Campamento de Verano II

¿De qué trata?: El campamento ardilla es nuevamente testigo de una masacre, después de haber perdido a su hermana David quiere vengarse de los que se la arrebataron, junto con Teresa y Natasha descifran los secretos del campamento y de sus responsables.

Personajes: David,Teresa, Olga, Natasha, Rodrigo, Penélope, Oliver.

¿Dónde ocurre la historia?: -Cabaña abandonada
-Bosque de los lamentos
-Campamento ardilla

Personajes

David: Mal herido durante el día de la cosecha rogó para que Dylan pusiera a salvo a su hermanita.

Teresa: Se separó del grupo durante la persecución

Olga: Directora del campamento ardilla

Natasha: Capitana del equipo águilas del campamento ardilla

Oliver: General de las fuerzas especiales de Olga

Rodrigo: Principal inversor del negocio “El Huerto”

Penélope: Secretaria de Rodrigo

 

Acto I: Cenizas

Teresa deambulaba por el bosque, sola, hambrienta y adolorida, se separó del resto del grupo durante la persecución y ahora se encontraba sin rumbo fijo, tan solo sabía que tenía que alejarse de los zombis.

Teresa: — ¿Quién está ahí? — un sonido la alerto, tomo una roca para defenderse, ya había funcionado antes con los zombis.

Natasha: — Despreocúpate soy yo, estoy de tu lado — Uno de los miembros del equipo águilas del campamento ardilla, su capitana — Tengo un lugar seguro donde podrás descansar, además uno de tus amigos está conmigo.

Sin preguntar mucho Teresa decidió escuchar a la muchacha, no tenía nada que perder, si esto era una trampa quería que acabara ya, no deseaba que su sufrimiento se alargara más de lo cristianamente posible.

David: — ¡Teresa! te encuentras bien, que alivio —

Teresa: — David todo fue confuso para mí, pensé que estaba con los demás pero de pronto unos zombis me acorralaron y ya era muy tarde para alcanzar al resto — Las lágrimas no se hicieron esperar.

Natasha: — No sé si lo sabes Teresa pero el resto de los chicos murieron —

Teresa: — ¿Fueron los zombis? —

Natasha: — No, algo peor, fue Olga —todos miraron con asombro esta revelación

David: — No se supone que ella es quien debería velar por nosotros, ¡Esa maldita! — David se encontraba impotente al no haber podido rescatar a su hermana.

Natasha: — Chicos lo que he averiguado no sé si les resulte alocado, pero lo que ocurrió es parte de un negocio más grande — Las sorpresas no acabarían pronto.

David: — ¿A que te refieres? —

Natasha: — Mientras estuve escapando con algunos de mis compañeros, pudimos llegar a esta cabaña abandonada, encontramos algunos archivos —

Teresa: — ¿Que tenían esos archivos?, hablan sobre esas criaturas come carne —

Natasha: — Hablan de eso y demás —

 

Acto II: Prejuicio

 

Olga se encontraba ordenando varios papeles en su oficina, la cosecha de este año fue bastante productiva, sus arcas se han llenado a topo, listos para una nueva siembra.

Olga: — Oliver muy buen trabajo el de esta temporada, ¿tienes informes para mí?—

Oliver: —Correcto señora Olga, cerramos la temporada con broche de oro, nos nuevos campistas fueron cazados todos, nuestros clientes quedaron satisfechos con esta nueva cosecha, se encuentran ansiosos por regresar — La sonrisa en la cara de Oliver era todo un poema.

Olga: — Digamos que este año me enfrasque en traer a tantos campista como pude, aun sin tener los suficientes recursos para albergar tantas personas pero de qué sirve tenerlos si no vivirán lo suficiente — Ambos estallaron en risas.

A la sala entraron Rodrigo y su secretaria Penélope, cargando un maletín lleno de billetes dela mayor denominación.

Rodrigo: — Algunos clientes prefieren pagar en efectivo, ¿curioso no? —

Olga: — Hay quienes prefieren mantener sus transacciones limpias por si alguna vez se meten en algún problema legal —

Penélope: — Señora Olga, permítame explicarle las dudas que me hicieron llegar varios de nuestros clientes — Se acomodó sus lentes y comenzó a leer la lista — Básicamente preguntan cuándo será la próxima cosecha, muchos afirman que no están conformes con que la misma sea cada 5 o 7 años —

Olga: — Lleva tiempo cultivar una nueva cosecha, necesito de los campistas cada año para que el lugar tome su esencia, además que durante las cosechas todos esos zombis son aniquilados y reponerlos cuesta mucho —

Rodrigo: — Lo mismo digo, tener a los zombis nos ayuda a darle algo más de diversión a la cosecha, y que nuestros clientes se retiren satisfechos aunque solo le disparen a un cuerpo sin vida—

