchar llantos y lamentos, todos pronunciados por una voz infantil que pedía ayuda de una manera desgarradora.

Lo más aterrador era cuando su fantasma tocaba a la puerta de la habitación principal, para pedir agua.

Y lo más peligroso, era cuando la veían pararse al pie de las escaleras con una expresión indescifrable. Nadie llegó a averiguar si se colocaba allí para proteger a los inquilinos de una horrenda caída… o si por el contrario, se aparecía para empujarlos y que tuvieran el mismo final que ella.

Lo cierto es que, aunque nadie más llegó a morir mientras habitaban la casa, si hubo muchos accidentes que con el tiempo provocaron que nadie más quisiera alquilarla.

De modo que quedó abandonada en medio del campo y había veces que, de noche, los excursionistas o jornaleros que pasaban cerca se sentían desfallecer al ver a una niña de aspecto siniestro asomada a la ventana; algunas veces pidiendo auxilio, otra simplemente mirando en silencio.

Se hice que todavía hoy, en esa casa misteriosa, se la puede ver con frecuencia.

Si alguna vez llegas a toparte con ella y tienes la valentía de entrar, es probable que llegues a verla. Solo recuerda que debes respetar una regla: nunca te acerques a las escaleras, o podrías sufrir su mismo destino.

escalera photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 0 Average: 0]

El soldadito de plomo

¿De qué trata?: Una trama donde se muestra la vida nocturna de los juguetes de un pequeño que se centraba en batallas de soldaditos de plomo, pero uno de ellos mutilado y con muchas ganas de vivir hizo hasta lo imposible por conseguir el amor de su bailarina.

Personajes: Soldadito, Bailarina, Niño

Había una vez, un pequeño que tenía una gran cantidad de juguetes, él los guardaba todos en su habitación y mientras pasaba el día, su diversión se trabaja de jugar horas y más horas con ellos. Dentro de sus juguetes favoritos se encontraba el de crear una guerra con sus pequeños muñecos soldaditos de plomo.

El pequeño, los colocaba unos frente a otros y le daba inicio a la batalla. Cuando le regalaron los juguetes, él pudo darse cuenta que a uno de ellos le faltaba media pierna y se dijo que podía haber sido por un defecto en su fabricación.

Sin embargo, mientras realizaba cada batalla, el soldado mutilado siempre permanecía en primera línea, defendiendo a los soldados de la parte trasera y el que se hacía ver como el soldado más valiente y aguerrido. No obstante, el pequeño que jugaba lo que no sabía era que cada uno de sus juguetes cobraba vida durante las noches y empezaban a hablar entre ellos y en ocasiones, al colocar de forma ordenada a todos los soldados metía al soldado mutilado entre los demás juguetes si darse cuenta.

Fue por estas equivocaciones, que el soldadito de plomo, tuvo la oportunidad de conocer a una bella bailarina, la cual también era de plomo y empezaron a establecer una bonita amistad. Poco a poco, sin darse cuenta, el soldadito empezó a sentir algo más que amistad por la bailarina, de modo que con cada noche compartían tanto que ya no encontraba cómo hacer para declararle todo lo que sentía por ella.

Cuando el pequeño, dejaba el soldadito mutilado con los soldados éste extrañaba sus conversaciones con la bailarina y cuando se quedaba cerca de ella, el miedo se apoderaba de él cuando quería hablarle sobre lo que sentía. Todo ocurría con rapidez, hasta que una noche el diablo estalló y le dijo: Tú, soldado de plomo, ¡deja de ver a mi bailarina!, fue entonces cuando el soldadito se sintió avergonzado y la bailarina llegó para consolarlo.

No le hagas caso a lo que te dice ese mal hombre, lo único que tiene es envidia. A mi me gusta mucho, hablar contigo. Los dos se gustaban pero ninguno se atrevía a dar el siguiente paso, declararse su amor.

Un día una fuerte borrasca llevó al soldado mutilado a la inundación y fue tragado por un pez, que por buena suerte tuvo indigestión y al poder salir despedido por su boca, fue encontrado por la hermana del niño, quien decidió colocar al soldadito en su repisa de chimenea, justamente al lado de su bailarina, quien pensaba que no volvería a ver a su soldado.

