Obras de Teatro Obras de Teatro Cómicas

No Entiendo a mi Mujer

Personajes:

Ana. –   Esposa de Ricky, casada hace 5 años, las dos últimas semanas ha cambiado su carácter está muy celosa.

Ricky. –  Esposo de Ana.

Cata. – Madre de Ana

Manolo. Hermano de Ana, esta de vacaciones en casa de su hermana.

Martha. –  Amiga de Ana.

Jacinta. –  Amiga de Ana.

Doctor. –  Doctor que atiende a Ana.

Ana. – (SE PASEA INQUIETA Y NERVIOSA POR TODA LA SALA DE SU CASA, HAN PASADO CUATRO HORAS DESDE QUE DEBERIA HABER LLEGADO SU MARIDO DEL TRABAJO. MIRA A CADA INSTANTE LA HORA EN SU CELULAR)

¿Y ahora con qué excusa me vendrá?  ¡Ah, ¡Pero hoy día lo hago confesar, no soporto más esta situación ¡

TOCAN EL TIMBRE DE LA CASA, INGRESAN SUS AMIGAS MARTHA Y JACINTA

Ana. –  Que milagro Uds. Por acá, tiempo que no me visitaban.

Jacinta. – Tienes razón Anita, hace mucho tiempo que no nos vemos.

Martha. –  Estamos organizando el Baby Shower de Clotilde.

Jacinta. –  Hemos venido a invitarte, es una buena ocasión para reunirnos con todas las chicas de la promo.

Ana. –  Una más de la promoción que tiene su Baby Shower, yo soy la única del grupo que no tiene un bebe.

Jacinta. –  Pero Anita, ten paciencia en cualquier momento será.

Ana. – Paciencia, ya no me queda mucha.

Jacinta. –  Ahora existen muchos métodos para aumentar la fertilidad.

 Ana. –  Hemos seguido todos los métodos científicos y naturales.

Jacinta. – ¿No será estéril tu marido?, deberían hacerle una prueba.

Ana. –   En dos clínicas le han tomado la prueba y la reprueba de la fertilidad.

Jacinta, Martha. – ¡Y!

Ana. – Todavía puede.

Martha. –   Prueba con los chamanes, o los curanderos, dicen que son muy buenos.

Ana. –  Nos Hemos bañado en las 14 lagunas sanadoras de las Huaringas.

Martha y Jacinta. – ¡Y.…!

Ana. –  Nada…, hemos visitado a las brujas de chachiche…

Martha y Jacinta… ¡Y … ¡

Ana. –  Nada…, (SOLLOZANDO) que desgraciada soy. 

APARTE CONVERSAN MARTHA Y JACINTA.

Jacinta. – ¿No será mecha corta?

Martha. –  Seguro, tanto tiempo y no funciona.

Jacinta. –  Pobre Ana, como podríamos ayudarla.

Martha. –  Rezando a Santa Ana, la santa de los embarazos

Jacinta. –  Así como van, vamos a tener que rezarles a todos los santos.

Martha. –  Mejor, le buscamos otro marido.

Jacinta. – (ASOMBRADA) Oh….

Ana. –  Como último intento, estamos siguiendo un tratamiento con un famoso doctor que vive en el 5to. Piso del edificio, ojalá nos resulte.

Jacinta. – Si, seguro va resultar ten fe, bueno nosotras nos vamos, tenemos que seguir entregando las invitaciones.

Martha. –  Suerte Anita en tu tratamiento.

Jacinta. – Seguro que algún día estamos organizando el tuyo.

Martha. – No dejes de ir a la reunión Anita, será grato reencontrarnos con todas las chicas de la promo.

Ana. – De todas maneras, voy, (MIRANDO LA HORA EN SU CELULAR Y MOLESTA), no sé si como esposa de Ricky o la viuda de Ricky, pero ahí estaré (SALEN MARTHA Y JACINTA).

(ANA SE PASEA INQUIETA POR LA SALA, INGRESA MANOLO BOSTEZANDO, LLEVA CONSIGO UN PROGROMA DE APUESTA DE CABALLOS)

Manolo. –  OOOAAAUUUHHH, qué buena siestecita, ahora a jugar nuestros caballitos, hola Hermanita, te veo preocupada, pasa algo.