Oliver: — Pero podríamos acelerar todo, y tener una cosecha cada dos años, el cultivo de esta temporada fue bastante productivo, tomamos los cuerpos de los jóvenes y colocamos en diversas áreas, enterrados en el bosque, en el fondo del lago y otros lugares, como recibimos un gran número de campistas este año sobre pasamos nuestras expectativas —

Olga: — Definitivamente es cierto, pero cuesta mucho mover tantas personas cada temporada —

Rodrigo: — Podríamos comenzar a traer vagabundos los días que no son de verano o a prisioneros de las cárceles —

Oliver: — Resulta no muy productivo traer gente que no tenga la condición física para correr, hemos probado con ancianos, huérfanos, enfermos mentales y no son un buen objetivo para nuestros clientes durante la cosecha —

Penélope: — Pero algo se tendrá que hacer, potenciales clientes se reunirán esta noche para ver las retransmisiones de la cosecha  —

Olga: — No lo dudo —

 

Acto III: Promesas

Natasha preparaba un par de provisiones para comenzar su huida del lugar.

David: — No me quiero ir —

Teresa: — Pero ¿qué dices David?, ¿que pasara con tu familia? —

David: — No seré capaz vivir sabiendo que mi hermana murió sin yo poder hacer nada —las lágrimas inundaron sus ojos.

Teresa: — Me siento igual David, pero debemos seguir — Abrazo al hermano de su mejor amiga, un abrazo cálido.

Natasha: — Sera difícil salir de aquí, mis compañeros no han regresado y me temo lo peor —

David: — Deberíamos matar a esos hijos de puta para que tengan su merecido de una vez por todas —

Natasha: — Según lo que encontré, el tercer día posterior a la cosecha se reúnen para transmitir lo ocurrido, siempre captan nuevos clientes en estos eventos, muchos inversores también participan, sea proporcionando gente para el cultivo o los medios para simular un accidente y hacerles quedar bien con las familias de los campistas —

Teresa: — No habrá una maldita forma de acelerar el proceso para que estos zombis se alcen contra estos desgraciados —

Natasha: — Al parecer si la hay, ellos necesitan cada año reclutar muchas personas para que sirvan como objetivos de caza, cuando mueren sus cuerpos son cultivados para la próxima cosecha, y regresen como zombis —

 

Acto IV: Venganza

Muchas personas se encontraban en el campamento provisional preparándose para la gala de esta noche, una gran pantalla había sido instalada para proyectar los acontecimientos durante la cosecha de esta temporada.

Hombres, mujeres, magnates, gente poderosa se reunía para deleitarse con lo más sórdido que el ser humano ha creado, la cacería, que aburriéndose de las presas comunes optaron por cazar miembros de su propia especie.

Olga: — Sean bienvenidos a nuestra gala, siempre después de cada cosecha nos dedicamos a revivir todas las experiencias que nos trajeron momentos de júbilo — Todos aplaudían — Comencemos con la proyección.

Se podían ver como los jóvenes llegaban al campamento, como se escogían a los líderes de cada equipo, Cuando la persecución comenzó, los presentes se deleitaban con el espectáculo, izaban sus copas para celebrar sus hazañas durante la cosecha.

Dentro del bosque se preparaba un plan, Natasha junto a David y Teresa empezaron a depositar una gota de sangre en la boca de cada uno de los cuerpos de sus compañeros, con mucha tristeza pero decididos a vengarlos.

Mientras los invitados al evento se encontraban embelesados observando la función, docenas de cuerpos sin vida se arrastraron hasta sus asientos para devorar su carne, se escuchaba los gritos de las mujeres pidiendo auxilio, en esta ocasión las armas se encontraban en el almacén, para que protegerse si no había peligro, eso pensaron.

Olga como pudo escapo junto con Oliver a través del bosque, pero su suerte no fue la mejor.

Natasha: — Creo que deberías tener el honor David —

David: — No, pienso que mi hermana debería cobrar venganza —

El cuerpo sin vida de Sofía se abalanzo sobre Olga, Oliver intento ayudarla pero otro grupo de zombis lo ataco.

Teresa: — Es una ventaja que no ataquen a los donadores de sangre —

Los tres abandonaron el campamento para nunca más regresar, podían ver a la distancia como el fuego consumía todo el lugar.

FIN.

terror photo

 

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 6 Average: 2.2]

Una mueña para navidad

¿De qué trata?: Patricia le indica a su esposo que le compre una muñeca para navidad a su hija menor ya que olvido completamente hacerlo cuando estaban en el centro comercial pero este se rehúsa a regresar y compra la muñeca en un barrio chino cercano.

Personajes: Patricia, Ben, Cyntia, Cody, Ashley, Amelia, Vendedor.

