Historias de Drama

Espejismo de un pasado inoportuno

Las cornetas de los autos se escuchaban por todo el lugar, cada vez más lejanas a medida que se iba alejando de la concurrida calle. Era un día soleado pero fresco, las hojas de los árboles de movían al son de la brisa fresca de esa tarde y poco a poco dejaba de tener calor.

Se le estaba haciendo tarde, probablemente demasiado, pero sabía que él igual la estaría esperando. Siempre lo hacía. Después de su tormenta, él había su completa calma.

Caminó aún más rápido, completamente apenada de que estuviese un poco acalorado de estar esperando, así que se alegró cuando cruzó la última calle y pasó por su restaurante favorito, directo a la puerta.

Sin embargo, no pudo seguir más. Su caminar se detuvo en seco y su boca se abrió, de repente seca. Sintió como todo el color se le iba de la cara y miró esos ojos, tan luminosos como cálidos, completamente sorprendidos, al cruzarse con los de ella.

No podía ser él.

-¿Alexa? –Su nombre salió disparado en un susurro lejano y temeroso de esos labios que ella tanto conocía.

Dios, no podía ser posible.

-Alexa. –Esta vez su voz se alzó, determinada y segura, y dio un paso hacia ella.

Ella retrocedió otro.

Él se detuvo.

¿Cómo es que se iba a cruzar con Bruno a esas alturas? ¿Cómo después de…?

-Alexa. Dios. Ha pasado mucho tiempo. –Su voz fue cautelosa, pero no retrocedió el paso que avanzó hacia ella. Sólo se mantuvo ahí, a la espera, pasando una mano desesperada por su cabello.

Hacía eso cuando se ponía nervioso.

Y ella se odió por conocerlo tanto.

Ni siquiera podía moverse, alejarse, gritar, llorar o siquiera apartar los ojos de esos color café. Pero sabía que tenía que reaccionar, salvo que en ese momento no recordaba ni a dónde iba.

Pero entonces todo llegó de golpe. Los gritos, las lágrimas, la desesperación, su final, su lejanía, su nuevo comienzo.

Su nuevo comienzo.

Por cierto, antes que te olvides, ¿nos apoyarías con un like? De esta forma nos apoyas a seguir publicando de forma gratuita.😀

-Me tengo que ir. –No sabía si había hablado demasiado bajito, pero estuvo segura de que Bruno la había oído. Se vio sorprendido, triste y abatido, pero resignado, y sintió cómo todo en su estómago se encogía y hacía una mueca por el dolor.

Dio un paso vacilante al frente, luego se detuvo e hizo ademán de seguir avanzando. La cera era estrecha y debía rozarlo para poder pasar. ¿Por qué demonios no se hacía a un lado?

¿Y a dónde es que ella se dirigía?

Avanzó otro paso y sólo quedaban dos para pasar por su lado, cuando su voz la detuvo, apagada y rota. Tan rota como ella.

-No te vayas. –Respiró. Aguantó la respiración. Se estaba ahogando. Ella, no él.

-Hazte a un lado.

-Por favor, sólo un minuto. –Fue una súplica, lo supo. Miró aún más profundo en sus ojos y se asustó con lo que vio. Casi pudo volver a oír sus propios gritos, un año atrás, cuando ella le suplicaba, cuando él lloraba pero no hablaba. Cuando todo se había derrumbado.

Cerró los ojos y sus puños se cerraron con fuerza.

Entonces sintió sus manos. Las suyas, no las de ella. Y abrió de golpe los ojos. Una de sus manos se fue directa a su mejilla y la otra alcanzó su mano izquierda.

-No llores, por favor. -¿estaba llorando?

Sentía que podía quedarse así una eternidad, hasta que vio otros ojos, por detrás del hombro de Bruno, mirándola con cautela, recelo, decepción y dolor, mucho dolor.

Santiago.

Reaccionó, por fin.

¡Santiago!

Entonces recordó, tarde, hacia dónde se dirigía.

Fin.

Nuestro puntaje de los lectores
Calificación: 4.2 (6 Votos)

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó.

Acerca del autor

Alicia Debcie

Soy amante de la literatura y escribir es, más que un hobbie, una pasión que hasta hace poco estaba contenida. Sin embargo, decidí compartir con ustedes este trozo de mí. Espero que cada relato les guste y me lo dejen saber a través de un comentario.

¡Sé el primero en comentar!

Clic aquí para Comentar

DESCARGA GRATIS 20 RELATOS CORTOS

CLIC para Descargar Relatos Cortos GRATIS

Autores con más Publicaciones

avatar for Gregoric Pacheco Oliveros Gregoric Pacheco Oliveros (75)

Desde muy joven me gusto la idea de escribir pero desconocía como empezar, el mejor recurso que encontré fue la lectura y de ahí nació mi pasión, hoy día escribo y me dejo atrapar por la historia.

Me encuentro trabajando en varias historia del genero que me encanta, ficción y poco a poco construyo un universo que espero sea tan solido como los conocido hoy en día.

avatar for Marco Marco (60)

Marco Chavez, Nacido en Venezuela el día de los muertos en 1994. Apasionado por la escritura, la creación de contenido original y ejecución de ideas Innovadoras.
"La marca es el perfume que usas y tu reputación el olor que dejas"

avatar for Grecia Morillo Grecia Morillo (60)

Amante de la buena lectura y escritura, siempre tratando de generar el mejor contenido para el disfrute de cada lector.

avatar for Tomás Tomás (16)

Introspectivo, idealista y conceptual.
Estudio Antropología, para poder entender lo que somos, y como somos.

avatar for Alicia Debcie Alicia Debcie (7)

Soy amante de la literatura y escribir es, más que un hobbie, una pasión que hasta hace poco estaba contenida. Sin embargo, decidí compartir con ustedes este trozo de mí. Espero que cada relato les guste y me lo dejen saber a través de un comentario.

Comentarios recientes