Perseo y Medusa

¿De qué trata?: Perseo, un mítico héroe griego, es enviado a una isla misteriosa para acabar con Medusa, una mujer cuya mirada convertía a los hombres en piedra. ¿Lo logrará?

Personajes: Perseo, Medusa, Atenea, Zeus, Hermes, Hades

Entre los muchos héroes de la Antigua Grecia sobre los que se cuentan historias, se encuentra Perseo, hijo de una hermosa princesa que fue desterrada de su tierra al saberse embarazada. Cuando Perseo creció, se convirtió en un héroe muy valeroso y hábil, capaz de enfrentar numerosos obstáculos y pruebas.

Un buen día, llegó a su conocimiento que en una isla lejana habitaba un ser monstruoso llamado Medusa, el cual ya se había cobrado las vidas de cientos de hombres.

Medusa, en apariencia, era una mujer joven y muy bella, que habría podido pasar desapercibida de no ser por sus cabellos, que eran serpientes venenosas. Además, una sola mirada a sus ojos bastaba para convertir en piedra a sus víctimas. Pero Perseo tenía una estrategia infalible con la que la victoria sería innegable.

En primer lugar, le pidió ayuda a los dioses para cumplir con esta tarea.

Atenea, la diosa de la sabiduría, fue la primera que lo escuchó y salió a su encuentro con un escudo.

—Este escudo funciona también como espejo —le dijo al entregárselo—, recuérdalo cuando te enfrentes con la Gorgona.

Luego de eso, Zeus apareció ante él y le obsequio una hoz afilada.

—Con esto podrás vencer definitivamente a Medusa —le dijo el dios—. Pero no dejes de actuar con precaución.

El siguiente en acudir con Perseo fue Hermes, el mensajero de los dioses, quien se quitó sus sandalias aladas y se las dio.

—Te prestó mis sandalias, que son más rápidas que cualquier cosa en el mundo —le dijo—, ellas te ayudarán a llegar hasta la isla. Pero no olvides devolvérmelas una vez que hayas matado a Medusa.

Por último, Hades llegó hasta él y le obsequió un casco.

—Este casco tiene el poder de volverte invisible —le reveló—, te servirá para pasar desapercibido al llegar a la isla.

Y así, Perseo marchó hasta el hogar de la Gorgona con las sandalias de Hermes puestas. Con el casco sobre su cabeza, ella, que descansaba sentada sobre una roca, no lo vio llegar. Así que rápidamente, el héroe empuñó su hoz y voló hasta el monstruo, que no pudo darse cuenta de que algo iba mal.

Una vez que estuvo enfrente de Medusa, levantó su escudo ante ella, quien por primera vez se encontró con la mirada horrible de su reflejo. Y el mismo poder espantoso que utilizaba para petrificar a tantos, actuó en ella, ocasionando que se volviera toda de piedra.

Triunfante, Perseo terminó por cortarle la cabeza, la cual guardó en una caja de paredes de opacas para que no pudiera petrificar nunca más a nadie.

Cuando regresó a tierra firme y anunció la muerte de la Gorgona, su fama como héroe se acrecentó hasta llegar a cada rincón de Grecia. Hermes recuperó sus sandalias pero Perseo se pudo quedar con los otros obsequios de los dioses, un recordatorio de que contaba con la protección del Olimpo en cada una de sus aventuras.

Y hubieron muchas más en su vida, pero todas ellas son historias aparte.

medusa photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 5 Average: 3.2]

Autor: Erika GC

Apasionada por contar historias, me gustan los buenos libros y pasarme tardes enteras en Netflix. El cine y la literatura son la mejor combinación para mí.