¿Dónde ocurre la historia?: -Barrio chino
-Casa de la Familia

Personajes

Patricia: Madre de Cody, Cyntia y Ashley, le encarga a su esposo ir rápidamente por el regalo de la menor de sus hijas ya que se olvidó completamente de comprarlo.

Ben: Esposo de Patricia, se desvía en su camino al centro comercial y termina comprando la muñeca en un barrio chino, se ahorró una buena cantidad de dinero y pudo llegar a tiempo para la cena.

Cyntia: Hija mayor de Patricia y Ben, a pesar de tener solo 15 años es lo suficientemente madura como para dar la cara por su familia.

Cody: El segundo hijo, bastante revoltoso y desobediente.

Ashley: La consentida de la casa, una niña muy dulce que todos adoran y protegen.

Amelia: Madre de Patricia quien ayuda a cuidar a los niños.

Vendedor: Anciano a cargo de una juguetería en el barrio chino.

 

Acto I: Una muñeca para navidad

 

A ben no le hacía nada de gracia que su querida esposa Patricia le pidiera como favor regresar al centro comercial a comprar una muñeca para Ashley su hija menor ya que olvido por completo poner la muñeca en carrito de compras.

Ya eran casi las 8, había mucho frio y el partido estaba a punto de empezar, Ben tan solo quería comprar esa muñeca y regresar rápido para una cena caliente mientras veía el partido, pero eso tomaría su tiempo si planeaba ir hasta el centro comercial.

El barrio chino era popular por abrir hasta tarde, con tiendas que vendían desde mascotas hasta muy buenas imitaciones de juguetes y tan solo quedaba a unos minutos de donde se encontraba Ben.

Ben: — Ando en busca de una muñeca, ¿tendrá usted alguno de los nuevos modelos?— El vendedor parecía muy raro, un hombre asiático de casi 60 años vendiendo muñecas pero no le importaba necesitaba como sea comprar el juguete.

Vendedor: — Buscare varios modelos que puedan gustarle, tengo desde muñecas de trapo a muñecas de porcelana, de plástico como las Barbie, tengo unas que podrían gustarle son idénticas y muy económicas — El señor buscaba entre sus anaqueles pero una muñeca capto la atención de Ben.

Ben: —Me gusta esa, ¿cuánto cuesta?—

Vendedor: — ¡No está en venta!— continuo buscando muñecas en los anaqueles.

Pero Ben sabía que esa muñeca seria la favorita de su hija, una hermosa bailarina como las que Ashley admiraba, un trabajo artesanal con un acabado profesional, o tan solo una buena imitación china, Ben tomo la muñeca y la intercambio por otra muñeca, el señor ni cuenta se dio, tan solo pago en efectivo y se retiró de la tienda.

Acto II: La navidad llego

 

Todos se encontraban reunidos alrededor del árbol de navidad abriendo los regalos de los niños, un momento sumamente agradable para patricia y su esposo, la cara e alegría en los niños les llenaba de fortaleza.

Patricia: — Ashley abre tu regalo, veamos que trajo santa para ti —

Ashley: — ¡Oh! No puedo creerlo mami, es hermosa, es hermosa, la llamare princesa, mira abuela, mira mi nueva muñeca—

Amelia: Es hermosa, deberíamos peinarla para que no tenga ese pelo así de desaliñado.

Patricia llamo a su esposo a parte

Patricia: — Se supone que esa no era la muñeca—

Ben: —Querida la niña adora la muñeca que importa si no es la misma del centro comercial—

Acto III: Noche no tan buena

Amelia se quedó hasta tarde para ver sus programas de TV nocturnos, adoraba trasnocharse con las películas navideñas viejas. Pero algo inusual paso, pasos en las escaleras llamaron su atención.

Amelia: — ¿Quién anda ahí, son ustedes niños? — Subió para darse cuenta que todos dormían, volvió a escuchar los ruidos — ¿Quién está ahí? — no quería despertar a nadie y que fuera una falsa alarma. Pero lo que vio la hizo resbalar y caer por las escaleras, nunca volvió a levantarse.

El ruido despertó a todos, Cyntia fue la primera en bajar.

Cyntia: — ¡Papá, Mamá es la abuela!— rápidamente todos bajaron

Patricia: — Cyntia lleva a los niños arriba, llamare a una ambulancia, tendrás que quedarte con ellos papa y yo debemos salir.

Cyntia: —Entendió—

Ben encendió el auto rápidamente y llevo a su suegra al hospital junto con su esposa.

Acto IV: El regalo de navidad

Cyntia intentaba calmar a los niños contándoles una historia para que estos pudieran apartar su mente de lo ocurrido.

