Cuentos Infantiles con Moraleja

El huevo

Estabas de camino a tu hogar cuando moriste.

Ocurrió en un accidente automovilístico. Nada raro aunque sí fatal. Se quedaron atrás tu mujer y tus dos hijos. No sufriste.

Aunque los paramédicos dieron su mejor esfuerzo para salvarte la vida, no lo lograron. Tu cuerpo quedó tan destrozado, que fue lo mejor, te lo aseguro.

En ese momento nos encontramos.

—¿Qué sucedió? ¿En dónde estoy? —me preguntaste.

—Has muerto —te contesté con tranquilidad.

No tenía caso cuidar mis palabras.

—Yo… vi un camión… derrapando…

—Sí —confirmé.

—Entonces… ¿me morí?

—Así es. Pero no debes sentirte mal. Todas las personas mueren.

Te vi observar a tu alrededor. No había nada, solo estábamos tú y yo.

—¿Y este lugar qué es? —preguntaste— ¿Estamos en el Más Allá?

—Algo así.

—¿Tú eres Dios?

—Sí, yo soy Dios.

—Mi esposa… mis hijos…

—¿Qué pasa con ellos?

—¿Van a estar bien?

—Ah, eso me agrada. Apenas moriste y lo que más ye preocupa es tu familia. Eso es algo bueno.

Me observaste fascinado. Para ti, yo no lucía como Dios. Solo parecía un sujeto común y corriente. Tal vez una mujer. O quizá una leve figura de autoridad. Me parecía más a una profesora de gramática que a un ser todopoderoso.

—Descuida, ellos van a estar bien. Tus hijos se van a acordar de ti como un hombre ideal en todos los aspectos. No les dio tiempo de llegar a odiarte por algún error en particular. Tu mujer va a llorarte por fuera, aunque por dentro estará aliviada. Lo cierto es que tu matrimonio se estaba derrumbando. Si te sirve de consuelo, algo de culpa sentirá cuando sienta alivio.

—Oh —murmuraste—, ¿y ahora qué sigue? ¿Vas a enviarme al cielo o al infierno?

—A ninguno, vas a reencarnar.

—De modo que los hindúes estaban en lo correcto.

—Todas las religiones lo están, en cierta manera. Ven, camina a mi lado.

Fuiste tras de mí en tanto andábamos por el vacío.

—¿Dónde vamos?

—A ningún sitio en especial, solo se siente bien caminar mientras conversamos.

—Entonces, ¿cuál es el punto? Cuando vuelva a nacer voy a ser solo una pizarra en blanco, ¿no? Un bebé. Todo lo que viví y lo que hice en esta vida, no va a importar.

—No con exactitud. Contigo llevas todos los conocimientos y experiencias de tus vidas pasadas. Es solo que ahora mismo no los puedes recordar.

Me detuve y puse mis manos en tus hombros.

—Tu alma es mucho más extraordinaria, hermosa y grande de lo que puedes imaginarte. Pero la mente humana solo es capaz de contener una minúscula fracción de lo que eres. Es igual que tocar con un dedo un vaso de agua para comprobar su temperatura. Apoyas una pequeña parte tuya contra el recipiente y cuando la retiras, tendrás el conocimiento que este tenía. Estos últimos 48 años estuviste en el interior de un humano, así que aún no lo puedes comprender. Si nos quedáramos aquí el tiempo suficiente, comenzarías a recordar todo. Sin embargo no tiene sentido hacerlo entre cada vida.

—¿Cuántas veces he reencarnado hasta ahora?

—Oh, bastantes. Demasiadas. Y en cientos de vidas distintas —respondí—. En esta ocasión serás una campesina china del año 540 a. C.

—Aguarda, ¿qué? —balbuceaste— ¿Vas a enviarme de vuelta en el tiempo?

—Sí, técnicamente. Verás, tú no conoces el tiempo, este existe únicamente en tu universo. De donde yo vengo, las cosas son algo diferentes.

—¿Y de dónde vienes?

—Mmm… yo vengo de un sitio. Un sitio diferente. Donde hay otros iguales a mí. Sé que te gustaría saber como es pero, sinceramente, no lo comprenderías.

—Oh —dijiste con desilusión—, pero espera… si reencarno en diferentes lugares a través del tiempo, en algún punto podría haber interactuado conmigo mismo.

