Cuentos de Terror 4 México

La mecedora del fantasma

La casa de Silvia era un lugar muy acogedor, con un enorme jardín para jugar y habitaciones muy bien iluminadas. A ella le encantaba llevar a sus amigos al porche o al patio trasero, donde tenían aventuras sin fin. El único lugar que a ella le inquietaba, era la última recámara del segundo piso al fondo, un sitio al cual nunca se acercaba.

Había algo extraño en ese cuarto, que no parecía tan bien iluminado como los demás.

Sus padres lo usaban como un pequeño estudio, con estanterías llenas de libros y un escritorio para poner la computadora, pero Silvia nunca se ponía a estudiar ahí. Prefería hacerlo en su habitación, con la laptop personal que su padre le había comprado.

Y es que, el único lugar para sentarse dentro del estudio, era esa maldita mecedora. La mecedora que por las noches crujía una y otra vez, como si alguien estuviera sentado en ella, balanceándose rítmicamente y haciéndole pasar noches en vela, sin atreverse a echar un vistazo.

Durante el día también se movía pero solo unas cuantas veces. Sus padres no parecían darle la menor importancia.

—Debe ser el viento —decían, cada vez que Silvia sacaba el tema.

Pero hasta una niña como Silvia sabía que el viento no podía hacer que la mecedora se moviese de esa manera tan calculada.

Llegó la Navidad y Silvia ayudó a su mamá a decorar la casa. Pusieron guirnaldas en las escaleras y llenaron de esferas el árbol. Por la noche, contenta con los preparativos, la niña se fue a dormir a su habitación pasando por el estudio. Entonces percibió por el rabillo del ojo una sombra que le heló la sangre.

Silvia se quedó paralizada y no se atrevió a mirar por completo. Sentía que lo que estuviera sentado en la mecedora la estaba mirando. Entonces, lo escuchó. Una voz quebrada y débil que mencionaba su nombre.

—Sil… viaaaa… Siiil… vi… aaaaa

La niña corrió a su habitación y se ocultó bajo las sábanas, con el corazón en un puño. A la mañana siguiente, decidió contarle lo sucedido a sus padres, convencida de que algo sucedía en esa habitación.

Por cierto, antes que te olvides, ¿nos apoyarías con un like? De esta forma nos apoyas a seguir publicando de forma gratuita.😀

Esta vez no hubo bromas acerca del viento o que hicieran referencia a su gran imaginación. Ambos se miraron el uno al otro con inquietud y entonces ella tuvo la certeza de que estaba por enterarse de algo inquietante. Y no estaba segura de querer saber.

—Bueno, algún tendría que enterarse —dijo papá—, ya es lo suficientemente mayor para entender.

—Pero vaya una noticia para Navidad —dijo mamá lamentándose.

—Verás Silvia, tú no conociste a tu abuelo, el padre de tu mamá. Hace muchos años vivía aquí con nosotros. Pero estaba muy enfermo. Su habitación era el estudio a donde no te gusta entrar.

—Lamentablemente falleció allí mismo —mamá suspiró—, nunca quisimos decirte para no asustarte, ¿entiendes?

—Pero ahora eres lo suficientemente madura para entender, ¿verdad?

Silvia tragó saliva pesadamente.

—¿Entonces el estudio era el cuarto del abuelo?

—Claro. Su sitio favorito era la mecedora.

mecedora photo

Nuestro puntaje de los lectores
Calificación: 3.8 (33 Votos)

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó.

Acerca del autor

Erika GC

Apasionada por contar historias, me gustan los buenos libros y pasarme tardes enteras en Netflix. El cine y la literatura son la mejor combinación para mí.

¡Sé el primero en comentar!

Clic aquí para Comentar

DESCARGA GRATIS 20 RELATOS CORTOS

CLIC para Descargar Relatos Cortos GRATIS

Autores con más Publicaciones

avatar for Gregoric Pacheco Oliveros Gregoric Pacheco Oliveros (75)

Desde muy joven me gusto la idea de escribir pero desconocía como empezar, el mejor recurso que encontré fue la lectura y de ahí nació mi pasión, hoy día escribo y me dejo atrapar por la historia.

Me encuentro trabajando en varias historia del genero que me encanta, ficción y poco a poco construyo un universo que espero sea tan solido como los conocido hoy en día.

avatar for Marco Marco (60)

Marco Chavez, Nacido en Venezuela el día de los muertos en 1994. Apasionado por la escritura, la creación de contenido original y ejecución de ideas Innovadoras.
"La marca es el perfume que usas y tu reputación el olor que dejas"

avatar for Grecia Morillo Grecia Morillo (60)

Amante de la buena lectura y escritura, siempre tratando de generar el mejor contenido para el disfrute de cada lector.

avatar for Tomás Tomás (16)

Introspectivo, idealista y conceptual.
Estudio Antropología, para poder entender lo que somos, y como somos.

avatar for Alicia Debcie Alicia Debcie (7)

Soy amante de la literatura y escribir es, más que un hobbie, una pasión que hasta hace poco estaba contenida. Sin embargo, decidí compartir con ustedes este trozo de mí. Espero que cada relato les guste y me lo dejen saber a través de un comentario.

Comentarios recientes