Ashley: —A princesa no le gusta esa historia—

Cyntia: —Y qué historia prefiere princesa—

Ashley: —Ella quiere una de terror, quiere contarnos de cuando tiro a la abuela por las escaleras—

Cody: —Estas loca como una cabra—

Ashley: — Es cierto, dijo que la mato porque no le servía, que quiere el cuerpo de uno de nosotros, quiere ser una niña —

Cyntia: —Se acabó Ashley— Le quito la muñeca — Ahora todos a dormir— Apago la luz y guardo la muñeca en el armario con llave, todos se acostaron en la cama de sus padres.

Cyntia despertó a la hora debido a la incomodidad, cuando se levantó de la cama vio a la muñeca en la mesa de noche, se asustó por un momento pero pensó que fue su hermana quien la había sacado.

Varios platos fueron rotos en la cocina, armada de valor Cyntia salió rápidamente para ver que ocurría, pero no había absolutamente nada, ni platos rotos, pero ahora los gritos de su hermana la desesperaron mas

— ¡Auxilio!, ¡ayuda!, ¡Cyntia!—

Su hermanita fue llevada a su cuarto y encerrada

Cyntia: —Que ocurre Ashley abre la puerta —

Por un momento dejo de gritar, para abrir la puerta tranquilamente e ir al baño a ducharse, Cyntia estaba cansada de las bromas de su hermanita.

Acto V: Revelaciones

Amelia falleció en el hospital, un golpe duro para Patricia y peor aún en navidad, pero hay algo que le inquietaba, “la muñeca” era lo que su madre repetía una y otra vez.

Patricia: —Todos están bien —

Cyntia: —Si mami tan solo Ashley con una de sus rabietas pero todo esta bien—

Ben fue hablar con cada uno de sus hijos sobre lo ocurrido, Cody estaba devastado, en cambio Ashley parecía indiferente.

Ben: — ¿Que tienes querida?—

Ashley: —Nada padre me encuentro bien—

Ben: — ¿Y tú muñeca dónde está? —

Ashley: —No la quiero puedes botarla, soy grande para jugar con esas cosas —

Todos se preparaban para el funeral de la abuela, Cyntia peinaba a Ashley

Cyntia: —Ashley lo que está pasando es difícil, esperemos que mami se encuentre bien después de todo —

Ashley: —Soy Tiffany no me llames de otra forma por favor —

Cyntia: — Está bien, mi papa dice que ya no quieres tu muñeca, ¿Quieres que la regale? —

Ashley: — Mejor bota a Ashley a la basura, esa muñeca es solo un estorbo —

De la noche a la mañana el comportamiento de Ashley había cambiado por completo, asustaba completamente a su hermana mayor y aun con los sucesos de esa noche, algo ocultaba la muñeca o solo era su hermana tratando de asustarla, pero era algo que nunca averiguaría, la muñeca fue quemada por Ashley, mientras ardía la niña sonreía, le agravada ver como la muñeca era consumida por las llamas.

muñeca photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 3 Average: 4]

Bárbara

¿De qué trata?: Trata de Bárbara. Un espíritu que sigue habitando en la casa de los Murray.

Personajes: Bárbara, Izan, Clara, Leo, David, Susana

¿Dónde ocurre la historia?: En el primer ACTO I, el escenario es la calle, y está la puerta de los Murray.

En el segundo ACTO II, podemos apreciar la casa de los Murray por dentro. Un salón, la habitación de Bárbara, una cocina junto al salón, un baño...

Habitación photoPersonajes

– Susana: Mujer de David. Tiene 29 años y está esperando un bebé de seis meses. Su pelo es liso, de color pelirrojo como casi una amapola secándose en el Otoño.
– David: Es el marido de Susana. Impaciente por tener a esa niña suya que viene en camino. De carácter agradable. Hijo de un campesino.

Personajes secundarios: Clara, Izan y su hijo de 7 años que se llama Leo.

Protagonista:

– Bárbara: Es el espíritu que habita en la casa.

ACTO I

Personajes en escena: Susana, David, Clara y Izan

Caminaban despacio, debido a que Susana esperaba una niña en sus entrañas. Con los embarazos siempre hay que tener tacto, mucho cuidado.

No les quedaba mucho camino por recorrer. En cuándo menos lo esperaron ya estaban delante de la puerta de los Murray.

– Susana: ¿Crees que estarán despiertos a estas horas?

– David: ¿Y por qué no iban a estarlo? Habíamos quedado con ellos a las cinco, ¿no es así?

– Susana: Sí, así es, pero tan sólo son las cuatro y veinte. Puede que les pillemos tomando la siesta.

– David: Qué siesta ni qué siesta…

David tocó a puño cerrado la puerta principal de los Murray.

Mientras pasaban unos minutos sin que nadie apareciese por la puerta, Susana y David se miraban con nerviosismo.