¡Pobrecito, cuántas aventuras has pasado desde que no te veía!, dijo la bailarina y fue entonces cuando él le explicó todo lo que le había sucedido, finalizando su historia con el milagro que ha sido encontrarla de nuevo para ser felices juntos, pues el amor era algo que no podía ocultar más. Ella lo aceptó y vivieron felices por siempre, uno al lado del otro.

soldado photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 0 Average: 0]

Aracne, la bordadora prodigiosa

¿De qué trata?: Una joven tejedora comete el error de dejarse llevar por su vanidad y desafía a Minerva, la diosa de las artes. Su presunción la llevará a obtener el peor de los castigos.

Personajes: Aracne, Minerva

Existió hace mucho tiempo en la ciudad griega de Hipepa, una hábil muchacha llamada Aracne, hija de Idmón de Colofón, un hombre que había adquirido fama por las hermosas telas que teñía de púrpura para la realeza. Así como él coloreaba los vestidos y las túnicas de reyes y princesas, Aracne era única con los telares. Su talento como tejedora era indiscutible.

Sus tapices y bordados eran los más hermosos de Grecia, representando con gran realismo una gran diversidad de figuras y paisajes. Tan orgullosa estaba ella de sus habilidades, que no dudó en colocarse a sí misma por encima de los dioses.

—Ningún inmortal podría superarme al tejer —solía jactarse enfrente de todos sus admiradores.

Quiso la suerte que sus palabras fueran escuchadas por Minerva, la diosa de las artes y la sabiduría, que ofendida por la presunción de la muchacha, bajó a la Tierra escondida bajo la forma de una humilde anciana.

—Tus tapices son muy hermosos jovencita, dignos de un dios —le dijo a Aracne, tras llegar a la tienda en la que vendía sus telares.

Ella se limitó a sonreír con arrogancia.

—¿Pero qué dice, vieja? Ningún dios podría hacer lo que yo hago —le espetó—, mis manos son únicas y mi talento irremplazable. Si quisiera, podría vencer a cualquiera de ellos tejiendo el tapiz más bello del mundo.

—¡Entonces acepto! Veamos de lo que eres capaz —dijo Minerva, desprendiéndose del disfraz de anciana y revelándose en toda su gloria, ante los ojos de los habitantes de Hipepa.

Aracne no se dejó amedrentar. Si la diosa quería una competencia, una competencia es lo que tendrían.

Se puso cada una en su lugar respectivo y comenzaron a tejer, mezclando decenas de hilos de colores en enormes telas, que parecían ir cobrando vida conforme sus manos pasaban por encima de ellas.

Al final los resultados fueron asombrosos.

Minerva había conseguido un tapiz soberbio, que representaba su triunfo en la batalla contra Poseidón, el señor de los mares. Había tejido con tanto empeño, que las olas parecían moverse de verdad dentro del bordado y su propia figura en el telar resplandecía revelando su divinidad.

Cierto era que aquella era una obra de arte. Pero cuando Aracne desplegó su propio tapiz, la propia Minerva palideció.

La muchacha había tejido una historia magnífica, que mostraba en veintidós escenas todas las infidelidades cometidas por los grandes dioses, incluido Zeus, la deidad suprema. Transformados en animales, habían sido retratados mientras se rebajaban al nivel de los mortales, de una manera que hizo ruborizar a Artemisa.

La insolencia de Aracné no tenía límites. No solo la había desafiado, sino que el tema escogido para su tapiz era una afrenta contra todo lo divino.

—He de admitir que es un trabajo magnífico —le dijo Minerva con seriedad—. Sin embargo, tu falta de respeto y tu engreimiento han llegado demasiado lejos, y no habrán de quedarse sin el debido castigo.

Y así, la diosa destruyó el telar de la joven y la transformó a ella en araña.

telar photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 0 Average: 0]

El flautista de Hamelin

¿De qué trata?: Una historia donde se muestra una ciudad la cual se ha cubierto de una plaga de ratas, tratando de buscar la solucion consiguieron un flautista que tendría la solución para acabar con ella.

Personajes: Flautista, Personas del Pueblo

En la ciudad de Hamelin, hace muchos años atrás empezaron a suceder cosas extrañas. Un buen día, cuando los gordos salieron de casa fueron encontrando las calles llenas de ratones que andaban rondando cada rincón de la ciudad, pues iban devorando todos los graneros y la comida que sobraba en todos los restaurantes.

Todos querían saber de dónde venía la plaga, querían ahuyentarlos y a la vez saber de dónde estaban saliendo, pues la cantidad era abismal con el pasar de los días. Cada día, todo parecía ir peor, se llenaban las calles y hasta las casas, ya los gatos huían con temor de tanta plaga.

