Historias de Drama Obras de Teatro

La sombra en el velatorio

Al día siguiente cuando salí del trabajo, me pasé por el cementerio para el entierro de Celine. No estaba rodeada entre sus familiares y amigos, estaba escondida detrás de un árbol a varios metros de todos ellos. Evitaba que viesen a la persona causante de su terrible muerte. Una máquina que transportaba su ataúd fue apareciendo entre la multitud, dejándola donde descansaría eternamente.

—Está descansando en paz. No te preocupes por ella —me dijo el Shisa dejando su posición de guardián, acercándose unos centímetros a mí.

—Fui la culpable de su muerte. —La conocía de pocos días, pero, fue la única persona en mi mundo que intentó contactar con Samuel.

—Según me contaste, no influiste en su muerte —le conté como ocurrió todo—. Ella murió por sus poderes sobrenaturales. Da gracias a sus poderes, si no, hoy estaríamos más abajo. —Le miré—. A lo mejor estarías enterrando directamente a tus padres, o a algún humano muy cercano —sus palabras eran lo más cercano al consuelo—. Sin saberlo Celine se sacrificó para que no matasen a otro humano. Le estarás eternamente agradecida.

—Gracias —le decía a Celine a esa distancia mientras me secaba la humedad de mis ojos—. ¿Me escuchará si le habló como lo hace Samuel delante de su tumba?

—No —dijo rotundamente—. Los mortales muertos, muertos están. Eso es una fantasía que os habéis ido inventando los humanos a través de vuestra corta existencia. —Sus palabras habían dejado de consolarme, convirtiéndose en una apagada tortura al oír aquello que me estaba contando—. Siempre me ha fascinado la imaginación de los mortales, creando y destruyendo leyendas y mitos. —Fue la primera vez que mostró un rostro con humanidad al sonreír fantasiosamente.

—¿Una fantasía? —le pregunté viendo como la mayoría de la gente se estaba alejando, quedando solo tres personas. —Sois mortales. No tenéis poder para oír las palabras de los humanos que os hablan desde este mundo. —No terminaba de acostumbrarme a sus frías explicaciones, helando mis emociones a cada una de ellas.

—¿Y los espíritus que vemos en nuestro mundo? ¿También es una fantasía nuestra?

—No. Esos son almas que prefieren quedarse atrapadas en tu mundo para seguir viendo a sus seres queridos. —Iba a decirle lo precioso de esa acción pero, al continuar hablando borré esa idea de mi mente—. Pero recuerda —me dijo esta vez mirándome—, sois mortales y, la eternidad es muy larga. —¿La eternidad?

—Se les conoce como almas malditas. Al pasar los siglos y milenios, muchas de esas almas se convierten en lo que los mortales llamáis demonios, devorados por una intensa locura al recordar que el último ser querido que falleció fue hace siglos o milenios.

—Si me acerco y le empiezo hablar, no sería más que un monólogo. —Fue una afirmación que reflexionaba a la vez que la pronunciaba.

—Sí.

Aun sabiendo las palabras del Shisa, me acerqué a su tumba y coloqué mis dedos sobre su lápida, dedicándole unas palabras en voz alta cuando finalmente se quedó sola.

—Sabiendo que tus palabras no las va a oír, has decidido venir y hablarle. —Su fascinación era igual que la de un niño cuando ve por primera vez la inmensidad del mar. —¿Los Shisas no tenéis sentimientos? —le pregunté sin dejar de apoyar mis dedos sobre su lápida.

—No. Sería un suicidio que un ser inmortal tuviese sentimientos; pasaríamos toda la eternidad torturados. ¿Cuántos sentimientos crees que debería llevar en mis más de 30.000 años de vida? —No pronuncié nada al revelarme su edad, meditando todas las experiencias traumáticas que se pueden vivir en 30.000 años—. He perdido a algunos de mi especie en todos esos años. El último, fue hace 600 años mientras protegía a un ser mortal.

—¿A un humano?

—No. No sois los únicos mortales en lo que llamáis universo. Pero eso, se os escapa de vuestros conocimientos elementales sobre el mundo que os rodea.

—¿No lloraste? —Mis dedos seguían sobre la lápida, pero mis ojos estaban sobre él oyendo sus palabras con paciencia.

—Soy inmortal. El día que me maten, no quiero que otro Shisa sufra eternamente por mí. —Antes de abandonar el cementerio nos acercamos a la tumba de Samuel, pudiendo ver como Khag seguía apoyado sobre la cruz como siempre.

Nuestro puntaje de los lectores
Calificación: 4.2 (5 Votos)

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

Acerca del autor

Mdfernandez

¡Sé el primero en comentar!

Clic aquí para Comentar

DESCARGA GRATIS 20 RELATOS CORTOS

CLIC para Descargar Relatos Cortos GRATIS

Autores con más Publicaciones

avatar for Gregoric Pacheco OliverosGregoric Pacheco Oliveros (75)

Desde muy joven me gusto la idea de escribir pero desconocía como empezar, el mejor recurso que encontré fue la lectura y de ahí nació mi pasión, hoy día escribo y me dejo atrapar por la historia.

Me encuentro trabajando en varias historia del genero que me encanta, ficción y poco a poco construyo un universo que espero sea tan solido como los conocido hoy en día.

avatar for MarcoMarco (60)

Marco Chavez, Nacido en Venezuela el día de los muertos en 1994. Apasionado por la escritura, la creación de contenido original y ejecución de ideas Innovadoras.
"La marca es el perfume que usas y tu reputación el olor que dejas"

avatar for Grecia MorilloGrecia Morillo (60)

Amante de la buena lectura y escritura, siempre tratando de generar el mejor contenido para el disfrute de cada lector.

avatar for TomásTomás (16)

Introspectivo, idealista y conceptual.
Estudio Antropología, para poder entender lo que somos, y como somos.

avatar for Alicia DebcieAlicia Debcie (7)

Soy amante de la literatura y escribir es, más que un hobbie, una pasión que hasta hace poco estaba contenida. Sin embargo, decidí compartir con ustedes este trozo de mí. Espero que cada relato les guste y me lo dejen saber a través de un comentario.

Comentarios recientes