– David: O puede en cambio que sí tengas algo de razón querida y…

Susana, iba a rebatir el comentario de David justo en el momento en el que abrieron la puerta principal. Los propietarios, que se llamaban Clara y Izan, se asomaron por la apertura con unas cálidas sonrisas que demostraban dar un abrazo de bienvenida sólo con mirar a Susana y David. Estaban encantados de su llegada.

– Clara: ¡Vaya hola! Qué alegría veros tan pronto de la hora citada. Me da mucho gusto conoceros.

Clara le proporcionó dos besos cordiales a Susana y colocó una de sus manos en su vientre.

– Clara: Vaya, vaya… y qué tenemos aquí, ¿un niño o una niña?

– Susana: Para mí también es un placer conocerte Clara y…

Susana coloca también su mano encima de la de Clara, acogiéndola. Era su forma de darle también otra clase de bienvenida distinta.

– Susana: … va a ser una pequeña. De momento tiene sólo seis meses.

– David: Sí, tan sólo seis meses, ¿verdad que es adorable?

Izan carraspeó.

– Izan: En fin, ¿os apetece entonces ver la casa?

– Susana y David: ¡Claro!

– Clara: Luego tendremos más tiempo para charlar querida, pero presentaros vuestro posible hogar, es lo primero de la lista ahora mismo.

Susana le dedicó a Clara una de sus más fieles y enternecedoras sonrisas. Todos entraron al piso, seguidos de Izan y Clara.

 

ACTO II

Personajes que se encuentran en escena: Susana, David, Izan, Clara, Bárbara y el pequeño Leo

La casa tenía un baño, un dormitorio de matrimonio, un salón bastante rústico, una cocina unida a dicho salón y una habitación que le vendría a Susana de perlas, porque al parecer era de una niña.

Izan y Clara, se encontraban en el salón con David.

– Clara: ¿Verdad que es un salón acogedor para tomar el té? Además, para días de frío contáis con una estupenda chimenea que podrá calentaros en tan sólo unos minutos. Eso, y que da un ambiente muy especial a decir verdad… .

– David: Tendríamos que tener cuidado con el fuego, sobretodo cuándo la niña crezca. Yo colocaría unas puertas para evitar que las chispas puedan salir y para que la pequeña tampoco se queme por la curiosidad al tocar los cristales colocaría a parte una valla que cree una distancia segura entre el fuego y la niña.

– Izan: Desde luego que es una idea estupenda David. Eso es lo que hicimos justamente con Leo, para evitar consecuencias graves. Que por cierto, no os lo hemos llegado a presentar, permítanme un segundo.

Todos se quedaron en el salón. Susana y David, estaban maravillados por el lugar, pero les encantaba mucho más el recibimiento por parte de los propietarios.

– Clara: ¿Os apetece un té o tal vez un café?

– Izan: ¡Leo hijo! ¡Ven recibir a los futuros inquilinos de nuestra casa!

Susana y David se miraron por un instante extrañados. En ningún momento llegaron a creer que el niño estuviese en la casa, ya que no lo llegaron a comentar y tampoco llegaron a escuchar ningún ruido. Justo en esos momentos, Leo llegó hasta ellos correteando.

– Leo: Hola señores, un placer.

Su padre Izan, mientras Leo se presentaba tocaba los cabellos de su hijo, admirado de su creación. Susana, se acercó al pequeño Leo, postrándole un dulce beso materno en la mejilla.

– Susana: ¡Eres muy alto y muy guapo!

– Leo: Lo sé. Soy muy mayor ya porque tengo siete años. Los cumplí hace dos días.

– Susana: Y tanto que sí… .

Susana despeinó el pelo del pequeño.

– Susana: Cariño… .

Susana se dirigió a su marido David.

– Susana: Voy a rodear mientras tanto un poco la casa, puedes quedarte aquí si quieres.

Clara, mientras tanto estaba haciendo té de jengibre para todos en la cocina. Así que Susana aprovechó la situación en la que tanto David como Izan, hablaban de sus deportes favoritos y Leo el pequeño miraba por la ventana y jugaba con un pequeño soldadito de plástico que tenía en la mano. Lo que hizo Susana es salir del salón para seguir mirando las habitaciones que con anterioridad les habían mostrado los propietarios a una vista mucho más fugaz. Susana quería fijarse en los detalles, imaginarse un futuro en este maravilloso hogar.

Caminó despacio hasta la habitación de la que dijeron que era de Leo, aunque en cuánto llegó allí se encontró con una niña junto a la ventana. Era pálida y llevaba un camisón largo con puntillas en los bajos mirándola directamente.

– Susana: Vaya, hola…

La niña se llamaba Bárbara. No respondió al saludo de Susana, pero le miraba con un semblante frío y bastante serio.

– Susana: ¿Vives aquí?

