Leyendas de Terror y Urbanas 6

El Atajo

Ricardo, había paso miles de veces por el mismo camino y aseguraba que lo conocía perfectamente como a la palma de su mano. Conducía todos los días por allí para llegar a la ciudad donde trabajaba y posteriormente para regresar a su casa. El mismo prefería conducir 160 kilómetros todos los días que en vez de alquilar una casa o apartamento en la ciudad donde trabajaba. No quería dejar su aldea natal ya que le traía muy buenos recuerdos de infancia.

Sin embargo, si quería superarse profesionalmente debía salir de allí, ya que solamente era una aldea para vivir, por esa sencilla razón prefería conducir todos los días en vez de alquilar un apartamento en la ciudad.

Los faros de su automóvil alumbraron un pequeño camino el cual comunica con anterioridad al pueblo con la ciudad, pero con la construcción de la autopista este camino quedo en el olvido. Ricardo no había pasado por este camino hace mucho tiempo y esto le dio curiosidad, aparte que le ahorraba tiempo de camino para llegar a su pueblo, también recordó que le había prometido a su esposa llegar a tiempo para cenar con sus padres por lo cual decisión tomar este camino. ¿Pero llego a tiempo?

El atajo estaba oscuro y tétrico. Los faros alumbraban el camino totalmente oscuro y tenebroso como si se tratara de un bosque abandonado. Ricardo empezó a observar visiones a medida que avanzaba por este atajo, por lo cual respiraba hondo para evitar tener miedo.

Kilómetros más adelante se le apareció un caballo al lado de su coche y sin jinete como si se tratase del mismo diablo empujándolo, el caballo desapareció a medida que avanzaba y entre el bosque, luego apareció una niña en la carretera la cual cuando los faros del coche le alumbraron los ojos eran totalmente oscuros para luego desaparecer entre los arbustos. Ricardo pensó por un momento regresar a la autopista, pero el camino era muy angosto por lo que decidió tomárselo como jugarreta de su subconsciente y seguir por este atajo.

A mitad de camino le apareció un hombre alto, con barba y su escopeta, era un personaje totalmente oscuro para Ricardo, donde Ricardo susurro Dios mío es el cazador. Ricardo detuvo su coche para mirar si en verdad era un cazador que necesitaba ayuda y haciendo gestos con su mano le pidió devolverse por donde había venido, Ricardo saco su mano por la ventanilla y también haciendo gestos con su mano le dijo que no regresaría, sino que continuaría el camino.

Ricardo continúo el camino y el cazador desapareció para evitar ser arrollado, pero no como una persona normal, sino como un fantasma, los latidos y nervios de Ricardo empezaron a aumentar considerablemente, pero sabía que si no mantenía la calma perdería el control y se estrellaría en su auto.

Por cierto, antes que te olvides, ¿nos apoyarías con un like? De esta forma nos apoyas a seguir publicando de forma gratuita.😀

El vio como el caballo se le apareció nuevamente unos metros más adelante, pero en esta ocasión llevaba de jinete al cazador y a la niña, por otro lado, un perro totalmente negro corría a su lado. La niña y el cazador pidieron que diese la vuelta, pero Ricardo los ignoro nuevamente y siguió su camino.

De pronto sintió su cuerpo muy pesado especialmente el lado izquierdo, donde todo se tornó oscuro y se le apareció la imagen del cazador, donde Ricardo aseguraba que el cazador le había apuntado con su escopeta.

Despertó en un hospital donde su esposa grito de alegría al momento que despertó, allí le informaron que sufrió de un infarto, pero corrió con mucha suerte ya que 2 kilómetros más adelante antes del infarto se había partido la carretera, creando un agujero de 150 metros de profundidad. El doctor le dijo que tuvo mucha suerte al sufrir de este infarto y no terminar en este agujero. Ricardo en ese momento comprendió por qué se le aparecieron estas imágenes y le pidieron darse la vuelta.

Ricardo asintió en su mente y mando un mensaje de agradecimiento a este cazador y a sus misteriosos acompañantes por salvarle la vida.

atajo photo

Nuestro puntaje de los lectores
Calificación: 3.6 (13 Votos)

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó.

Acerca del autor

Marco

Marco Chavez, Nacido en Venezuela el día de los muertos en 1994. Apasionado por la escritura, la creación de contenido original y ejecución de ideas Innovadoras.
"La marca es el perfume que usas y tu reputación el olor que dejas"

¡Sé el primero en comentar!

Clic aquí para Comentar

DESCARGA GRATIS 20 RELATOS CORTOS

CLIC para Descargar Relatos Cortos GRATIS

Autores con más Publicaciones

avatar for Gregoric Pacheco Oliveros Gregoric Pacheco Oliveros (75)

Desde muy joven me gusto la idea de escribir pero desconocía como empezar, el mejor recurso que encontré fue la lectura y de ahí nació mi pasión, hoy día escribo y me dejo atrapar por la historia.

Me encuentro trabajando en varias historia del genero que me encanta, ficción y poco a poco construyo un universo que espero sea tan solido como los conocido hoy en día.

avatar for Marco Marco (60)

Marco Chavez, Nacido en Venezuela el día de los muertos en 1994. Apasionado por la escritura, la creación de contenido original y ejecución de ideas Innovadoras.
"La marca es el perfume que usas y tu reputación el olor que dejas"

avatar for Grecia Morillo Grecia Morillo (60)

Amante de la buena lectura y escritura, siempre tratando de generar el mejor contenido para el disfrute de cada lector.

avatar for Tomás Tomás (16)

Introspectivo, idealista y conceptual.
Estudio Antropología, para poder entender lo que somos, y como somos.

avatar for Alicia Debcie Alicia Debcie (7)

Soy amante de la literatura y escribir es, más que un hobbie, una pasión que hasta hace poco estaba contenida. Sin embargo, decidí compartir con ustedes este trozo de mí. Espero que cada relato les guste y me lo dejen saber a través de un comentario.

Comentarios recientes