Ana. – Ricky ya debería haber llegado, eso me irrita.

Manolo. –  Seguro tiene trabajo pendiente, el es bien chamba.

Ana. – (MOLESTA) No lo defiendas, acuérdate que estas en esta casa por mí.

Manolo. –  Si Hermanita, tú tienes toda la razón se está demorando mucho, (PASANDOLE LA MANO POR EL HOMBRO) yo, yo, yo siempre estoy contigo hermanita.

Ana. –  Más te vale.

Manolo. – No le habías programado un GPS en su celular para seguirlo, digo para que sepas donde esta.

Ana. – (MIRANDO SU CELULAR), Estoy siguiendo cada uno de sus pasos, ¿Qué?,   esta en el Jockey Plaza, que hace ahí, para que abra ido a ese centro comercial.

Manolo. –  Tal vez, para comprarte un regalo.

Ana. –  Nunca me compra nada.  Uhm va a tener que explicarme para que ha ido al centro comercial.            ¡Haay me desespera todo esto ¡

 (INGRESA DOÑA CATA LA MADRE DE ANA)

Cata. –  Anita, sabes donde esta el cortador de callos. Tengo un par de callos que me hacen ver a   Judas calato.

Ana. –  Si mamá, está en el baño, dentro del gabinete blanco.

CATA. – ¿Qué pasa hija? ¿Qué tienes?

Ana. –  Nada mamá, no pasa nada.

Cata. – ¡Nada!, y esos ojos medio llorosos.

Ana. – Es una alergia.

Cata. –   Alergia a que.

Ana. – (SEÑALANDO EL FLORERO) A las flores.

Cata. –  Pero si son de plástico.

Ana. –  Es un nuevo tipo de alergia.

Cata. –  Algo te pasa, las madres presentimos todo, seguro que el causante es el antipático de tu marido.

Ana. –  No mamá, te repito que nada me pasa.

Manolo. –     Si mi hermanita dice que…

Cata. – ¡Tú Cállate ¡

Manolo. –  Pero, no puedo dar mi opinión.

Cata. –  Tú no tienes vela en este entierro, Silencio.

Manolo. –  Esta bien, está bien, mejor seguiré jugando mis caballitos. (SE SIENTA EN EL SOFA CON SU CARTILLA A SEGUIR JUGANDO)

Cata. – (DIRIGIENDOSE A ANA) Ya debería haber llegado del trabajo el ogro de tu marido, ¿es eso verdad?

Ana. –  Si mamá, de repente algún trabajo de ultima hora lo retiene.

Cata. ¨- A mí con trabajitos, ¿Dónde estará? ¿Con quién estará?, Yo siempre te decía   que no te casaras con ese bueno para nada.

Ana. –  Mamá por favor.

 Cata. – Esteban era un buen partido, pero no, qué me ibas hacer caso, tuviste que casarte con el cavernícola de Ricardo y ahora tienes que pagar las consecuencias.

(SE ESCUCHA QUE ABREN LA PUERTA)

Mejor me voy, ahí viene el salvaje de tu marido.

Ricky. – (INGRESA RICKY. DESDE LA PUERTA OBSERVA A DOÑA CATA INGRESANDO A LOS DORMITORIOS)

 (SONRIENDO) Hola suegrita, ya se va a su cueva (DIRIGIENDOSE A SU ESPOSA, LA SALUDA MUY AMOROSO)

Hola mi amor, mi princesa.

Ana. – Hola (LO SALUDA MUY SERIA),  ¿estas son horas de llegar? (MIRANDO SU RELOJ)

Ricky. -Me quedé un rato más en el trabajo.

Ana. -Un rato más ¿Cuatro horas es un rato más?

Manolo.  – exactamente cuatro horas y cuarenta.

Ricky. – (MIRA A MANOLO MOLESTO) Que dices.

Manolo. – Dentro de cuatro y cuarenta arranca la primera carrera cuñadito.

Ricky. – (A ANA) Necesitaba ponerme al día en mis labores, tengo muchos trabajos atrasados.

Manolo. -El Laborioso.