Bárbara le respondió a Susana moviendo su cabeza a modo de negación. Estaba recta como una estatua. Susana se sentía muy confusa, no entendía por qué Clara y Izan sólo les habían llegado a presentar a su hijo Leo de siete años, ya que al parecer tenían a otra hija aquí.

Bárbara seguía sin responder. Así que lo que hizo Susana es ir hasta el salón donde estaban todos, dejando a Bárbara atrás; David, Clara que ya había traído los té’s, Leo y Izan.

– Susana: ¿Tenéis otra hija? ¿Por qué no nos lo habéis dicho? Está en la habitación…

No pudo terminar la frase porque a Clara se le cayó la tetera de porcelana al suelo en cuánto escuchó a Susana decir esas palabras.

– Clara: ¿La has visto? ¿Has visto a Bárbara?

Las manos de Clara temblaban, sus ojos estaban abiertos como los mismos platos de té que había llegado a posar en la mesa. Izan, mostraba el mismo rostro espectante que su mujer y David no lograba comprender muy bien lo que estaba sucediendo, así que se rascaba la cabeza.

– Susana: Bueno yo… he ido a la habitación de su hijo y, he visto a una niña junto a la ventana. Imagino que será su hija, ¿no?

– Izan: Es imposible…

– Clara: ¡Bárbara! ¡Bárbara! Oh, mi niña… ¡Bárbara!

Y entonces ocurrió algo. Clara echó a correr como una loca hasta la habitación, gritando Bárbara y llorando como una posesa endemoniada. Izan iba detrás de su mujer, llamando a su mujer ”¡Clara!” tratando de tranquilizarla. David se acercó a Susana, colocó las manos en su vientre.

– David: ¿Estás bien?

– Susana: Sí… yo…

Susana no entendía muy lo que estaba pasando, pero entonces lo entendió todo de repente. Susana, al parecer sí había visto a la hija de Izan y Clara, pero no a la viva precisamente. Susana se acercó hasta Leo, ya que éste puede que pudiese llegarle a corresponder sus dudas respondiéndolas.

– Susana: Leo, cielo… ¿quién es Bárbara?

Leo seguía jugando en el alféizar de la ventana. En ella, se podía apreciar una nevada que estaba comenzando a nacer en lo que, al parecer iba a ser una agradable tarde que había dejado de serla. David, se arrodilló junto al niño, colocándose a su lado hasta tener la misma altura que éste. El niño Leo, se mantenía callado sin responder a nadie.

– David: Leo… no le diremos a tus padres que nos has contado nada, te lo prometemos.

Entonces Leo, dejó de jugar. En el fondo de la casa, mas particularmente por la habitación se podían escuchar los lloros de su madre, Clara. Leo miró de reojo lo que era el pasillo y después miró a Susana.

– Leo: Bárbara era mi hermana.

– Susana: ¿Era? ¿Qué quieres decir?

A Susana se le hizo un nudo en el estómago en cuánto se dio cuenta de que lo que estaba pensando o incluso creyendo en el fondo, estaba resultando ser confirmado. David apretó la mano de su mujer y dirigió también, al igual que había hecho Leo una fugaz mirada hacia la fuente de sonido de donde provenían todas las lágrimas de Clara. También lo comprendió todo.

– David: ¿Y qué le ocurrió?

– Leo: Murió de una pulmonía por tener la ventana abierta mientras dormía, pero va a volver.

– Susana: ¿Cómo va a volver?

Entonces, ocurrió algo inimaginable. Leo levantó su mano, y señaló el vientre de Susana.

Habitación photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 3 Average: 4.3]

Campamento de verano

¿De qué trata?: Un grupo de amigos se animan a disfrutar de un verano diferente inscribiéndose en el campamento ardilla, una nueva alternativa para aquellos que quieren alejarse de la ciudad.

Personajes: David, Michael, Sofia, Teresa, Dylan, Olga, Rubén, Natasha, Chica campista, Scott.

¿Dónde ocurre la historia?: -Campamento Ardilla
-Lago muerto
-Cabaña de las ardillas
-Bosque de los lamentos

Personajes

David: Estudiante de preparatoria en sus últimas vacaciones de verano antes de iniciar su último año, desea que este año sea diferente.

Michael: Mejor amigo de David, despreocupado, algo tonto y muy bueno para nada pero lo bastante leal para considerarlo un buen amigo.

Sofía: Hermana de David, un año menor que este, gracias a ella todos pudieron ir al campamento ya que su hermano no contaba con el dinero suficiente, así que ella financio el viaje de su hermano con tal de que la llevara, de esta manera sus padres le darían permiso.

Teresa: Mejor amiga de Sofía quien está enamorada de David, ella espera poder declarársele en el campamento y quizás tener su primer beso.