Fue tan grave la situación que la gente de la ciudad y los ricos empezaban a poner en peligro sus riquezas por todas las ratas hambrientas, fue entonces cuando anunciaron: “Daremos 100 monedas de oro a quien encuentre liberarnos de la plaga de los roedores”

Después de unos cuantos minutos, se presentó en la ciudad un flautista auténtico, que se identificaba por ser muy alto y quien aseguraba que esa recompensa sería totalmente para él. Todos le preguntaban por qué y él solo respondía con seguridad que sería una recompensa total y absolutamente para él.

Verán que esta noche no quedará ni un ratón en toda la ciudad de Hamelín, gracias a mi, dijo el flautista. Después de decir esto, él empezó a transitar por todas las calles tocando muchas melodías, melodías que iban encantando a todos los roedores y que lo seguían con total fascinación hasta donde llegara con su flauta.

Después de unas cuantas horas, seguía caminando y tocando al mismo tiempo, llegando a un lugar muy lejano, tan lejano que desde esa vista no se podía ver ni las murallas de Hamelin. En esa misma zona, atravesaba un fuerte río en el que al atravesarlo el flautista, todas las ratas murieron ahogadas.

Los habitantes de la ciudad de Hamelín, se quedaron sorprendidos por el acecho que había conseguido el músico y después de verse completamente librados de los roedores, todos respiraron aliviados. Todos permanecían tranquilos y satisfechos por lo logrado ya que volverían a ver el fruto de sus negocios sin estar al peligro de esta plaga.

Con mucha felicidad, organizaron una fiesta para celebrar la libertad que el flautista les había confeccionado, fue entonces el momento cuando le entregaron su recompensa, más una que otra vianda en el mismo momento que todos bailaban y que iban festejando la noche.

Al día siguiente, el flautista quiso reclamar 2 monedas que le faltaron de las diez que habían prometido y ellos quisieron sacarlo de la ciudad asegurándole que no le pagarían nada más. Se reían mientras le negaban lo solicitado.

Lo que hizo para vengarse, el flautista, fue tocar una buena melodía en las calles de la ciudad de Hamelín, que ahora en lugar de ratones, atraería niños sordos a sus padres y que solo seguían al flautista, se fueron a otro lugar que nadie conoció y los niños, nunca más volvieron, dejando la ciudad con silencio y tristeza por parte de sus padres. flautista photo

Photo by sinaloaarchivohistorico

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 1 Average: 5]

Artemisa y Orión.

¿De qué trata?: Artemisa diosa riega de la caza, quien se enamora por primera vez de un hombre, Orión quien corresponde sus sentimientos, Apolo hermano gemelo de Artemisa se encargara de mantener la castidad de su hermana cueste lo que cueste.

Personajes: Artemisa, Orión, Apolo, Leto, Zeus.

Artemisa; hija del poderoso Dios Zeus y la titánide Leto, hermana gemela del Dios Apolo, conocida como la mejor cazadora de la tierra, una de las mejores arqueras ya que este título lo compartía con su hermano. Diosa de la naturaleza, la caza, protectora de los niños, todos la conocían como una fiera guerrera adorada por las amazonas.

Pero nadie conoció a Artemisa tanto como lo hizo Orión, el único ser en la tierra que llego a amar, hijo de Poseidón; tenía la habilidad de caminar sobre las aguas, lo que le permitió llegar hasta la isla de creta, lugar preferido por la diosa para cazar.

Durante un largo tiempo Artemisa había observado desde la distancia al singular hombre, era un gigante, uno muy apuesto pensó ella, sacudió sus pensamientos rápidamente ya que aborrecía a los hombres, como su hermana Atenea ella permanecería pura por la eternidad.

Orión era un excelente cazador, rápidamente se hizo con las mejores presas, sin duda se enorgullecía de su habilidad, una vez regresando al rio para lavar sus presas se encontró con la mujer más hermosa que habían visto sus ojos, Artemisa tomaba un baño bajo la mirada sedienta del gigante; pero no dijo nada solo observo.

Artemisa se percató de que era observada, tomo su arco y flechas y comenzó a perseguir al intruso, la persecución duro horas, hábilmente Orión esquivaba las flechas, Artemisa odiaba fallar, pero en el fondo le resultaba divertido.