Ricky. –  Otra vez.

Manolo. –  No, no, el Laborioso este caballo es fijo en la segunda carrera.

Ana. – (APARTE) A mí con el cuento de los trabajos atrasados, (DIRIGIENDOSE A RICKY) Así que trabajitos atrasados.

Ricky. – Si mi amor,  trabajo atrasado, no los pude hacer  antes, hoy día era el momento propicio para  hacerlo.

Ana. –  Seguro, Seguro, el empleado ejemplar de la oficina, Te van a condecorar por quedarte más de la hora.

Manolo. –  El sobón

Ricky. – (MOLESTO MIRA Y LE GRITA A MANOLO) Sigues con lo mismo.

Manolo. –   El sobón gana la tercera carrera nadie lo para.

Ricky. – (A ANA) Además, mi demore se debe también, porque camino a casa pase por el Centro Comercial, por unas compras para la oficina.

Ana. –  Se que estuviste ahí. (MIRANDO SU CELULAR)

Ricky. – ¡Aaah!, ¿cómo sabes que estaba ahí?

Ana. –  Esteeee, intuición femenina. (ESCONDE EL CELULAR)

Manolo. –  La vidente

Ana. – (A MANOLO) Conmigo no te metas

Manolo. –  No hermanita, la vidente es una yegua ganadora en la quinta carrera. 

Ricky. – Oh, ya veo, el sexto sentido femenino.  Estaba comprando tinta para las impresoras de la oficina.

Ana. – Pero tú no tienes que comprar nada, eso no te corresponde.

Ricky. –  Se va a terminar la tinta de las impresoras y como el centro comercial este camino a la casa, me ofrecí para comprarlas.

Ana.  Claro te ofreciste para poder coquetear con las vendedoras, no lo niegues.

Ricky. –  Siempre hay que colaborar corazoncito.

 Ana. – La secretaria esta de adorno, no te gusta darle trabajo, por algo será, que te traerás entre manos o entrepiernas, cuidadito nomas.

Manolo. – El picaron, en la sexta…

Ricky. – (JALA A MANOLO A UN COSTADO) acuerda quien te da para tus “vacaciones” (HACE UNA SEÑA CON LAS DOS MANOS DE ENTREGA DE DINERO)

Manolo. – Si cuñadito, yo siempre te apoyo en todo.

Ricky. –  Mas te vale ya sabes. Y cuando termina tus vacaciones ya tienes más de 6 meses en la casa.

Manolo. –  Pronto cuñadito, pronto. No quieres apostar. Me das 100 soles y ganamos 5 veces.  250 para cada uno. (SEÑAL CON LA MANO DE RECIBIR DINERO).

Ricky. – (LO MIRA Y LE RUGE COMO UN LEON) ¡GROAR GROAR ¡

Manolo. – (ASUSTADO) Mejor lo dejamos para otro día.

Ricky. – (SACA DE SU BOLSILLO UNOS AFICHES Y SE LOS ENTREGA A ANA), mira corazoncito en el centro comercial, consulte en una agencia de viajes sobre un Tour para darnos unos días de relax en las playas del Caribe.

Ana. – (EMOCIONADA MIRA LOS AFICHES) a ver, 10 días de vacaciones en playas del Caribe, que lindo mi amor.  (SOÑANDO) Playa, arena, mar, sol.

Ricky. –  Ves mi principesa, siempre pienso en nosotros.

 Ana. –   Aaah, seguro que escogiste las playas para estar mirando las chicas en bikini, a ver si te sale algún plancito, además tú no sabes ni nadar, muy sospechoso todo esto.

Ricky. – (SACA UNA BOLETA DE SU BOLSILLO) siempre pensado en todo, ya me inscribí para practicar natación.

Ana. – ¿Qué?, ¿Cuándo?, en que momento.

Manolo. –  El precavido.  (RICKY LO MIRA CON COLERA, ANTES QUE DIGA ALGUNA PALABRA), es fijo que gana en la sétima carrera.

Ricky. –  Camino a la casa me encontré con Martita, me conto del programa de natación que está llevando, así que me inscribe como alumno libre.

