El músico prodigioso

¿De qué trata?: Trata de cómo un músico engaña a quienes quieren ser sus amigos, teniendo que pagar con una buena carrera para salvar su vida una vez que los animales descubren que no es una buena persona.

Personajes: El músico, Lobo, Liebre, Zorra, Leñador

Érase una vez, un músico prodigioso que vagaba solo en el bosque, pensando muchas cosas que le inquietaban. Cuando ya no sabía qué más pensar, dijo para sí mismo: “En la selva será aburrido, para permanecen allí, tendría que estar con un amigo que me haga divertir, aunque sea para hablar con él”.

Colocó el violín en el suelo desde el hombro y se puso a rascarlo, haciendo sonar las notas favoritas que lo relacionaban con la naturaleza. Se iba acercando un lobo y dijo: Es un lobo el que va llegando, no es de mi preferencia amigo mío. El lobo le respondió: Hola músico, déjame decirte que tocas muy bien, quiero aprender.

-Puedes aprender, dijo el músico, pero tendrás que hacer todo lo que yo te indique, sígueme.

Ambos llegaron a un roble hendido por la mitad, cuando el músico le indicó, -Si quieres aprender a tocar el violín, coloca tus patas delanteras en esta hendidura del árbol. El lobo obedeció, fue entonces cuando el músico presionó con una piedra, las patas del animal y éste quedó sin poder soltarse. –Espera un momento, ya volveré, dijo el músico.

El músico se fue a transitar por el bosque, pensando: “Necesito un amigo, porque el tiempo se me pasará aburrido aquí en el bosque, necesito otro compañero”. En ese momento se iba acercando una liebre: Oh no, una liebre, tampoco quiero estar con ese tipo de compañeros.

-Hola, dijo la liebre. Tocas muy bien, quisiera aprender ¿me enseñarías? –Te enseñaré pero debes hacer lo que yo te diga, dijo el músico. Así lo haré, replicó la liebre. El músico llevó a la liebre a un árbol y la ató del cuello. –Espérame un momento, en un rato volveré por ti.

Hizo lo mismo con la zorra, otra que quiso aprender a tocar el violín.

Mientras el músico se devolvía, el lobo con toda la rabia y la fuerza pudo soltarse de la hendidura del árbol, corriendo con mucha furia y siguiendo las huellas del músico se encontró a la zorra y a la liebre pidiendo ayuda. El lobo los soltó y fueron a por el músico.

El músico empezaba nuevamente a tocar, cuando se acercó un pobre leñador. Por fin ha llegado un mejor compañero, dijo el músico, no quiero animales quiero una persona.

En ese momento empezó a ver que se acercaban el lobo, la zorra y la liebre, viendo que era el momento de la venganza por parte de ellos. El leñador salió frente a los animales y le dijo al músico: Si pensabas que nuestros animales no tenía ninguna protección te equivocas, has hecho mal engañándolos, así que lo mejor será que eches a correr o no tendrás un final feliz.

El músico corrió como nunca y fue entonces que aprendió la lección, nunca más se volvió a ver en los alrededores del bosque pues sabía que había hecho mal con cada uno de los animales que en principio le brindaron su amistad y quisieron ser ese compañero para tener en el bosque.

musico photo

Nuestro puntaje de los lectores
[Total: 42 Average: 3.1]

Autor: Grecia Morillo

Amante de la buena lectura y escritura, siempre tratando de generar el mejor contenido para el disfrute de cada lector.