Durante días los encuentros entre estos dos se repitieron, luego pasaron a un desafío mayor, como atrapar al jabalí más grande o quien cazara al ciervo más veloz, con el tiempo su amistad creció.

Orión se sentía sumamente atraído por la hermosa diosa, antes había escuchado que como castigo a los hombres que observaban a una amazona les eran arrancados los ojos, tuvo la suerte de no perder los suyos ya que no podría observar a el monumento de mujer que era Artemisa.

Rápidamente el rumor llego a oídos de Apolo, hermano gemelo de Artemisa quien se había proclamado el protector de la castidad de su hermana, no le parecía correcto que esta rompiera su juramento por ese hombre.

Artemisa estaba enamorada de Orión, quien le había jurado amarla hasta la eternidad en el mismo lugar donde se conocieron, sellando el juramento con un beso.

Apolo llego a la isla de creta con malas intenciones, busco a su hermana y la invito a cazar, ella nunca negaría una competencia contra su hermano.

Apolo le propuso un nuevo reto, dispararle a un ciervo a varios kilómetros en el bosque, no podría divisar la presa, pero por lo menos ella sabía que podría lograrlo. Su hermano le indico el objetivo.

Se preparó, apunto y disparo, había dado en el blanco, juntos se acercaron para recoger el botín pero para la sorpresa de Artemisa, Orión era el blanco.

Intento ayudar al amor de su vida pero fue en vano, su Madre Leto llego para consolarla pero de nada sirvió.

Leto pidió a Zeus ayudara a su hija, quien conmovido por el dolor de Artemisa tomo el cuerpo de Orión y lo elevo a los cielos, convirtiéndolo en la constelación Orión; quien siempre velaría por Artemisa y está siempre podría verlo todas las noches.

Orión photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 0 Average: 0]

Los Tres Cerditos

¿De qué trata?: Por ser perseguidos por el lobo del bosque, los 3 cerditos se prepararon para preparar sus propias casas y así salvarse de éste. Sin embargo, no todo sale como ellos quieren, a excepción del tercer cerdito que era más responsable y precavido.

Personajes: Lobo, los 3 cerditos

En lo profundo del bosque, vivían 3 hermanos cerditos quienes a toda hora se encontraban huyendo del tenebroso lobo, que solo los buscaba para comérselos.

Es por ello que para escapar de las garras del lobo, los cerditos decidieron construir una casa, el primer cerdito hizo una con paja, uso este material para poder terminar rápido y continuar jugando.

El segundo cerdito prefirió hacer su casa de madera, pues al ver que su primer hermano ya había terminado, quiso darse prisa para jugar con él.

Pero el tercer cerdito, era el que más había tardado en la construcción que estaba haciendo, él estaba haciendo su casa de ladrillo, pues para él era importante que fuese una cosa bien segura para todos, repitiéndole una y otra vez a sus hermanos, ya verán lo que hará el lobo con sus casas, no son para nada resistentes, quienes hicieron caso omiso por estar divirtiéndose.

El lobo salió y empezó a perseguir al primer cerdito, quien llegó hasta su casa de paja. Sin embargo el lobo sopló, sopló y sopló hasta que la casa de paja se derrumbó.

Después el lobo siguió persiguiendo al cerdito en lo más dentro del bosque, quien corrió para buscar y llegar hasta la casa de su hermano, el segundo cerdito. Al llegar a su casa, igualmente el lobo sopló, sopló y sopló hasta que la casita de madera se derribó.

Los 2 cerditos fueron en busca de su tercer hermano, quienes sabían que tenía mayor protección, pues este se había dedicado con mayor hincapié a la construcción de una casa mucho más fuerte. Corrían y corrían, hasta que llegaron a la casa de ladrillo, casi sin aliento.

El lobo se había encontrado muy cerca de ellos tiempo antes de que lograran conseguir la casa del otro cerdito. Cerraron la puerta inmediatamente y se metieron en lo más profundo de la casa asegurando todas las puertas y las ventanas.

Mientras ellos estaban asustados, el lobo se encontraba rondando la casa, buscando cualquier punto donde pudieran entrar, pero lo que se le ocurrió fue conseguir una escalera bien larga para treparse por el tejado y poder colarse por la chimenea.

Sin embargo, como es bien precavido, el tercer cerdito había puesto al fuego en la chimenea, una olla con agua. Mientras el lobo descendía se resbaló en la pared de la chimenea y cayó en el agua hirviendo, por lo que se escaldó.