Ana. – Martita, que cariñoso, quien es esa Martita, no pierdes el tiempo cuando se trata de mujeres.

Ricky. – Pero corazoncito, Martita es la vecina, una Sra. de 75años, ella está en el programa de natación del adulto mayor del municipio.

Ana. –  Ahora te gustan las abuelas.

Ricky. – No corazoncito, me he inscrito ahí porque las clases son a las 6 de la mañana.

Ana. – Pero quien toma clases de natación a las 6 de la mañana, tú crees que soy caída del palto, algo te traes con ese cuento.

Manolo. – El madrugador. 

Ricky. –  Sigues molestando y te va caer una.

Manolo. –  Nada cuñadito, nada, el madrugador este caballo es ciento por ciento ganador.

Ricky-.  Ningún cuento corazoncito, a las 7de la mañana tengo clases de ingles, y a las 8 tengo que entrar a trabajar, mejor hora para nadar es a las 6.

Manolo. –  Nunca descansa mi cuñadito. (LO PALMOTEA EN LA ESPALDA)

Ricky. –  Descansan los muertos, o, los ociosos.

Ana. –  No molestes a mi hermano, con tus indirectas.

Manolo. –  Pero hermanita, yo no estoy muerto.

Ricky. – (A MANOLO) Lo vas a estar sino te callas.

Manolo. –  Mejor me retiro, estas con un genio. (ANTES DE SALIR) Puedes prestarme para las carreras, (RICKY LO MIRA MOLESTO, LEVANTANDO LA MANO COMO PARA DARLE UNA BOFETADA), mejor otro día hablamos. (SALE DE ESCENA)

Ricky. – Qué pasa, mi amor, mi, princesa, por qué esas dudas.

Ana. –   Ahora te molesta, que te pregunte.

Ricky. –  No te entiendo.

Ana. –  No me entiendes, No hablo claro o crees que soy una loca.

Ricky. – No, jamás pensaría eso.

Ana. –  No piensas, cuidado porque el que no piensa, puede cometer actos indecentes, como sacar la vuelta a su esposa.

Ricky. –  Pero qué dices, de qué estás hablando.

Ana. –   Por lo visto no te conviene que hablemos sobre este punto.

Ricky. – Mira, ni me conviene, ni tampoco no me conviene. Además…(CONTESTA CON CIERTO FASTIDIO).

Ana. –  Ya voy confirmando mis sospechas.

 Ricky. – No tengo la más mínima idea de qué se tratan tus sospechas, esta conversación no nos lleva a nada, será mejor cambiar de tema.

Ana. – (SARCÁSTICA) Claro, qué bonito, el señor viene tarde del trabajo, no puede tener una conversación tranquila con su esposa y encima se enoja (CAMBIANDO EL TONO DE VOZ) Cómo quieres que no sospeche si te quedas en la oficina con tu secretaria, confiesa ¿es verdad lo que digo?

Ricky. – ¿Mi secretaria?, la quiero cambiar hace tiempo.

Ana. – Ósea ya me cambiaste por tu secretaria, eso quieres decirme.

Ricky. – No mi amor, mi Princesa, no es así.

Ana. – Claro, yo soy la Princesa, ella, seguro es la Reina. (LLORA), mi mamá tenía razón qué nunca debí casarme contigo.

Ricky. – Está bien te voy a confesar la verdad.

Ana. – ¿Ves?, ¿ves?, tenía razón, ya lo sabía, me lo decía el corazón, sabes el corazón de una mujer no engaña, como ciertos hombres.

Ricky. – La verdad es que fui a comprarte un regalo por el día de los enamorados, hace tiempo que no te doy uno y pensé que era un momento propicio para hacerlo, espero te guste, (SACA DE SU BOLSILLO EL REGALO Y SE LO ENTREGA).

Ana. – (ABRE EL REGALO, SE EMOCIONA, AL VER LA PULSERA DE PLATA CON 5 DIJES), Amor qué hermoso regalo, y que detalle, 5 dijes uno por año de nuestro matrimonio.

Ricky. – (SORPRENDIDO SONRIE POR LA CASUALIDAD DEL DETALLE) Sí, sí, justo en eso había pensado.

