Cuentos de Terror4México

Un ser de luz

Era una noche del verano del 1977, el calor era intenso y a las 10 de la noche decidí salir a caminar un rato, en los suburbios en la ciudad de Escobedo, habitado por vecinos modestos. La amistad que entre todos nos tenemos ha hecho más llevadera nuestra existencia en el vecindario.

Caminando fuera de mi casa me encontré un amigo llamado Enrique Hernández, que también había salido a caminar un rato, huyendo del calor de su casa. Tras el saludo salió una conversación, la cual hizo que los minutos se hicieran horas, y la plática nos llevó hacia las orillas de la colonia, ahí, recostados a un poste, fijamos nuestra mirada en los montes, donde el paisaje era oscuro debido a los cerros de esa colonia.

Tras 10 kilómetros de donde nos vimos, repentina e inesperadamente apareció a pocos metros de nosotros, al otro lado del arroyo seco, una luz interesante. Era un centro luminoso que chisporroteaba como un corto circuito, que lanzaba chispa como los de los fuegos artificiales.

El asombro de eso nos sacudió, y nos vimos fijamente preguntándonos ¿Vamos?, a cuya respuesta respondimos vamos, atravesamos la carretera y el arroyo mientras fijábamos la mirada es aquella luz y nos preguntábamos como esa luz aparecía y desaparecía, lanzaba columnas de luz con proyectiles de energías que parecían que fuera pulpos luminosos, que movían sus tentáculos y se levantan varios metros de altura.

Al ver eso nos escondimos en los matorrales y de pronto aquello ya no apareció, esperamos un tiempo largo pero no se volvió a ver esa luz. Confundidos nos acercamos a ver si aquella cosa seguía ahí, pero a pesar de aquello, presentíamos una energía tan fuerte que nos hiso pensar que si metíamos la mano nos habría pasado algo malo.

Nada estaba quemado, ni huella dejo su contacto en aquel punto, tan pronto como nos dimos de cuenta, dos vocecillas se acercaron a nosotros, eran dos niños de una vecina amiga, que a lo lejos también habían visto eso. Apresurados y asustados nos preguntaron ¿Qué era eso profe?, y yo les respondí, no lo sé muchachos no tengo idea.

Justo después de eso en el lado suroeste a 80 metros de nosotros, volvió esa sensacional visión que aparecía y desaparecía, volvió a lanzar columnas chisporroteando energía en un obstáculo audiovisual, la cual solo pudimos ver los que estábamos presente en aquel lugar.

Mientras que esa luz hacia todo su espectáculo, nosotros volvimos a hacer lo que hicimos antes, nos escondimos en los matorrales, nos encontramos a 30 metros de esa luz, y cuando volvimos a creer que estábamos cómodos para presenciarlo, desapareció.

Por cierto, antes que te olvides, ¿nos apoyarías con un like? De esta forma nos apoyas a seguir publicando de forma gratuita.😀

Tras un buen rato de espera, salimos de nuestro escondite, buscando huellas o rastro, y no encontramos nada, buscamos alguna relación cósmica o meteorológica, pero nada. El cielo estaba todo lleno de estrellas, ningún avión sobrevolaba los cielos de aquel lugar, aunque parecía alguna energía cósmica de juegos pirotécnicos, sobre el cielo no había ni una nube, cada vez estábamos más y más intrigados sobre la naturaleza de aquel fenómeno tan raro.

Caminábamos de un lugar a otro moviendo nuestras manos y pies sobre la maleza, para observar si había quedado rastro, ¡Pero alerta!, aquella misteriosa luz apareció otra vez, esta vez hacia el norte y todos corrimos a escondernos detrás de matorrales, y volvió a desaparecer aquella misteriosa luz.

Así sucedió más de 20 veces y nos llevó más lejos de la ciudad, pero nosotros no paramos de seguir aquella luz con la intención de saber que era, de pronto y tras una persecución de varios kilómetros me llego un pensamiento a la mente, ¡Momento! ¡Hasta aquí llegamos! ya debemos dejar de seguir ese fenómeno, les dije, Enrique se me quedo mirando, y volví a decir, ¡No sé qué es esa cosa! ¡No sé qué quiere de nosotros! ¡Ni a donde nos guía! Pero ¡Vámonos!, si ya se fijaron, esta cosa tiene propia vida, pero por nuestra emoción de saber ¿Qué es?