Como pudo, volvió a salir de la casa, manifestando su dolor con unos terribles aullidos, tan altos que todos los animales pudieron escucharlo y corrieron a ver que estaba pasando. Después de esto, logró ver días después a los cerditos, pero se dice que nunca más quiso volver a comer ni siquiera a perseguir a quien para él, eran los peores animales.

El lobo pudo aprender que de la maldad no quedaba más que heridas en él, por lo que desde ese momento decidió empezar a ser feliz con su comida y teniendo buenos amigos en todo el bosque.

cerdos photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 1 Average: 5]

El ratoncito que no escuchó a su padre

¿De qué trata?: Un ratón sale de su ratonera sin escuchar las advertencias de su padre. Pronto se dará cuenta de por qué son tan valiosos los consejos de los mayores.

Personajes: Ratón, Papá

Moraleja/Conclusión: Nunca desprecies los consejos que te brinda alguien con experiencia, pues podrían salvarte de caer en la desgracia antes de que sea demasiado tarde.

Todos los días antes de salir a la escuela, el ratoncito tenía a su padre encima de él, haciéndole las mismas advertencias de siempre. Algo que él encontraba tedioso.

—Antes de salir, fíjate si el gato anda cerca, pues no quiero que te de caza por andar de distraído.

—No te demores tonteando por los rincones, alguna de las personas que vive en la casa te puede ver.

—Come aquí en la casa para que no te de hambre afuera, por qué quien sabe hasta cuando vayas a encontrar comida.

—Si te topas con un objeto extraño en el camino, no lo toques y pasa de largo. No sabes lo que son esas cosas.

Aquellas advertencias tenían muy cansado al ratón que por cierto, era indisciplinado como él solo y lo único que le importaba, era jugar y perder el tiempo. Así que rara vez escuchaba realmente a su papá y hasta el momento, había tenido suerte de no ser atrapado por andar tan distraído.

Aquella mañana, como de costumbre, su padre comenzó a darle montones de consejos antes de que se marchara a la escuela. Pero esta vez, el ingrato hijo no pudo soportarlo más y se lo echó en cara.

—¡Estoy cansado de tus consejos! Ya no soy un niño y no, no voy a escuchar nada de lo que digas. Siempre es el mismo cuento —le espetó groseramente—, me voy y déjame tranquilo.

Así que el ratoncito salió de la casa tan campante.

En el camino al colegio, se encontró con un extraño mecanismo, lleno de metal y resortes, pero con un trozo de jugoso queso en la punta que le hizo agua la boca. Eso que estaba mirando, era una trampa para ratones, pero claro que él no lo sabía por qué jamás en la vida había visto una.

—No creo que sea peligroso —se dijo a sí mismo—, además tengo mucha hambre. ¡Qué demonios! —y sin ningún cuidado, tomó en sus manitas el queso para zampárselo de un bocado.

Pero he aquí que cuando lo hizo, el mecanismo se activó y lo atrapó bajo una gruesa vara de metal, de la que el pobre animalito ya no pudo salir. Irónicamente, recordó que en alguna ocasión su papá también le había advertido sobre aquello.

—Aléjate de lo que no conoces, aunque prometa algo bueno para ti. A veces los humanos ponen señuelos en sus trampas para acabar con nosotros —le había dicho.

En ese instante, el ratoncillo se lamentó.

—¡Qué tonto he sido al no escuchar sus consejos! Si tan solo no hubiera sido tan arrogante, ahora mismo no estaría en peligro.

Por suerte, su papá lo había seguido desde casa y en menos de un minuto, logró retener el mecanismo lo suficiente como para sacarlo de ahí. Los dos volvieron a la ratonera, aliviados y desde ese entonces, el pequeño ratón prometió que nunca volvería a echar en saco roto las advertencias del mayor.

Ahora era un animal juicioso, que respetaba y quería a su padre.

ratón photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 1 Average: 5]

Puffy: el Oso de peluche poseído

¿De qué trata?: Un hombre el cual estaba enamorado de una mujer. Pero en su corazón reinaba envidia y odio. Al parecer sólo quería lo mejor para el y no para los demás, una extraña historia que le hace maldecir a Puffy, el peluche preferido de "Ella"

Personajes: Puffy, El enamorado, Martin, Alexandra

peluche photo

Erase una vez un Joven el cual le encantaba conseguir lo que fuese por cualquier medio. Era malo en los estudios y hacía todo tipo de trampas para tener una de las mejores calificaciones de su salón. Le gustaba ser superior a los demás en todos los sentidos. Quizás al principio más que al final de lo poco que has leído creerías que es uno de esos chicos que quieren tener éxito en la vida cueste lo que cueste a través de la perseverancia, puede ser así ante los ojos de muchos. Sin embargo, a este sólo le gusta utilizar lo que tiene a la mano para sobreponerse vanidosamente ante cualquier persona.