Ana. – (SE PONE LA PULSERA, LA MIRA, LA REVISA, MIRA A SU ESPOSO Y VUELVE A MIRAR LA PULSERA), Pero esto no lo has comprado tú solo.

Ricky. –  Sí mi amor, yo solo.

Ana. – No, no te creo, tú no tienes gusto para los regalos, tú siempre compras huachaferías, esto ha sido comprado por una mujer.

Ricky. –  Pero qué dices, no te entiendo.

Ana. – Nunca entiendes nada, te haces al loco, esto lo ha elegido tu secretaria.

Ricky. – ¿Quién, Charito?

Ana. – ¿Ahora la llamas, Charito?, qué cariñoso eres.

Ricky. – (SONRIENDO) Charito tiene 62 años, es viuda, no quiere retirarse porque dice que el difunto ya no pena.  (COJE LAS PASTILLAS QUE SE ENCUENTRAN EN UNA MESA, LAS MIRA, MIRA A SU ESPOSA) Desde que has empezado a tomar estas pastillas te veo muy alterada.

Ana. –  Tal vez sea eso, no lo sé. (CONTESTA TRANQUILA AL DARSE CUENTA DE SU ERROR).

Ricky. – Llamaré al doctor, de repente la dosis no es la recomendada para ti. (COGE EL TELEFONO Y MARCA EL NUMERO DEL DOCTOR) Aló Doctor, buenas noches, le habla Ricky, del 102, el esposo de Ana, podría venir un momento, Gracias.

Ana. – ¿Qué dijo?

Ricky. –  Enseguida viene.

TOCAN EL TIMBRE INGRESA EL DOCTOR

Ricky. –  Adelante Dr., creo que la dosis del medicamento qué receto a mi esposa, es demasiado para ella.

Doctor. –    A ver mi amigo, dígame, tal vez presenta unos celos extremos.

Ricky. – Efectivamente, Doctor.

Doctor. –  Bien, su esposa ha adquirido el Síndrome de Otelo, son casos que se presentan en los pacientes al tomar este medicamento en razón de 1 en un millón.

Ricky. – Porque a mí me toca ese uno en un millón, (DESESPERADO), no, no, Doctor cámbiele el medicamento.

Doctor. – Imposible en su estado es lo mejor que puede tomar.

Ricky. – (NERVIOSO) ¿Es de gravedad Doctor?

Doctor. – Depende como lo tome, (MOSTRANDO UNOS PAPELES), de acuerdo a estos resultados Ud. va a ser padre.

Ricky. – (ALTERADO) ¿Pero qué tiene ver que yo vaya a ser padre¿ (HACE UNA PAUSA), ¡Ah! ¡¿Qué?! ¿CÓMO? ¡VOY A SER PAPÁ! (SORPRENDIDO).

Doctor. –  Así es y de mellizos.

Ricky. – ¡Mellizos! (RONDA POR TODA LA SALA) Seré Papá, seré papá, (ABRAZA A SU ESPOSA) Seré Papá.

Ana. –  Seré Mamá, Seré Mamá, Mamá. (SALTAN Y RONDAN DE ALEGRIA).

Ricky. – (SE ACERCA AL DORTOR, LO LEVANTA, LO ABRAZA, LO BESA) Gracias Doctor, su método dio resultado. Dos por uno.

Doctor. -Está bien, está bien, pero cálmese, cálmese. Bueno yo me retiro, los dejo para que sigan celebrando.

(SALE EL DR. INGRESAN CORRIENDO, GRITANDO MARTHA Y JACINTA, SE CRUZAN LOS TRES ATROPELLAN AL DR. QUE LE HACEN DAR UNA VUELTA DE CAMPANA.)

MARTHA. – ¡No Anita, no lo hagas!

JACINTA. – ¡No mates a tu marido!

Ana. – ¿Pero qué dicen?

Martha- Al pasar escuchamos unos gritos.

Jacinta. – Y como pensabas ir a la reunión como viuda, nosotras creíamos….

Martha.- Todavía no lo has matado ¿verdad?

Ana. – No, ¿cómo se les ocurre?

MARTHA. – Aunque se lo merece, porque no funciona, pero no tienes que hacerlo.