—Claro, sucede todo el tiempo. Y como ambas vidas solamente tienen consciencia de sí mismas, tú nunca te das cuenta de que este encuentro está ocurriendo.

—¿Entonces cuál es el punto en todo esto?

—¿En serio? ¿Me preguntas cuál es el sentido de la existencia? ¿No crees que es un poco cliché?

—Bueno —insististe—, es una cuestión razonable.

Te vi a los ojos.

—El significado de la existencia, el motivo por el cual he creado este universo, es para que puedas madurar.

—¿Te refieres a la humanidad? ¿Quieres que todos maduremos?

—No, solamente tú. Hice este universo para ti. Con cada vida vas creciendo, madurando, te vuelves un poco más sabio.

—¿Solamente yo? ¿Qué pasa con los demás?

—No existe nadie más, en este universo únicamente estamos tú y yo.

Me observaste con fijeza, sin expresión alguna.

—Pero… todas esas personas en la Tierra…

—Todos ellos son tú. Distintas encarnaciones de ti mismo.

—Es decir, ¿qué yo soy todos?

—Ya lo estás comprendiendo —te felicité, dándote unas palmadas en la espalda como felicitación.

—¿Soy cada humano que ha existido?

—Y cada humano que existirá. Exacto.

—¿Yo soy Abraham Lincoln?

—Y también John Wilkes Booth —añadí.

—¿Yo soy Hitler? —me preguntaste con desánimo.

—Y también los millones a los que asesinó.

—¿Yo soy Jesús?

—Y todos sus discípulos.

Te quedaste callado.

—Cada vez que trataste a alguien con injusticia, te estabas tratando mal a ti mismo —te expliqué—. Cada vez que eras amable con alguien, eras bondadoso contigo mismo. Cada instante feliz y desgraciado que haya vivido un ser humano, fue será vivido por ti.

Te quedaste pensando en esto por un largo rato. Y entonces me preguntaste:

—¿Por qué? ¿Por qué haces todo esto?

—Por qué algún día serás como yo, pues eso es lo que tú eres. Uno de los míos. Tú eres mi hijo.

—Wow —exclamaste con incredulidad—, ¿estás diciendo que soy un dios?

—No, aún no. Todavía eres un feto y sigues creciendo. Pero cuando hayas vivido cada vida humana a lo largo de los tiempos, habrás crecido lo bastante como para nacer.

—Así que el universo completo es solo…

—Un huevo. Ya es hora de que sigas con tu próxima vida.

Y hacia ella te envíe.

Esta es una adaptación al español del cuento existencialista, “The Egg”, escrito por Andy Weir.

Nuestro puntaje de los lectores
Calificación: 3.7 (6 Votos)

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

Acerca del autor

Erika GC

Apasionada por contar historias, me gustan los buenos libros y pasarme tardes enteras en Netflix. El cine y la literatura son la mejor combinación para mí.

DESCARGA GRATIS 20 RELATOS CORTOS

CLIC para Descargar Relatos Cortos GRATIS

Autores con más Publicaciones

Gregoric Pacheco OliverosGregoric Pacheco Oliveros (75)

Desde muy joven me gusto la idea de escribir pero desconocía como empezar, el mejor recurso que encontré fue la lectura y de ahí nació mi pasión, hoy día escribo y me dejo atrapar por la historia.

Me encuentro trabajando en varias historia del genero que me encanta, ficción y poco a poco construyo un universo que espero sea tan solido como los conocido hoy en día.

MarcoMarco (60)

Marco Chavez, Nacido en Venezuela el día de los muertos en 1994. Apasionado por la escritura, la creación de contenido original y ejecución de ideas Innovadoras.
"La marca es el perfume que usas y tu reputación el olor que dejas"

Grecia MorilloGrecia Morillo (60)

Amante de la buena lectura y escritura, siempre tratando de generar el mejor contenido para el disfrute de cada lector.

TomásTomás (16)

Introspectivo, idealista y conceptual.
Estudio Antropología, para poder entender lo que somos, y como somos.

Alicia DebcieAlicia Debcie (7)

Soy amante de la literatura y escribir es, más que un hobbie, una pasión que hasta hace poco estaba contenida. Sin embargo, decidí compartir con ustedes este trozo de mí. Espero que cada relato les guste y me lo dejen saber a través de un comentario.

Comentarios recientes