Un personaje lleno de odio, así es Adonay, un chico enamorado de Alexandra, una joven llena de mucha alegría, linda sonrisa y bellos sentimientos. Es una combinación rara pero perfecta para él, piensa que no debe haber otro chico que la conquiste más que el mismo, constantemente otros chicos le llegaban regalos a su casa, el le estaba entrando un ataque de celos siniestro, más cuando vió que la chica estaba realmente enamorándose de un hombre atractivo el cual le llevaba unos cuantos años.

Este hombre le regaló un peluche que medía más de 1 metro, ella lo amaba mucho. Pero Adonay odiaba el hecho. Este chico no soportaba que la coqueteara siempre, así que decidió tomar cartas en el asunto y vigilar si en realidad ella le daba importancia a todos los alagos del pretendiente. Luego de pasr por su casa repetidas ocasiones por la noche vió a través de su ventana como acariciaba el peluche que Martin, el pretendiente le había obsequiado.

Lleno de ira se le ocurrieron muchas cosas, entrar por la noche y secuestrar su peluche y llevárselo para siempre. Otra destruirlo, nada de cosas buenas se le ocurrían, todo iba de la mano con la maldad. Mientras pensaba en todo ello camino a casa la suele de su zapato se topó con un libro de color negro y polvoriento, lo tomó y decidió guardarlo en el bolsillo hasta llegar a su casa.

Mientras planeaba un plan malvado en cómo deshacerse del peluche esa misma noche, sintió cuando se sentaba en su cama algo en el bolsillo ¡Era el libro feo y polvoriento! Lo sacó de su bolsillo para ojear un poco su contenido. Que sorpresa se ha llevado cuando vio que casi todas las páginas estaban en blanco. Sin embargo, la última página tenía escrito algo, pero no era en tinta.

No era un texto largo, ni pequeño, era un texto que contenía un mensaje claro “Una maldición será cumplida si sólo el odio y la ira tu corazón dominan” al leerlo el chico cerró el libro y vio que había otra inscripción a su reversa “La magia negra sólo entra en el corazón en el que reina la maldad” El chico comprendió que se trataba de un libro de magia negra, pero incomprensible con lo que había visto.

Arrancó la hoja y en sentido de broma dijo:

-Deseo que el peluche de Alexandra se convierta en un muñeco demoniaco.

Dicho esto el joven se fue a dormir. Sensaciones extrañas sintió mientras dormía, se levantaba entre horas de la madrugada viendo el libro sobre la mesa, no dejaba de pensar en el e incluso soñó que lo leía de nuevo lo empezaba a romper en pedazos pequeños para tragárselo. Por la mañana, al levantarse se llevó una gran sorpresa.

Sus sueños quizás estaban volviéndose una realidad, el libro ya no estaba y tenia pesadez en el estómago, sospechó que se lo había tragado pero no prestó mucha atención y continuó su día normal. Al llegar a clase notó que Alexandra estaba extraña, no saludaba a nadie y fue una gran escena que presenció ante sus ojos.

El hombre que estaba perdido por Alexandra había llevado un ramo de flores a la universidad para conquistarla aún más. Pero ella en cambio se las ha tirado por la cara exclamando grotescas palabras en su cara. A el le causó gracia la escena, pero pronto había una sonrisa de tristeza en su cara al verla tan llena de odio.

Esa misma noche decidió ir a espiar a la chica, sintió curiosidad de ver qué actitud tenía con su peluche. Otra gran sorpresa se llevó al ver que la joven estaba hablando con él, podía apreciar desde la ventana como el peluche tenía el rostro distinto, más sucio y un poco diabólico, como si le hubieran insertado una cara que no fuese la original.

El chico aterrorizado decide llamarle a la ventana, pero una vez que grita su nombre el peluche gira su cabeza y en ese momento se apaga la luz. El chico aterrorizado sólo se le ocurre salir corriendo del lugar. Esa noche no pudo dormir casi pensando en los hechos, pero luego de ello no iba a quedarse inquieto y le iba a preguntar a la madre de Alexandra sobre ella.