También nos olvidamos de que en estos valles hay víboras peligrosas, justo después de decir eso voltee la vista a mi amigo para agregar, ¡Si llegan a morder a algunos de estos niños, estaremos en graves problemas!, justo después de decir esto, volvió a aparecer esa cosa a la misma distancia de siempre, pero con un chisporroteo más agresivo y moviéndose de un lado a otro, como si nos dijera ¡No se vallan! ¡No se vallan!, nos quedamos viendo en silencio, confirmándonos esta última manifestación que este fenómeno tenia inteligencia, que nos guiaba a algún lugar.

Pero la cordura se impuso, los niños regresaron con nosotros, se fueron a su casa, y Enrique y yo, nos encontrábamos otra vez en las orillas de las colonias, contemplando la noche. Nos sumergimos en inmensos pensamientos de sobre aquella experiencia, Enrique, tal vez tu y yo hubiéramos seguido esa cosa hasta donde fuera a llevarnos. Pero los niños era una gran responsabilidad, imagina, ¿Qué pasaría si una serpiente mordiera a uno de los niños? ¿Nosotros que haríamos como adultos responsables? ¿Qué nos interrogaría la policía mientras que atendieran a los niños en el hospital? Solo imagina ¿Qué fuera pasado?, mi amigo se quedó en silencio, tal vez ilusionado con los detalles que ocurrieron.

Han pasado muchos años desde que vivimos esa gran experiencia, aquellos niños hoy son hombres hechos y derechos, con motivos de acompañar a una familia en su dolor, me volví a encontrar con Enrique en una capilla de velación, el momento trajo recuerdo de aquellas experiencias y le pregunté, Enrique, han pasado 20 años de aquella experiencia, ¿Has llegado a alguna conclusión? ¿Has entendido que fue lo que paso hace más 20 años?, con un punto fijo en su mente me dijo, mientras más han pasado los años, menos he entendido sobre esa cosa, pero lo que menos que entiendo es, ¿Qué rayos hacíamos persiguiendo esa cosa que era tan poderoso que pudo ser nuestra última aventura? Efectivamente, al estar tan cerca de un ser de otro mundo, y al tener contacto con nosotros, nada entenderemos, nada entenderemos porque hemos tenido solo un encuentro con lo desconocido.

sol photo

Nuestro puntaje de los lectores
Calificación: 3.1 (24 Votos)

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó.

Acerca del autor

Marco

Marco Chavez, Nacido en Venezuela el día de los muertos en 1994. Apasionado por la escritura, la creación de contenido original y ejecución de ideas Innovadoras.
"La marca es el perfume que usas y tu reputación el olor que dejas"

¡Sé el primero en comentar!

Clic aquí para Comentar

DESCARGA GRATIS 20 RELATOS CORTOS

CLIC para Descargar Relatos Cortos GRATIS

Autores con más Publicaciones

avatar for Gregoric Pacheco OliverosGregoric Pacheco Oliveros (75)

Desde muy joven me gusto la idea de escribir pero desconocía como empezar, el mejor recurso que encontré fue la lectura y de ahí nació mi pasión, hoy día escribo y me dejo atrapar por la historia.

Me encuentro trabajando en varias historia del genero que me encanta, ficción y poco a poco construyo un universo que espero sea tan solido como los conocido hoy en día.

avatar for MarcoMarco (60)

Marco Chavez, Nacido en Venezuela el día de los muertos en 1994. Apasionado por la escritura, la creación de contenido original y ejecución de ideas Innovadoras.
"La marca es el perfume que usas y tu reputación el olor que dejas"

avatar for Grecia MorilloGrecia Morillo (60)

Amante de la buena lectura y escritura, siempre tratando de generar el mejor contenido para el disfrute de cada lector.

avatar for TomásTomás (16)

Introspectivo, idealista y conceptual.
Estudio Antropología, para poder entender lo que somos, y como somos.

avatar for Alicia DebcieAlicia Debcie (7)

Soy amante de la literatura y escribir es, más que un hobbie, una pasión que hasta hace poco estaba contenida. Sin embargo, decidí compartir con ustedes este trozo de mí. Espero que cada relato les guste y me lo dejen saber a través de un comentario.

Comentarios recientes