Ricky. – Aquí estoy vivito, coleando y feliz como una perdiz.

Ana. – Chicas, alístense porque van a tener que prepararme un Baby Shower.

Ricky. –  No uno, sino dos, tendremos  mellizos.

Martha y Jacinta. -Al fin funcionaste.

Ricky. –  Te amo mi Princesa, ¡que Princesa! Mi Reina.

Ana. –  Yo también te amo, mi Rey. (SE ABRAZAN).

AL ESCUCHAR TANTA ALGARABIA, INGRESA LA SUEGRA CON UN MAZO EN LA MANO Y VESTIDA COMO RAMBO CON UNA VINCHA DE TELA EN LA CABEZA, TEMIENDO ALGUNA SITUACIÓN CONTRA LA HIJA .

Doña Cata. – ¿Qué pasa aquí?, ¿Qué le haces a mi hija? (SE DIRIGE A QUERER GOLPEAR A RICKY, PERO ES DETENIDA POR MANOLO, RICKY SE ESCONDE DETRÁS DE ANA).

Manolo. -No mamá, ¿qué haces?

Doña Cata. – Para ti también hay, Holgazán, Vago, Zángano. (AMENAZA A MANOLO, QUIEN CORRE A ESCONDERSE DETRÁS DE RICKY, LAS AMIGAS DE ANA ASUSTADAS SE ESCONDEN DETRÁS DE MANOLO).

Ana. – No pasa nada Mamá, al contrario, te tenemos una sorpresa, que te hará feliz.

Doña Cata. – Lo único que me haría feliz es que pongas de patitas en la calle a este bueno para nada.

Ricky. – Mi casi querida suegra, va Ud. a ser Abuela, doblemente Abuela.

Doña Cata. – Al fin este bueno para nada hizo algo bueno, ¿pero que? ¡Mellizos!

Ricky. -Así es más fácil. ¡Dos de una vez, ya está!

Cata. – (ABRAZA A LA HIJA) felicitaciones hija que feliz me haces.

Ana. -Mamá, ¿a Ricky no lo felicitas?

Doña Cata. – Bueno, para ti también, felicitaciones.

Manolo. – Yo seré doblemente tío, que alegría, (PAUSA) pero se me acabará la propina, oh, tendré que trabajar.

Martha y Jacinta. – Y nosotras prepararemos dos Baby Shower.

Ricky. -(A SU ESPOSA, ABRAZÁNDOLA)  Ahora sí te entiendo mi amor.

Ana. -Yo también ahora te entiendo mi amor (SE BESAN).

APAGÓN.

Nuestro puntaje de los lectores
Calificación: 4.8 (32 Votos)

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

DESCARGA GRATIS 20 RELATOS CORTOS

CLIC para Descargar Relatos Cortos GRATIS

Autores con más Publicaciones

avatar for Gregoric Pacheco OliverosGregoric Pacheco Oliveros (75)

Desde muy joven me gusto la idea de escribir pero desconocía como empezar, el mejor recurso que encontré fue la lectura y de ahí nació mi pasión, hoy día escribo y me dejo atrapar por la historia.

Me encuentro trabajando en varias historia del genero que me encanta, ficción y poco a poco construyo un universo que espero sea tan solido como los conocido hoy en día.

avatar for MarcoMarco (60)

Marco Chavez, Nacido en Venezuela el día de los muertos en 1994. Apasionado por la escritura, la creación de contenido original y ejecución de ideas Innovadoras.
"La marca es el perfume que usas y tu reputación el olor que dejas"

avatar for Grecia MorilloGrecia Morillo (60)

Amante de la buena lectura y escritura, siempre tratando de generar el mejor contenido para el disfrute de cada lector.

avatar for TomásTomás (16)

Introspectivo, idealista y conceptual.
Estudio Antropología, para poder entender lo que somos, y como somos.

avatar for Alicia DebcieAlicia Debcie (7)

Soy amante de la literatura y escribir es, más que un hobbie, una pasión que hasta hace poco estaba contenida. Sin embargo, decidí compartir con ustedes este trozo de mí. Espero que cada relato les guste y me lo dejen saber a través de un comentario.

Comentarios recientes