Pero al llegar a su casa y tocarle aquel sábado por la mañana, se le rompería el poco corazón que tenía. Ni si quiera le abrió su madre, el tuvo que empujar la puerta para saber que estaba pasando. Gritos y llantos se escuchaban desde dentro, en la sala estaban un montón de familiares junto a la policía forense lamentando el hecho de que Alexandra se había suicidado.

No había evidencias de nada, al parecer Puffy era el único testigo, un peluche de más de 1 metro de largo bañado en sangre, el cual Martin afirmaba que era el culpable. Luego de tales acusaciones hacia un peluche que para la mayoría era inofensivo, decidió darse por culpable a Martin y declarar el aparente suicidio a apuñaladas propias, como un homicidio a manos de este hombre.

Era mejor que hubiera cerrado la boca. Puffy, el terrible muñeco diabólico se ha salido con la suya. Ahora se cobrará unas cuantas víctimas en la misma casa, o quien sabe, puede ir por el hombre que comenzó toda la historia.

 peluche photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 4 Average: 3.3]

El músico prodigioso

¿De qué trata?: Trata de cómo un músico engaña a quienes quieren ser sus amigos, teniendo que pagar con una buena carrera para salvar su vida una vez que los animales descubren que no es una buena persona.

Personajes: El músico, Lobo, Liebre, Zorra, Leñador

Érase una vez, un músico prodigioso que vagaba solo en el bosque, pensando muchas cosas que le inquietaban. Cuando ya no sabía qué más pensar, dijo para sí mismo: “En la selva será aburrido, para permanecen allí, tendría que estar con un amigo que me haga divertir, aunque sea para hablar con él”.

Colocó el violín en el suelo desde el hombro y se puso a rascarlo, haciendo sonar las notas favoritas que lo relacionaban con la naturaleza. Se iba acercando un lobo y dijo: Es un lobo el que va llegando, no es de mi preferencia amigo mío. El lobo le respondió: Hola músico, déjame decirte que tocas muy bien, quiero aprender.

-Puedes aprender, dijo el músico, pero tendrás que hacer todo lo que yo te indique, sígueme.

Ambos llegaron a un roble hendido por la mitad, cuando el músico le indicó, -Si quieres aprender a tocar el violín, coloca tus patas delanteras en esta hendidura del árbol. El lobo obedeció, fue entonces cuando el músico presionó con una piedra, las patas del animal y éste quedó sin poder soltarse. –Espera un momento, ya volveré, dijo el músico.

El músico se fue a transitar por el bosque, pensando: “Necesito un amigo, porque el tiempo se me pasará aburrido aquí en el bosque, necesito otro compañero”. En ese momento se iba acercando una liebre: Oh no, una liebre, tampoco quiero estar con ese tipo de compañeros.

-Hola, dijo la liebre. Tocas muy bien, quisiera aprender ¿me enseñarías? –Te enseñaré pero debes hacer lo que yo te diga, dijo el músico. Así lo haré, replicó la liebre. El músico llevó a la liebre a un árbol y la ató del cuello. –Espérame un momento, en un rato volveré por ti.

Hizo lo mismo con la zorra, otra que quiso aprender a tocar el violín.

Mientras el músico se devolvía, el lobo con toda la rabia y la fuerza pudo soltarse de la hendidura del árbol, corriendo con mucha furia y siguiendo las huellas del músico se encontró a la zorra y a la liebre pidiendo ayuda. El lobo los soltó y fueron a por el músico.

El músico empezaba nuevamente a tocar, cuando se acercó un pobre leñador. Por fin ha llegado un mejor compañero, dijo el músico, no quiero animales quiero una persona.

En ese momento empezó a ver que se acercaban el lobo, la zorra y la liebre, viendo que era el momento de la venganza por parte de ellos. El leñador salió frente a los animales y le dijo al músico: Si pensabas que nuestros animales no tenía ninguna protección te equivocas, has hecho mal engañándolos, así que lo mejor será que eches a correr o no tendrás un final feliz.

El músico corrió como nunca y fue entonces que aprendió la lección, nunca más se volvió a ver en los alrededores del bosque pues sabía que había hecho mal con cada uno de los animales que en principio le brindaron su amistad y quisieron ser ese compañero para tener en el bosque.

musico photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 5 Average: 3.4]