Dylan: Capitán del equipo ardillas del campamento

Olga: Directora del campamento ardilla

Rubén: Instructor de diferentes actividades del campamento ardilla.

Natasha: Capitana del equipo águilas del campamento ardilla.

 

 

Acto I: El campamento ardilla

 

Comenzaba una nueva temporada en el campamento ardilla, nuevamente decena de jóvenes acudirían a pasar uno de los mejores veranos de sus vidas, para Rubén como el instructor de varia disciplinas dentro del campamento es un honor recibir a jóvenes que cada año lo motivan a continuar con su trabajo, aunque lo que más le gusta de este empleo es poder hurgar entre las faldas de las señoritas.

Rubén: — ¡Bienvenidos al campamento ardilla! Es un honor para mí recibir nuevamente a muchos de ustedes, y todo un placer recibir a los nuevos reclutas de este año, créanme lo hare disfrutar mucho este verano pero eso sí, les espera ¡trabajo duro!— La cara de sin vergüenza delataba sus verdaderas intenciones.

Olga: — ¡Sean bienvenidos una vez más!, me llamo Olga Copperfield, ya como es costumbre nombraremos a los capitanes de los equipos, como es tradición solo antiguos campistas podrán optar tal título— El entusiasmo en ella era abrumador.

Mientras en la fiesta de bienvenida los chicos preferían hablar por su parte

David: —Guao veo que esto es todo un evento, no sabía que esto sería tan grande como lo venden—

Sofía: —Bueno, ¿qué esperabas? La mayoría de los chicos aquí tienen padres empresarios, petroleros, médicos y hasta deportistas— Miraba de reojo a los demás campistas reconociendo varias caras de Instagram y Facebook.

Teresa: — ¡Tienes toda la razón amiga! Solo espero no nos confundan con el personal de limpieza, aquí entre nosotros creo que somos los menos favorecidos— las risas no se hicieron esperar entre el grupo.

Michael: — ¡Callados ya van a anunciar a los ganadores!—

Todos esperaban los resultados, el campamento dividía a los cuatro equipos y los ubicaba en zonas diferentes representando cada uno de los puntos cardinales, El equipo Águilas, Equipo Marmota, Equipo Tejón y el equipo ardilla; el campeón de todas las competencias, quien ha permanecido invicto durante los últimos 3 años.

 

Olga: —Ahora el capitán del equipo Águilas será: Natasha; sin duda una gran nadadora, llevo a su equipo el año pasado al segundo lugar, Ahora veamos quien será el capitán del equipo de las ardillas— Tomo un papelito del tazón donde estaban los nombres de los campistas más  sobresalientes de la temporada anterior— ¡Dylan¡ el campeón del año pasado que grata sorpresa para el equipo ardilla, bueno chicos cada quien diríjase con su capitán y partan a sus cabañas— Despidió a todos para dirigirse a la estación de instructores sonde los encargados tenían sus oficinas y cabañas.

 

Acto II: Lago del pecado

 

Las conquistas de Rubén no se hicieron esperar, esta vez la afortunada una chica del campamento tejón quien el año pasado entrego su virginidad a este hombre y ha regresado por más. La noche había caído y la luna se encontraba totalmente llena, creando un ambiente romántico para algunos y tenebroso para otros.

 

Rubén: — Entonces dime hermosura, que es lo ¿que más te gusta de mí? —

Chica campista: —Voy al baño ya regreso—

Rubén: — ¡Regresa!, estamos en el agua, has aquí mismo—

La chica lo ignoro y continuo hacia el bosque, se ocultó detrás de unos arbustos mientras se preparaba para orinar, pero unos ruidos extraños la alertaron.

Chica campista: — ¿Quien anda ahí?—

Rubén se impacientaba, la chica no regresaba del bosque, pero quedo aliviado cuando la vio regresar, pero rápido, muy rápido, estaba siendo perseguida por varios hombres.

Rubén: — ¡Corre! Ven al agua rápido— Era muy tarde, ha habían alcanzado, con sus dientes destrozaron cada parte de su cuerpo— Me voy de aquí, nunca pensé que los liberaran tan pronto— como pudo se lanzó al agua pero no llego muy lejos, cientos de manos lo arrastraron al fondo.

Las criaturas comenzaron a salir desde el lago y los bosques, entrando a cada uno de los campamentos, siendo los campistas de la cabaña tejón y marmota los primeros en ser arrasados.

 

Acto III: Pánico en el campamento

 

Todos se organizaban para repartir las literas, esta cabaña era mucho más grande que el resto y se subdividía para albergar a los chicos y chicas en alas diferentes, pero como todos los años le correspondía al capitán dividir las 12 literas de la cabaña.

