Menos mal que no encendiste la luz

¿De qué trata?: Una chica vuelve a su apartamento bastante tarde. De repente, escucha unos ruidos extraños en la oscuridad...

Personajes: Magda, Jessica, Asesino

Magda estaba acostumbrada a ir a todas las fiestas que se organizaban en la universidad, no por nada era una de las chicas más populares del campus. Tanto así, que apenas y le quedaba tiempo para dedicarse a estudiar como era debido, pero se mantenía y con eso era suficiente.

Aquella noche había tenido una celebración bestial con sus compañeros de clase. Bebió como nunca, bailó e incluso flirteó con el muchacho que le gustaba hasta después de la medianoche.

Cerca de las tres de la madrugada tomó un taxi para volver al apartamento que alquilaba con Jessica, una chica que asistía a la misma universidad que ella. Era un sitio muy pequeño, en el que tenían que compartir el único dormitorio, pero el modesto alquiler era lo único que podían pagar entre ambas.

Magda se dirigió a su habitación y se dio cuenta de que la puerta estaba cerrada. Desde adentro se escuchaban unos ruidos muy extraños, parecidos a gemidos imperceptibles.

—A ver si Jessica no está con su novio justo cuando vengo tan cansada —se dijo Magda en voz baja.

Sin ganas de dormir en el sofá, entró muy sigilosamente, sin prender la luz. No podía ver absolutamente nada, pero si escuchar lo que sucedía en la cama de su amiga, quien no dejaba de gimotear.

“Par de pillos”, pensó Magda mientras se dejaba caer en su propia cama, exhausta.

No quería echarles a perder la diversión y estaba tan cansada, que tampoco le importaba que estuvieran los dos al lado. No iba a enterarse de nada. En menos de un minuto se quedó profundamente dormida y los ruidos se desvanecieron.

A la mañana siguiente, Magda abrió los ojos, se desperezó y se quedó en shock al mirar hacia la cama de Jessica.

La muchacha se encontraba tendida sobre el colchón, con el cuerpo completamente ensangrentado. Tenía un pañuelo en la boca y las manos atadas a la cabecera, y la habían apuñalado de manera salvaje. Pero lo más aterrador no era ese detalle, sino el mensaje que el asesino habría escrito sobre un espejo en el rincón, con la sangre de su víctima:

“Menos mal que no encendiste la luz”.

Magda liberó un grito de terror y en medio de sollozos, llamó a la policía. Cuando los oficiales llegaron para investigar y elaboraron sus conclusiones, la chica supo lo que realmente había ocurrido.

El sujeto que había matado a Jessica, era un sádico al cual le gustaba atacar en la oscuridad. Los gemidos que Magda había escuchado la noche anterior, no eran sino sus gritos ahogados por la mordaza, mientras el criminal la torturaba.

Si Magda hubiese encendido la luz en ese momento, lo habría descubierto todo pero probablemente lo lograra escapar con vida, ya que el asesino también habría acabado con ella.

Irónicamente, su propia fatiga y confusión la habían salvado de sufrir el mismo destino.

Nunca lograron atrapar al perpetrador de tan salvaje crimen y Magda tuvo que acudir a terapia para superar lo ocurrido.

bombilla photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 64 Average: 3.3]

Autor: Erika GC

Apasionada por contar historias, me gustan los buenos libros y pasarme tardes enteras en Netflix. El cine y la literatura son la mejor combinación para mí.