Dylan: — Veamos, este verano tenemos más chicos así que habrá que traer algunas cosas del almacén como colchones y las piezas para armar las nuevas literas, Scott ve con los demás a buscar lo que necesitamos —

Scott: — Entendido — con mucho entusiasmo llevo al grupo fuera al almacén que se ubicaba cerca del lago.

Los chicos se encontraban felices por tocar juntos en el mismo equipo ya que sería un problema intentar hacer nuevos amigos durante las cuatro semanas de verano.

Michael: — No puedo esperar a que llegue el día de mañana, será divertido hacer carreras en canoa, o carreras por todo el bosque —

David: — Dudo que hagamos carreras en el bosque tomando en cuenta que podemos encontrarnos con un oso o peor aún una manada de lobos —

Teresa: —Me parece interesante la diversidad que se puede encontrar en este bosque, por el simple hecho de encontrarse a unas horas de la ciudad, ¿Estás seguro? que se encuentran este tipo de animales por esta zona— Aun incrédula pero.

Sofía: — Lo más probable es que sea una mentira, lo que si no es mentira son mis ganas de dormir, deben apurarse en repartir esas camas para irnos a la cama — unos gritos ensordecieron los oídos de todos los presentes — Escucharon eso— El pánico se apodero de todos.

David se asomó por la ventana de la cabaña, observo como varios de sus compañeros caían presa de los hombres que parecieran ser zombies, el único que pudo llegar, lastimado y ensangrentado fue Scott.

David: —Rápido bloquen las puertas y ventanas — Rápidamente David y los demás hicieron lo ordenado rápidamente, no sabían que era lo que ocurría, ¿Maleantes? Quizás — Dime amigo ¿qué ocurrió? —

Scott: —Estábamos recogiendo las cosas para el campamento cuando escuchamos unos gritos provenientes del campamento de las águilas, muchos corrían otros ¡gritaban! Los estaban matando, cuando decidimos intervenir ya venían por nosotros, y yo, yo quise pero no pude ayudarlos — desconsolado lloro lamentando la muerte de sus compañeros

Dylan: —No te preocupes amigo lo hiciste bien— se dirigió al resto del grupo tenía que dirigirlos —Bueno, ¿alguno tiene como comunicarse con la policía o el campamento de los instructores? —

David: — No amigo, nada es una regla del campamento no traer nada tecnológico, ahora que haremos esas cosas son zombies y nos devoraran si no hacemos algo—

Michael: —No sé ustedes chicos pero estas puertas no soportaran mucho — Inmediatamente los zombies rompieron las ventaran y derribaron la puerta, ingresando a la cabaña devorando a todo aquel en su camino.

Todos corrían hacia el ala femenina para, muchos quedan atrás incluyendo a Scott, los que lograron la hazaña cerraron en paso.

Sofía: —Tengo mucho miedo David, que vamos hacer — Con lágrimas en sus ojos Sofía sentía que no lo lograría.

Dylan: —No queda de otra chicos necesitamos salir de aquí la puerta no resistía, aprovechemos que la puerta trasera esta despejada, ¡debemos salir de inmediato! —

La puerta cedió, docenas de zombies arrasaron con todo, Dylan, David, Sofía, Teresa y Michael lograron librarse del ataque, pero uno de ellos mordió a este último.

Michael: —Continúen sin mí, yo les daré tiempo, discutan, ya no hay tiempo para mí, me mordieron, Scott también se convirtió en uno de ellos, ¡Escapen! —

Con un gran dolor sus amigos lo abandonaron mientras este sostenía la puerta dándoles todo el tiempo que necesitaran.

Acto IV: Perdidos en el bosque

 

Dylan guiaba al grupo por el bosque, el objetivo era llegar a la carretera, pero furiosas hordas de estas criaturas les pisaban los talones, en el clímax de la persecución Teresa se separó del grupo, David fue alcanzado y muy mal herido tan solo pudo despedirse de su hermanita y rogarle a Dylan para que la pusiera a salvo.

Dylan: —Subamos a ese risco, deberíamos estar seguros, no creo que esas cosas escalen las rocas— el cansancio era evidente.

Sofía: —Gracias Dylan— El dolor y la pena embargaban a la pobre.

Cuando los dos habían alcanzado la cima se encontraron una sorpresa, Olga quien disparo a los dos jóvenes quienes cayeron hacia la turba de zombies.

Olga: — Necesito del sacrifico de todos y cada uno de ustedes, de otra manera no podría seguir ganando millones con este campamento — guardo su arma y continuo su camino — Pobres mocosos, una lástima que su primer campamento les haya tocado en el día de la cosecha—

Tan solo continúo su camino acompañada por su equipo, quienes se encontraban armados hasta los dientes, a lo lejos se podían ver como los chicos eran cazados como liebres tanto por los hombres armados como los zombies.

terror photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 7 Average: 4.1]